Yo maté al Rey León


El pasado domingo el Teatro Reina Victoria colgó el cartel de entradas agotadas para el estreno de “Yo maté al Rey León”, en un principio esperábamos un monólogo al uso, actualmente hay magníficos monologuistas que cuentan las noticias de última hora con un toque de humor, aquellos otros que recurren a anécdotas para sacarnos una sonrisa, a la ironía o el sarcasmo en tiempos difíciles para la lírica.

En este caso nos encontramos con algo que va más allá del monólogo, se trata de un espectáculo en el que Dani Delacámara, nos cuenta de manera cercana y como si estuviéramos distendidamente charlando con él, las preocupaciones que son comunes a todos nosotros, haciendo un repaso por las vivencias de una generación, que nos harán recordar a alguna amiga, a algún miembro de nuestra familia y a situaciones en las que nosotros mismos nos veremos representados. No pararemos de reír ante situaciones que se nos presentan tan cercanas.
Se mueve como pez en el agua en un espacio que le es propio, ya que lleva mas de veinte años dedicándose al humor como guionista, ponente en multitud de conferencias en torno al humor, comunicador y pedagogo antes de que supiésemos que era eso que ahora llamamos “coach”, Dani ya trabajaba en cohesión de grupos para empresas, explicando que en definitiva, permítannos el modo en decirlo “ de mal rollo no se produce más, ni se trabaja mejor” , ha participado en programas de radio y televisión, pero se dio a conocer ante el gran público en “El Club de la Comedia” y “Paramount Comedy” en monólogos como "Dios es una mujer", "Veníos arriba" o "Humor en Defensa Propia".
Delacámara presenta un texto ágil, y muy vivo que nos hará recordar un tipo de humor que echamos de menos, nos venía a la cabeza Pepe Rubianes o Pedro Ruiz en sus disertaciones inteligentes que trataban al público como seres adultos, con un modo de hacer, que construía opinión y que no tenía ninguna intención de quedarse en un intermedio ideológico, sino que mas bien se posicionaba ante los desmanes que la política y el poder nos imponía. Quizá le falta ese empuje para realizar un critica sin ambages, pero como les decíamos anteriormente “son malos tiempos para la lírica”.
Es un propuesta valiente, realizar una disertación generando un todo en escena, donde uno mismo es el único responsable de sus palabras. Viendo como los humoristas son juzgados, los artistas tienen cada vez más problemas para expresarse sin tener un lupa puesta sobre su humor. El artista sabe campear bien el temporal, y utiliza un humor ácido e irreverente pero sobre todo burlón, que históricamente ha encandilado al público, desde los bufones en la corte, donde utilizaban la inteligencia para decir lo que querían generando así las simpatías de todos, un tono que nos muestra su conocimiento de la técnica clown aunque esta no sea la utilizada en el espectáculo, es únicamente que se siente un aura clown en escena.
El monologuista se acompaña de clásicos universales, junto con un piano en el que nos mostrará su gusto por la música, como elemento conductor y acompañamiento en el espectáculo. Nos da pinceladas y nos cuenta desde la humildad, cada pieza que va sonando e iremos descubriendo también, algunos bellos clásicos. Jugando con imitaciones desternillantes, que nos mantendrán con la misma energía durante toda la función como también lo está sin duda alguna la de Dani, que no decaerá en ningún momento, aludiendo a personas conocidas o no que se encuentran en la sala. Lo que nos hace entender, que cada función tendrá un punto nuevo y nuevas improvisaciones según lo que se viva en la sala en cada momento.
Hacemos mención especial a su compañero de iluminación, que tiene complicado seguirle por la agilidad, la energía y las dotes de improvisación del humorista, que si bien genera multitud de pinceladas intimistas sobre todo en su presencia al piano.
Humor inteligente, ágil, vivo y actual en escena muy recomendable, déjense llevar por Delacámara y olviden a su yo interior más serio, si lo tienen, que a menudo es nuestro peor enemigo.
El motivo por el que mató al rey león, les invitamos a que lo descubran ustedes mismos, que, por supuesto,  también nos lo cuenta. 

Yo maté al Rey León
Dirección: Carrera de San Jerónimo 24. 
Fechas:  Desde 7 de octubre hasta 9 de diciembre de 2018.
Entradas: Desde 10€ en Teatro Reina Victoriaentradas.comatrapalo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Critica, Blog de critica teatral, Critica teatral. Teatro. Reseñas. Cartelera. Programación, Crítica teatral, critica teatral Madrid, crítica teatro, crítica teatro Madrid, crítica, críticas, Madrid