Novedades

Recomendaciones
todas las obras

 

LOS DIOSES Y DIOS. Teatro Bellas Artes.

 

Con la particular habilidad para someter al tribunal del humor a lo divino y a lo humano, y sin terminar de ofender a nadie, a pesar de su guasonería, Rafael Álvarez, “El Brujo”, vuelve a no dejar títere con cabeza y a enseñarnos, desde la espontaneidad absoluta, cómo reírnos de nosotros mismos y de todo en esta retomada función. Las pandemias la dejaron a medias allá por el 2020.

Aunque todas sus actuaciones son la misma actuación, como el mismo nos ha confesado, lo cierto es que incluso cuando no está del todo inspirado, o parece un poco nervioso, “El Brujo” convierte al Club de la Comedia en un género menor. El Cóndor planea por encima.
Asombra y engancha la frescura con que domina el espacio escénico, con muy poquita cosa, que parece que estuviera hablándonos desde la cocina de su casa y nos conociera a cada uno de nosotros como si fuéramos sus colegas de toda la vida. Música escasa o mejor habría que decir efecto sonoro musical breve y cuatro fotos, más o menos. Muy bonita la última.  Y la Iluminación, la justa. No necesita más. Él se basta con su público, que le adora.
Una representación del Brujo es como una terapia desestresante, es una forma de distanciarse del mundo en que vivimos, pero sin salirnos de él, con una cercanía y una familiaridad que nos hace sentirnos implicados y reflejados en su particular retrato de la realidad. Todo consiste en sentarse en la butaca. Con El Brujo aflojamos y nos podemos reír a gusto un rato.
Hoy eran los dioses griegos, El Quijote, Plauto o un Dios único y verdadero. Ayer podía ser Valle Inclán, un Yogui, Esquilo o el Asno de Oro…da igual… Lo importante es que en el fondo da igual. El caso es oírle hablar y hablar y contar… Lo importante es que hable y nos enseñe. Porque “El Brujo” nos enseña.

El monólogo de esta noche parecía una clase magistral, una conferencia marcada por su sello inconfundible. Es el de siempre haga lo que haga, pero yo siempre aprendo algo. 


Esta noche se trataba de Dios y los dioses, un tema universal. Pero no deshizo la madeja ¿Para qué? No había venido a eso. Dejó que cada cual sacara sus propias conclusiones, limitándose a proponer unas pocas pinceladas sobre el asunto que a algunos les dirán mucho y a otros casi nada:" A Dios no podemos dejar de esperarle…  Nosotros somos la pregunta y la respuesta...Todas las búsquedas son la misma búsqueda, pero si tenéis que buscaros Dioses que al menos os hagan bailar".

Sin embargo, no quiero confundirles, no es el título una simple “cháchara” , o un reclamo publicitario facilón. Lo del Brujo destila humanidad y filosofía, genera intimidad, se mueve por los registros del humor y la ironía como Pedro por su casa y parece que no dice nada pero dice mucho.

Es un prestidigitador de la naturalidad y del ingenio, de la pasión y la cercanía, a la que no le pesan sus más de setenta años. No deja de sorprenderme su desparpajo sobre las tablas. Pura vitalidad con un puntito de compasión. Y me voy sin saber si el sonido fallaba de verdad o estaba  todo preparado.

 Al escucharle nos quedamos en paz y podemos dormir esa noche un poco más con la pata suelta…ya relajados y con ganas de volver a verle otra vez.

 Pero no se apuren “El Brujo” no termina nunca…Él mismo nos lo dice: “Esto ha sido sólo el prólogo. Ahora enseguida empiezo con la obra…”.


 

CONVERTISTE MI LUTO EN DANZA. Teatro Fernán-Gómez

El desgarrador relato de una vida que se apaga, narrado con la crudeza y la poesía con la que La Zaranda impregna todo lo que hace. Pero duele, estremece, emociona, angustia. Porque así es la vida, una montaña rusa de sensaciones, un tobogán que nos aboca a un triste final, una parodia que se convierte en tragedia ante la cercanía de la muerte.  


Las propuestas más interesantes del Off madrileño

Las pequeñas salas que salpican la ciudad nos dejan muchos montajes que en ocasiones nos pasan desapercibidos por la poca difusión que se les da, o por los pocos días que permanecen en cartel. Para que esto no os ocurra queremos hacer un repaso de lo más interesante que se puede ver en estos espacios, poniendo la lupa en pequeños montajes y en un interesante ciclo que nos lleva al otro lado del océano. Vayamos más allá de las puertas de los grandes teatros y adentrémonos en el ecléctico mundo de las pequeñas salas. Aquí tenemos nuestro pequeño recorrido por lo mejor para el mes de Febrero.

Los Imprescindibles del mes de Febrero

Se acerca el mes de Febrero y vamos poniendo las agendas a punto para todo lo que se nos viene. Con la sexta ola haciendo que se retrasen algunos de los estrenos de Enero, que llegarán en los próximos días, tenemos un espectacular listado de obras que nadie debería perderse. Juan Mayorga y Alfredo Sanzol, Mario Gas, La Zaranda, Antonio de la Torre, Israel Elejalde, Vicky Peña, Alex Rígola, Enric Auquer, Carmelo Gómez, Cristina Marcos, Francesco Carril y Fernando Delgado-Hierro, todos ellos estarán en la cartelera madrileña madrileña estrenando montajes de muy diversa índole. Comencemos con el repaso sin más rodeos.

Molly Bloom. Teatro Quique San Francisco

 Es libre por dentro una mujer que es libre en su lenguaje, en su forma de expresarse, en su pensamiento, en sus gestos, que se mueve con libertad por el escenario, aunque luego la vida la tenga atrapada junto a una cama y a un insomnio. Es libre una mujer cuando nos invita a escucharla desde dentro de su celda, desde su pensamiento profundo.



Noche de Reyes en Naves del Teatro Español

  El reloj me recuerda al tiempo perdido, dice uno de los personajes de “Noche de Reyes”. Sin embargo, yo no tengo la sensación de haber perdido el tiempo esta noche, aunque no se haya visto a un rey por ninguna parte. El nombre viene de la época en que iba a ser representada, al final de la Navidad.

Ragazzo en Teatro del Barrio

  

Francia en conclusiones de la Cumbre del G8 Génova 2001: “…Por el contrario, lo que considero indiscutible, por encima de las diferencias ideológicas, es la cuestión del control de la globalización. ¿Cómo sacar el máximo partido de ella? ¿Cómo minimizar los perjuicios que provoca? ¿Cómo evitar las exclusiones y conseguir que el mayor número posible de personas se beneficie de sus ventajas? A nuestras sociedades, y sobre todo a las instancias políticas de nuestras sociedades, es a quien corresponde aportar respuestas. Más allá de las normas necesarias para regularla, la mundialización exige una política voluntarista de los miembros de la Comunidad Internacional para preservar la paz internacional, para compartir mejor los beneficios inherentes al desarrollo del comercio mundial, para que se respeten más los principios de justicia, de democracia y de respeto a los derechos humanos”.

Teatro: Principiantes. Teatros del Canal.

Todos somos unos principiantes en lo que al amor se refiere. Da lo mismo la de veces que nos hayamos enamorado, cada nueva experiencia es una aventura diferente, un descubrimiento, un camino que se abre ante nosotros y en el que todo es nuevo. ¿De qué hablamos cuando hablamos de amor? Esta frase que se convierte en el leitmotiv de la obra, nos acompañará en el camino de vuelta a casa, en las tertulias en la puerta del teatro. Porque es una pregunta demasiado compleja, demasiado personal, profundamente emocional, por ello esta obra intenta acercarnos a ese profundo debate, desde una amigable charla entre amigos que conseguirá atraparnos desde el primer instante.


Teatro: Las hermanas de Manolete. Teatro Fernán-Gómez

Las mujeres detrás del mito. Durante toda una época la figura de la mujer en nuestra sociedad fue poco más que eso, una mera comparsa. La acompañante, la hermana, la madre, la que trabajaba en la sombra para que el hermano saliera adelante, la que mantenía el mundo en orden mientras los hombres lo disfrutaban. Prodigioso montaje en el que, desde la perspectiva de tres mujeres muy diferentes, aunque todas tachadas de putas, obtenemos una precisa radiografía de la realidad española de mediados del siglo pasado. Tres almas que se encuentran tras la muerte del torero, para mostrarnos el dolor y la rabia de una vida siendo observadas, unas en el pueblo, otra por la alta sociedad, siempre juzgadas y siempre señaladas.


Arde ya la yedra. Sala Cuarta Pared.

 


Un grupo de jóvenes habla sobre la vida, sus expectativas, la realidad y el Arte contemporáneo mientras al otro lado una mujer de mediana edad, rica negociante de arte, comercia frívolamente con él, como si el dinero fuera lo menos importante. Ambas tramas acabaran encontrándose y chocando en un Museo, con objetivos antagonistas y aparentemente incompatibles. De ahí surgirá un interesante intercambio de golpes dialecticos y de filosofía teatral.
Critica, Blog de critica teatral, Critica teatral. Teatro. Reseñas. Cartelera. Programación, Crítica teatral, critica teatral Madrid, crítica teatro, crítica teatro Madrid, crítica, críticas, Madrid