Novedades

Recomendaciones
todas las obras

Teatro: Ricardo III. El Pavón Teatro Kamikaze


La corrupción, el poder, la ambición, todas las lacras que el ser humano lleva arrastrando desde hace siglos y que siguen de plena actualidad. Las traiciones y las envidias, las "falsas coaliciones" que acaban en puñaladas. Estamos ante uno de los personajes más significativos de la Historia del Teatro, uno de los villanos más sórdidos que se hayan subido a un escenario. Pero con esta nueva versión conoceremos nuevas aristas de este sórdido personaje que desconocíamos. Y podremos observar como nos seduce desde sus  convicciones más ruines, más animales, más despiadadas.


Una habitación propia en Teatro del Barrio

La crítica que van a leer a continuación va a ser un tanto atípica. Les aviso antes de comenzar.


Las contradicciones acechan con un incesante cacareo en mi cabeza, la vergüenza, la desposesión, ínclita cultura patriarcal, que al salir de la obra que les vamos a detallar a continuación  reventó en mi cabeza y así Woolf me lleva persiguiendo desde que me hicieron una pregunta al salir del teatro -¿Qué te ha parecido? - Un poco densa, como lo es la propia Virginia Woolf,  respondí yo. 
Amante del teatro clásico, nunca he reconocido una obra de Calderón como densa, y escuchen, hay alguna que para el lector medio, con todos mis respetos, lo es. Tantos y tantos libros que nunca he conseguido acabar pero siempre hago alusión en estos casos a mi incultura, nunca a la densidad, intensidad o calidad de obras  escritas por hombres que son incuestionables, por algún tipo de ley no escrita. La que aquí escribe, licenciada en Ciencias Políticas donde  Aristóteles, Maquiavelo, Webber, Hobbes son lecturas habituales, toda la historia de las doctrinas políticas escrita por ellos.
Ahora bien señoras y señores, a una mujer joven, trabajadora, que se dice feminista, una obra de una hora y media que habla de un problema estructural, de lucha por la igualdad, le ha parecido “un poco densa”... y cuál es el problema de todo esto, que no es cierto. Lo que ocurre es que está escrita por una mujer, adaptada y representada por mujeres y para más inri habla sobre nosotras. ¡Una hora y media!. ¡Así todo seguido, sin pausas ni nada! , ¡cómo se lo cuento!  y es entonces cuando después de hablar de ellos durante toda la historia de la humanidad,  nos tomamos la licencia sin pudor alguno de catalogar así a un libro de ciento sesenta páginas, poniendo en cuestión también a la escritora, la directora y a la propia actriz  en el caso del hecho teatral. Y así, pues continuamos alimentando a la bestia en lugar de reconocer el valor de la autora en 1928 yendo contra corriente en un mundo que las anulaba y las  infería la calidad de nada entre el todo, el arrojo y el atrevimiento de María Ruiz y Clara Sanchis acercando a nuestros días una obra tan necesaria. ¿Ven el problema?.   
Se lo contamos:
En 1928 a Virginia Woolf le propusieron dar una serie de charlas sobre el tema de la mujer y la novela. Lejos de cualquier dogmatismo o presunción, planteó la cuestión desde un punto de vista realista, valiente y muy particular. Una pregunta: ¿qué necesitan las mujeres para escribir buenas novelas? Una sola respuesta: independencia económica y personal, es decir, Una habitación propia. Sólo hacía nueve años que se le había concedido el voto a la mujer y aún quedaba mucho camino por recorrer. "Démosle una habitación propia y quinientas libras al año, dejémosle decir lo que quiera y omitir la mitad de lo que ahora pone en su libro y el día menos pensado escribirá un libro mejor."

Por qué los hombres están tan enfadados, y la parábola en la que Shakespeare tiene una hermana imaginaria, son sin duda algunos de los momentos álgidos de la obra, pero permítanme que no se lo cuente, fue maravilloso irlo descubriendo.
María Ruiz versiona para escena o mas bien nos acerca un hito del feminismo a nuestros días, haciéndonos entender que todo está por hacer, que muchas cosas han cambiado pero siguen sucediendo desde que nos despertamos en la mañana, situaciones como las que les contaba al inicio.

Somos juzgadas, cuestionadas, peor pagadas que los hombres, buscamos la manera de dar nuestra opinión de la manera mas dulce posible, de no molestar.  María Ruiz directora de la obra, parece haberse sentado con Clara Sanchis y Virginia Woolf, haber puesto en común la problemática social, la lucha de clases desde una perspectiva de género y entre las tres haber llegado a un acuerdo.
Clara Sanchis parece haber entendido a la perfección a Virginia Woolf presa de su contexto histórico, las dos compactarán pasado y presente generando una experiencia con una fuerza fuera de lo común ya que  vemos en Sanchis una  generosidad mas humana que técnica, parece haber puesto su experiencia vital como mujer, actriz, peor pagada que un hombre... al servicio de una lucha colectiva para que podamos acercarnos mas si cabe a lo que Virginia Woolf nos quería contar.
A los pocos minutos de comenzar la función, el texto ya se había hecho tan actual, tan real y cercano que era el día a día de cualquier mujer sentada en el patio de butacas.

La independencia económica de la que habla Woolf y una habitación propia, en la literatura, y en la vida son indispensables y una constante lucha también hoy.
El vestuario diseñado por Helena Sanchis y creado por Cornejo, un vestido verde esperanza que no impregnará calidez, sino fuerza, un grito sonoro a la libertad, a la emancipación y la lucha colectiva. Una escenografía austera, elegante, y sencilla, una mesa que servirá de sostén para los juicios de valor sobre las mujeres de Pope, Goethe, Johnson, escritos y mas escritos que hablan sobre nosotras sin habernos preguntado nunca. 

Una actriz cercana, pero firme, gesto y dicción propias de quien sabe que su voz es un arma cargada de futuro y hay que tener cuidado por tanto, cuando una cree férreamente en lo que expresa, transmite tanto respeto en cada movimiento, tal respeto al público. La música es de la propia Clara Sanchis acompañada en escena de un piano que la misma actriz toca a partir de obras de Bach. 
Sólido, profundo, fácil de entender, si eres capaz de ponerte en el lugar del otro, si la sororidad y la empatía de la que constantemente hablamos alcanzasen el grado de realidad y no queda en el mundo de las ideas. Queda tanto por avanzar, tanto por comprender.

Si me preguntasen hoy -¿Que te ha parecido? Mi respuesta sería otra...que tengo a Virginia Woolf escrutándome de cerca desde hace cuatro días.

                                          ----------------------------------------------------------------------


Una habitación propia.
Dirección: Calle Zurita,20
Fechas: .Miércoles de Octubre y Noviembre.
Entradas: 16€  Web de Teatro del Barrio

         

Los hombres blancos deben morir en Teatro de las Aguas



Todos los hombres blancos cishetero deben morir. “El siglo XXI se nos está yendo de las manos”, repiten varias veces esta joven y dinámica compañía durante la representación de la otra noche en el entrañable Teatro de las Aguas de Madrid. A veces pienso lo mismo, y desde mi perspectiva de docente, que no de decente, considero que en ocasiones se nos va mucho de las manos. A todas horas. Y con inmediatez, como marcan las redes sociales.

Teatro: Mercaderes de Babel. Teatro Abadía

El amor, los celos, la religión, el poder, un cóctel explosivo que ha sido la base de la mayoría de obras maestras, tanto de la literatura como en el teatro. Esta visión actualizada del clásico de Shakespeare sigue igual de vigente en nuestros días, donde la religión parece seguir nublando la vista de los hombres y el poder convertirlos en seres despiadados. Los odios entre los seres humanos, la ambición y el poder, parecen lacras de las que el ser humano no puede desprenderse tan fácilmente.



Fedra. Karpas Teatro

Uno de los personajes femeninos más contundentes y con más matices, regresa a las salas para seguir sembrando de amor y pasión cada nueva escena. Una historia que adquiere inesperados matices al convertirse Fedra en una heroína romántica. Un drama en el que quedan al descubierto todas las debilidades humanas, quedando todos expuestos ante sus instintos más básicos.




Le Vide-Essai de Cirque. Circo Price

En el circo la distancia entre el éxito y el fracaso pende de un hilo, o de una cuerda como es en este caso. Miles de horas de esfuerzo y dedicación de las que sólo vemos el resultado final, pero que en muchos casos se pone en juego la integridad física de los artistas, por la dificultad que requieren muchos de los números que ejecutan. Un mundo, el circense, que transmite emociones fuertes, pero que conlleva un gran sagrificio, tanto físico como mental.


Critica, Blog de critica teatral, Critica teatral. Teatro. Reseñas. Cartelera. Programación, Crítica teatral, critica teatral Madrid, crítica teatro, crítica teatro Madrid, crítica, críticas, Madrid