1940.Manuscrito encontrado en el olvido (Los girasoles ciegos)


Les adelantaremos que esta reseña es de las más complejas que he realizado hasta el momento por varios motivos. Por un lado vamos a hablarles de algo así como un metacuadro, se trata en este caso de un relato que nos es narrado y a su vez representado. Todo ello vamos a intentar contárselo, dando lugar a algo mucho mas complejo que el metacuadro, no es el cuadro dentro de un cuadro sino el análisis de este último.
Otro de los motivos es el miedo a la incapacidad para transmitirles como se narra la desolación, la ira,  la intrahistoria, como se da voz a aquellos que nunca la tuvieron, como estar a la altura y como dignificar a aquel vencido que únicamente vivió silencio, muerte, desolación y ruina. Desde la mas absoluta humildad, comenzamos.
En 2004 Alberto Méndez escribía “Los girasoles ciegos”  un libro de relatos compuesto por cuatro obras: Si el corazón pensara dejaría de latir”, “Manuscrito encontrado en el olvido”, “El idioma de los muertos” y “Los girasoles ciegos”, siendo Premio Nacional de Narrativa.

En este caso, asistiremos al relato y representación de “Segunda derrota: 1940 o Manuscrito encontrado en el olvido” en el que a través de escritos en un cuaderno, vemos como un joven y su compañera  intentan huir de los vencedores hacia las montañas asturianas durante la guerra civil. Ella está embarazada de ocho meses y da a luz en mitad del camino sin poder sobrevivir, para el joven cuidar del pequeño se acaba convirtiendo en su único objetivo.
Una historia real, contada en primera persona que  ha podido ser conocida por el hallazgo de un cuaderno en una cabaña en mitad de los Altos de Somiedo. Lo encontró un pastor en 1940. Este cuaderno acabó en los Archivos Generales de la Guardia Civil junto a un atestado dentro de un sobre que tenía escrito: D.D. (Difunto Desaparecido).
Tolo Ferrà y Nuria Hernando son los encargados de la adaptación de un texto minucioso y tejido con mimo, un texto que como el cuaderno encontrado había de tratarse con el sumo respeto y sutileza y han conseguido construir un relato, un altavoz a una historia anónima, que pudiera ser la de tantas víctimas
Ferrá y Hernando enmarcan la puesta en escena en una supuesta conferencia “Jornadas de estudio sobre “Los girasoles ciegos” de Alberto Méndez, el conferenciante nos adentra en “Segunda derrota: 1940”.  A partir de su investigación realizada sobre el relato de Alberto Méndez en comparación con el cuaderno original extraído de los archivos de la Guardia Civil, conoceremos, durante la lectura del manuscrito, lo que sucedió en la cabaña en los meses posteriores al nacimiento de la criatura.

Tolo Ferrá dirige el montaje consiguiendo crear poesía de la desidia y recordábamos en ocasiones a Bertolt Brecht cuando escribía “En los tiempos sombríos, ¿se cantará también? También se cantará sobre los tiempos sombríos”.


Un elenco en el que veremos emociones que transitan en escena, pura energía, algo muy por encima de unos personajes, es la historia contada, no una historia, el relato de una generación, no un relato.  

El conferenciante será Patxi Freytez, sabíamos de su dicción, de la profunda voz que le acompaña, pero no éramos capaces de discernir si estaba actuando o realmente se trataba de un análisis de Freytez, sobre la escritura y los detalles de aquel cuaderno cuasi raído por el paso del tiempo, hasta la escritura en los márgenes no le pasaban desapercibidos y ya no sabíamos si el cuaderno que Freytez tenía en su mano, era el original. Tanta verdad, comenzaba a doler y a dejar un nudo en la garganta, las proyecciones del manuscrito en la pantalla tras el filólogo, se hacían cada vez mas nuestras, e intentábamos descifrar cada una de las letras en la proyección, mientras tanto lucha y muerte tras el conferenciante. Miguel Álvarez en un desgarrador primer plano fuere cual fuese su posición en escena acompañado de Leticia Alejos, Xisca Ferrà/Marta Gómez y Vera González en una coreografía de movimientos que exhalaba desesperanza y horror.  La música creada por Ivan Palomares e interpretada por  Odin Kaban en un hipnótico espacio sonoro nos trasladaba a las montañas astur-leonesas, de las que no pudimos salir en los setenta y cinco minutos que duraba la función, sumergidos ya en aquellos duros inviernos de hambre y frio que parecían no cesar ni dar tregua.
La escenografía trabajo de Susana Uña da protagonismo a la palabra, correcta y en un discreto y necesario segundo plano junto al trabajo de Roberto Cerdá en iluminación y Marta Alonso en vestuario, un espacio que han vestido de gris porque quizá no se pueda mostrar el drama de otro modo.
Esta reseña no llega tarde, porque entendemos que es imposible que una puesta en escena como esta únicamente se vaya a representar tres días. En esta ocasión ha finalizado el 2 de febrero pero estén atentos a la programación de la sala, nosotros lo estaremos sin duda para darles a conocer las siguientes fechas. Intensamente recomendable.

--------------------------------------------------------------------------------------

1940.Manuscrito encontrado en el olvido  (Los girasoles ciegos)
Dirección: Calle Zurita,20
Fechas: .10 enero – 2 febrero
Entradas: 12€  Web de Teatro del Barrio

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Critica, Blog de critica teatral, Critica teatral. Teatro. Reseñas. Cartelera. Programación, Crítica teatral, critica teatral Madrid, crítica teatro, crítica teatro Madrid, crítica, críticas, Madrid