La loca, loca historia de Ben-Hur en Teatro La Latina


Llegábamos al teatro La Latina algo desconcertados, conocíamos la película, habíamos leído la sinopsis de la obra. Pero no acertábamos muy bien a saber que era lo que íbamos a presenciar. El título de la obra, que Pentación e Yllana fuesen los productores, Nancho Novo como creador del libreto, Agustín Jiménez como parte del elenco. La verdad es que  pensamos ¡ Vaya collage !. Sabíamos eso sí, que nos íbamos a sorprender, cuál era el resultado de esta mezcla, era lo que no acertábamos a imaginar. La fusión de épica, comedia y lenguaje cinematográfico reinterpretando la famosa novela de Lewis Wallace era el coctel...
Y si señoras y señores mucho, muchísimo mas de lo esperado o de lo que pudiésemos imaginar. Un collage que efectivamente da un resultado divertido, estrambótico, perfecto, hilarante, con tintes críticos a los medios de comunicación, a las noticias no contrastadas. Una defensa a sentir y vivir la sexualidad como cada uno y cada una quiera, un divertido pero potente apoyo a la lucha feminista y a las mujeres que siempre han estado a la sombra. Una comedia que sin duda tiene un mensaje de fondo.
Después del éxito tras su paso por el Festival de Teatro Clásico de Mérida. La loca, loca historia de Ben-Hur ha llegado a Madrid para hacernos reír a carcajadas y hacernos entender que esta visión de la historia es tan poco real, como lo es cualquier leyenda que nos haya sido contada.

Desde el universo Yllana podemos disfrutar por primera vez del teatromascope, video secuencias se ensamblan generando un todo con lo que está sucediendo en escena, realidad virtual, en un juego constante entre el lenguaje cinematográfico y el teatral. Veremos una amplitud completamente inusual en escena, la pantalla ancha, la profundidad del campo. Parece como si hubiesen hablado en Wyler en cuanto a sus preferencias para este teatromascope se refiere.
La sinopsis de la peli, todos la conocemos, cada Semana Santa, entre siesta y siesta desde 1959 fecha en la que se estrenó, seguro que alguno hemos visto la película entera. Judah Ben-Hur es un príncipe falsamente acusado de traición por su hermano adoptivo Messala, un oficial del ejército romano. Desposeído de su título y separado de su familia y de la mujer que ama es condenado a la esclavitud en las galeras. Después de varios años, Judah regresa a su tierra natal en busca de venganza, en este caso además una compañía del siglo I anuncia que va a representar La Verdadera y Nunca contada historia de Ben-Hur. El entretenimiento más disparatado está servido...
En este caso no hay siesta que valga, Nancho Novo ha escrito un libreto original, inédito que lleva la relación entre Judah y Messala al extremo haciendo que no perdamos de vista ni un solo segundo de lo que sucede en escena. Jesucristo, Reyes Magos, ángeles, leprosas, la carrera de cuadrigas, está todo pero contado de un modo ciertamente diferente a la versión original.

Un público de butacas, apasionado, queriendo formar parte y taté que nos lo permiten, nos hacen participes, nos preguntan y ya formamos parte de las galeras y de todo lo que allí se sucede. Yo misma estuve a punto de dirigirme al escenario a darle Aqua a ese pobre Ben-Hur (cosa que únicamente entenderán si van a disfrutar de esta obra).
Una obra diseñada al mas alto nivel, un texto coherente y efectivo, en el que el lenguaje corporal expresa lo que no se articula con palabras, si en 1925  se estrenaba la versión muda de Ben-Hur aquí cobra todo el sentido, ya que pareciera que se ha construido desde el silencio, a la palabra. David Ottone, codirector del montaje junto a Juan Ramos han ensamblado el teatro gestual seña de identidad Yllana con el sobresaliente texto de Nancho Novo dando como resultado una absoluta  genialidad.
Espectacular tandem el de Víctor Massán y Fael García donde el teatro gestual tendrá su máximo esplendor, haciéndonos llorar de risa sin que necesiten ni articular palabra. Richard Collins-Moore despliega toda su energía que despertará las risas de todo el público con cada salida a escena junto a un destacable Agustín Jiménez que transmite pasárselo tan bien en escena que conecta con el espectador rápidamente, sus dotes para la improvisación y su don para la comedia hacen de este un actor mayúsculo en una comedia de estas características. Maravillosas Elena Lombao y Maria Lanau reivindicativas, desprenden una fuerza y agilidad que incitan a la participación del patio de butacas y a que vivamos con tanta pasión como ellas esta función de dos horas de duración que se pasarán rapidísimo. 
Y es curioso porque Elena Lombao nos hace mil veces la misma pregunta, pero nosotros estaremos tan metidos en la función que pensaremos que nuestra respuesta es super importante. Lomabao y Lanau merecen un texto para ese espacio que ellas reivindican, que también tienen en esta historia muchas cosas que contar y ni Wallace ni Novo las han permitido expresar... “y a estas dos mujeres como las dejen, lo que pueden largar”. 
Un total acierto de principio a fin la escenografía de la mano de Carlos Brayda con el que sin duda quedarán impresionados junto al grandioso vestuario trabajo de  Gabrila Salaverri que ha sabido entender los tintes épicos, respetando la esencia histórica llevándolo a un punto cómico impecable. Juanjo Llorens en iluminación y Javier del Prado en diseño audiovisual completan una obra que sin duda no se pueden perder. 

¿A qué esperan?. Sumérjanse, si aún no lo han hecho en el universo Yllana. 

                

La loca, loca historia de Ben-Hur
Dirección: Plaza de la Cebada, 2
Fechas:  28 de marzo al 2 de junio
Entradas: Entradas desde 17 euros. En la web del teatro, en taquilla, entradas.com y ticketea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Critica, Blog de critica teatral, Critica teatral. Teatro. Reseñas. Cartelera. Programación, Crítica teatral, critica teatral Madrid, crítica teatro, crítica teatro Madrid, crítica, críticas, Madrid