Le Vide-Essai de Cirque. Circo Price

En el circo la distancia entre el éxito y el fracaso pende de un hilo, o de una cuerda como es en este caso. Miles de horas de esfuerzo y dedicación de las que sólo vemos el resultado final, pero que en muchos casos se pone en juego la integridad física de los artistas, por la dificultad que requieren muchos de los números que ejecutan. Un mundo, el circense, que transmite emociones fuertes, pero que conlleva un gran sagrificio, tanto físico como mental.



¿Qué riesgos asume un artista de circo en su día a día? ¿Son los ensayos peligrosos? ¿En qué lugar quedamos los espectadores ante estos artistas que se juegan la vida cada noche? Este espectáculo de cuerda lisa nos plantea todos estos debates, en un espectáculo creado ad hoc para cada espacio en el que se representa. Un interesante proyecto que nos desvela todos los entresijos de un ensayo de un artista que lucha por hacer sus números en una cuerda de la que pende su vida.  


"Hay más de 300 especies conocidas de orquídeas. Una parece una tortuga. Una parece un mono. Una parece una cebolla. Una parece una maestra de escuela. Una parece una intelectual neoyorquina con quien haces un crucigrama en la cama. Una parece una reina de belleza del Oeste Medio. Una se parece a Amelia. Una tiene ojos que bailan. Una tiene ojos que contienen la tristeza del mundo".

Charlie Kaufman: Adaption (El ladrón de orquídeas)

Vuelve al Circo Price el ciclo de "Circo en Otoño", esta temporada dedicada a las flores raras, que como cuenta María Folguera, directora artística del Teatro Circo Price, "son aquellas que crecen en entornos pantanosos, a veces hostiles, y por ello resisten con fuerza y una belleza salvaje. Resistentes a las amenazas del fin del mundo. Que trepan y absorben los mínimos rayos de luz entre la espesura. Encontradas a veces por casualidad, otras veces cultivadas con mimo y a la espera de su floración, que se da una vez cada diez años". Los espectáculos que se presentan en este ciclo son "diversos, inesperados, híbridos, únicos. Y con una extraordinaria capacidad de transformación y compresión del mundo, profunda, sub y sobrehumana".


La prestigiosa compañía francesa liderada por Fragan Gehlker (alma mater del proyecto) crea un proyecto que emerge de la idea de los duros ensayos a los que se tiene que someter el equilibrista hasta llegar a crear un espectáculo como este. La idea nace en Chalôns-en-Champagne mientras Ghelker entrenaba en el Centro Nacional de las Artes del Circo, en una disciplina que domina como nadie pero que se considera una de las más duras y exigentes, además de peligrosas: La cuerda suspendida. Corría el año 2009 cuando el acróbata empieza a plantearse la idea, pero no es hasta el año 2011, con la incorporación de Alexis Auffray, cuando "El vacío" comienza a tomar forma de verdad. Como pareja comienzan a dar forma a "Le vide" una serie de "ensayos numerados" en los que todo puede suceder y variar en cada lugar, ya que se hacen espectáculos específicos según el espacio en el que se vaya a ejecutar el espectáculo. En cada lugar, un ensayo diferente. El proyecto termina de coger forma cuando en el año 2012 se incorpora Maroussia Diaz Verbèke para encargarse de la dramaturgia, dando un contenido más compacto al espectáculo, que pasa a tener una sólida base argumental. Ciudades como París, Barcelona, Copenhague, Bruselas o Sao Paulo ya han disfrutado de estos peculiares ensayos. En Madrid pudo verse el pasado año en los Teatros del Canal, pero como hemos dicho antes el espectáculo será diferente en el recinto del Circo Price.



¿No es el circo el reino del absurdo? ¿No es el lugar donde la gente viene a ver a un hombre que se toma la libertad de hacer un acto deliberadamente absurdo, al que dedica toda su vida? Bajo estas ideas, que sobrevuelan el espectáculo, se cimienta esta original propuesta, en la que se nos muestra los riesgos que corre el individuo que elige hacer este tipo de acrobacias, poniendo en riesgo su vida en cada nuevo "ensayo". El artista que basa su vida en el único objetivo de subir la cuerda lisa, sin importarle las consecuencias, los peligros, o lo poco rentable que eso sea. Como explican los propios autores "Sólo hay una cosa que hacer: subir. Sólo hay una cosa que hacer: bajar. Y a lo mejor mientras esto ocurre, preguntarse por qué. Y a lo mejor mientras esto ocurre, saber que no se sabe por qué". Palabras que transmiten la esencia de este trabajo, un instinto que te empuja al peligro sin sentido, por el mero hecho de demostrar que eres capaz, que no se te resiste, pese a que con ello no sepas por qué lo haces.



Este montaje está basado en "El mito de Sísifo" de Albert Camus, en el que se habla del "esfuerzo mismo para llegar a las cimas basta para llenar un corazón de hombre" y quizás eso tan sencillo sea lo que busca el artista, conseguir algo mediante un gran esfuerzo, para poder sentirse bien y realizado. La idea de bajar nunca los brazos, de seguir intentándolo frente a cualquier adversidad (se le plantean muchas y de lo más variopinto a lo largo del espectáculo), puede llegar a ser suficiente motor para la vida de un hombre, que se centra en superar uno a uno sus propios retos personales, sin esquivar ninguno, sin darles la espalda, sin dejar de subir y bajar.

El mito de Sísifo nos habla de un hombre que, castigado por los Dioses, debe subir una piedra a lo alto de una montaña. La piedra, una vez alcanzada la cima, vuelve a caer, rueda colina abajo, y Sísifo debe volver a bajar, recogerla y comenzar de nuevo a subida, así durante toda la eternidad. Es obvio que un entrenamiento como el que podemos observar a Gehlker es muy similar a esta búsqueda constante del triunfo, sin desfallecer, aunque tengamos que empezar una y otra vez, ya sea por la piedra que se cae o porque seamos nosotros los que caemos de la cuerda.



Fragan Gehlker (artista especializado en la cuerda lisa, proveniente de familia de acróbatas y con holgada experiencia en otras compañías) transmite en todo momento su saber hacer, con una plasticidad y una elasticidad que convierten en obras de arte cada uno de sus movimientos. Domina en todo momento lo que ocurre, dando un auténtico espectáculo de lo que se puede llegar a hacer a lo largo de una cuerda lisa. Sabe medir en todo momento el tono de "comedia" en el que se mueve la propuesta con las cuerdas que se rompen o el arduo trabajo para cambiar de sitio los colchones, consiguiendo que notemos lo duro que es cada uno de los solitarios momentos que debe vivir el acróbata en su afán de explorar sus límites, de conseguir depurar cada movimiento para poder hacer todo con la belleza y plasticidad que veremos en el resultado final.



Este atípico espectáculo, centrado lógicamente en la figura de Gehlker, tiene otros dos elementos esenciales para que todo salga como se espera. Maroussia Diaz Verbeke ha sido la encargada de la dramaturgia, una historia de superación contada a mitad de camino entre la comedia y el esfuerzo de un artista por conseguir sus objetivos. A ella no la veremos, pero Alexis Auffray no parará durante todo la representación. Él es el violinista, sonidista, atrezzista y compañero fiel que acompaña al acróbata. Durante todo el tiempo lo veremos entrar y salir de escena, mover cosas, tocar el violín, patinar para mostrarnos el final... un trabajo impecable como personaje "secundario" de este interesante proyecto.



En realidad, no habrá palabras (el acróbata articula mal).
En realidad, no habrá animales (alguien se los ha comido).
En realidad, no habrá vestuario (tranquilícense, no habrá tampoco desnudez).
En realidad, no habrá decorado (el Circo Price estará desnudo, y perdonen).
En realidad, no habrá textos de presentación que prometan un espectáculo "poético, divertido y profundo", o bien "onírico, insólito y emotivo", ni mucho menos "tocado por la gracia" o "que detiene el tiempo".
Muchos textos os lo han prometido, ¿por qué deberías creernos?
Tampoco es falsa modestia: tenéis que venir. Aunque tan sólo haya un puñado de cuerdas y dos tipos, creemos que merece la pena.




Un espectáculo que dista mucho de ser convencional, y en eso reside parte de su interés. No todo sale bien a la primera, vemos el esfuerzo por la superación, la agonía ante cada caída, el desánimo ante una cuerda que se desengancha, el poder del alma humana, capaz de seguir insistiendo hasta llegar a conseguir aquello que persigue. Además, todo lo que rodea al hecho del ejercicio de subir por la cuerda, está tratado desde la más ácida comedia, con momentos realmente brillantes y un contenido detrás que nos hace salir con la impresión de un espectáculo redondo, en el que conseguimos apreciar un poco más la labor de estos auténticos atletas del mundo circense.




Una coproducción La Verrerie, Pôle National des Arts du Cirque Languedoc-Roussillon, Alès; La Cascade, Maison des Arts du Clown et du Cirque, Pôle National des Arts du Cirque, Bourg-Saint-Andéol; Le Cirque Jules Verne, Pôle National des Arts du Cirque Picardie, Amiens; Le Centre National des Arts du Cirque (CNAC), Châlons-en-Champagne.

----------------------------------------------------------------------------

La Vide-Essai de Cirque
Teatro: Teatro Circo Price
Dirección: Ronda de Atocha 35
Fechas: Viernes y Sábados a las 20:30. Domingo a las 19:00. 
Entradas: Desde 12€ en teatrocircoprice. Del 4 al 6 de Octubre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Critica, Blog de critica teatral, Critica teatral. Teatro. Reseñas. Cartelera. Programación, Crítica teatral, critica teatral Madrid, crítica teatro, crítica teatro Madrid, crítica, críticas, Madrid