Teatro: Una novelita lumpen. El Pavón Teatro Kamikaze.

Adentrarse en el sórdido mundo de las novelas del escritor Roberto Bolaño es bajar a los infiernos del ser humano, transitar los inhóspitos lugares que forman su ideario como quien camina por arenas movedizas, en un terreno que sabemos peligroso pero a la vez nos seduce. Historias que indagan en lo más profundo de la mente, en los más perversos deseos, en la parte más animal e irracional que nos hace actuar por mero instinto, por impulsos que nos llevan a lugares desconocidos.



Estamos ante un texto difícil, por lo que cuenta y por la manera en que el autor se introduce en lo más íntimo de las relaciones personales. Por su marcado carácter sexual, por su atmósfera decadente y a la vez onírica, por las diversas capas de la personalidad en la que se transita, es una compleja obra, en la que Bolaño sumerge a sus personajes en universos cargados de dolor, de sexo y de delincuencia. Un torbellino de sensaciones y situaciones límite que ponen a los protagonistas al borde del abismo desde el primer momento, para llevarlos al límite por el lado más turbio de la vida.

"Una novelita lumpen" fue la última novela del autor en vida, un encargo que debía situar su historia en una gran ciudad (Roma fue la elegida por el chileno) y en la que el autor indaga en lo más oscuro de la psicología humana. Esta novela de trama complicada y miles de aristas que la hacen extremadamente compleja, fue llevada al cine bajo el título de "Il futuro" en 2013, dirigida por Alicia Scherson.



Esta producción de la La Intemerata nos sumerge de lleno en el mundo más sórdido y oscuro que muestra el texto del autor chileno. Un universo de bajos fondos, de serie B, de suburbios que destilan misterio y sexo, que corrompen por el simple hecho de acercarse a ellos. La adaptación y dirección corre a cargo de Rakel Camacho (con Manuel Agredano como ayudante de dirección), fundadora de esta compañía que ya nos ha sorprendido con montajes tan personales como "La donna immobile" o "10% de tristeza", en las que los límites entre la realidad y lo onírico se difuminan.


Para la directora, el montaje transmite aborda "de manera directa, sencilla y brutal, Bolaño nos atrapa en una atmófera de ensoñación repleta de imágenes en la que la adolescente Bianca, acompañada por su hemano, se adentrará en el universo adulto descubriendo las peores y más intrigantes facetas de la sexualidad y la delincuencia". Este turbulento viaje a los lugares más recónditos de la sociedad y por ende del propio ser humano, nos muestra el lado oscuro de estos adolescentes, en una huida hacia adelante tras el varapalo que supone la muerte de sus padres.  El texto indaga en los instintos más primarios de esta joven que tiene que hacer frente a una situación desconocida que le obliga a tomar las riendas de su vida, creando "una obra que trata de la infelicidad y de las recompensas falsas dentro de infelicidad, de la valentía para cambiar de rumbo para crear un futuro inexistente y de la lucidez súbita sobre el rumbo real de la vida de cada cual: un pedazo de realismo inteligente sin sermones ni moralinas".


Un texto complejo que Camacho hace aún más sórdido, con un ritmo decadente al que los actores dan una languidez que nos arrastra por las calles de Roma sintiendo de cerca (no puede ser de otra manera en el ambigú del Pavón) los miedos y los deseos de Bianca, la joven que se ve abocada a cambiar de vida de una forma brusca y dolorosa. Una dirección que nos involucra de lleno en la historia, que nos convierte en vouyers de las relaciones que mantiene la joven, mientras vemos como va mutando de piel, como se convierte en una persona distinta, mientras huye de su pasado para encarar su nueva vida. Desde el primer momento, la directora busca la ambigüedad de la chica, "Ahora soy madre y estoy casada, pero no hace mucho fui una delincuente. Mi hermano y yo nos habíamos quedado huérfanos. Eso de alguna manera lo justificaba todo. No teníamos a nadie. Y todo había sucedido de la noche a la mañana" , un comienzo demoledor que nos pone sobre aviso de lo que nos espera.


El ambiente en el que se mueve la obra nos recuerda a películas policíacas de los ochenta, a "Taxi driver" o "Teniente corrupto", en las que los ambientes más sórdidos de la ciudad se recorren de forma directa, sin esconder nada. La forma directa en la que se abordan las relaciones sexuales o los conflictos internos de los personajes nos golpea en todo momento. La historia transcurre en un continuo devenir entre la realidad más explícita y los momentos oníricos en los que se sumerge la protagonista para intentar entender todo lo que le ocurre, intentando discernir porque su vida se separa cada vez más de lo que ella esperaba para acercarse a lugares antes desconocidos, e incluso temidos, a los que se ve empujada por las circunstancias que la rodean. 



El texto comienza cuando Bianca y su hermano Tomás reciben el peor varapalo de sus vidas, sus padres acaban de fallecer en un accidente de tráfico. Una noticia desoladora que los deja absolutamente desubicados, sin saber como reaccionar ni que hacer con sus vidas. De manera abrupta y dolorosa, todo cambia en un instante. En un ambiente en el que se entremezclan la realidad y la ficción, los hermanos comienzan a adentrarse en el mundo, en el universo adulto que les muestra su peor cara, transitando inhóspitos lugares de sexo y delincuencia. Una ciudad como Roma será el escenario por el que transiten estos hermanos en su descenso a los infiernos. Un viaje que les llevará a conocer a peculiares personajes extremos, que como ellos se encuentran al borde del abismo.



Para este viaje al submundo y a la propia esencia del ser humano tenemos a cuatro personajes que simbolizan las distintas aristas de una sociedad corrupta y temerosa de si misma. Estas almas perdidas, abocadas al fracaso, deambulan por la ciudad al borde de la locura que supone estar en el alambre, sin saber hacia donde se dirigen. Bianca y Enrico son los hermanos que buscan rehacer su vida, y en su particular camino a la perdición se cruzarán con el Boloñés y con Maciste, dos peculiares personajes que les harán vivir experiencias que les cambiarán la vida. 

Uno de los puntos fuertes de la obra es el elenco que da vida a estos cuarto desnortados personajes en busca de una salida a sus decadentes vidas. Rebeca Matellán da vida a Bianca y junto a ella Diego Garrido es su hermano Enrico, Jorge Kent es Maciste y Trigo Gómez da vida al Boloñés. El lánguido y débil Enrico trabaja en un gimnasio, donde conoce a Maciste y al Boloñés, personajes a cual más dispar, pero que acaban marcando de lleno su vida y la de su hermana. Trigo Gómez consigue crear un personaje tan ambiguo como interesante, del que sabemos poco por su carácter de personaje secundario pero del que nos gustaría saber más. Gómez nos muestra un hombre rudo, agresivo, pero servicial y generoso, que se instala en casa de los hermanos y les hace las tareas del hogar mientras se une a Enrico en la estrategia de un gran golpe.



Pero sin lugar a dudas el peso absoluto de la obra recae en los hombros de Rebeca Matellán, que se desliza por la escena como una serpiente, haciendo de su Bianca una seductora de dos caras, que nos intimida y nos seduce, que nos golpea y nos ama. Matellán tiene un físico de aparente fragilidad que sabe explotar a la perfección haciendo suya la escena en todo momento. Su interpretación es abrumadora, salvaje, explosiva. Destila verdad en todo lo que hace, tanto en sus momentos más íntimos como en las escenas más tórridas junto a Jorge Kent. La pareja crea las escenas de mayor belleza de la obra, transmitiendo una compenetración que convierte sus escenas más tórridas en lo más natural.

Jorge Kent es el rapado y ciego Maciste, que desde el primer momento nos intimida con sus ojos blancos, su mirada perdida y su vulnerabilidad. Kent, un actor solvente como pocos, nos muestra a un personaje perdido, asustado, desorientado en su mansión en la que todo le sobra. Un hombre que lo fue todo y que ahora se encuentra abandonado a su suerte, encuentra en su relación con la joven Bianca su propia válvula de escape para huir de su propia vida. Una interpretación contundente, precisa, en la que se mezcla la ternura con la furia, la pasión con el desasosiego, el miedo con el poder, un personaje con miles de capas que Bianca va descubriendo conforme se conocen. 


Acorde con el tono general de la propuesta, la escenografía diseñada por Mireia Vila nos traslada a pequeños lugares, cápsulas de realidad y de ficción, en la que los personajes deambulan saltando de una a otra. La caótica disposición de los distintos elementos que se agolpan en escena nos desconcierta en un primer momento, aunque a lo largo de la obra todo va cogiendo forma y se van delimitando los distintos espacios. Las escenas son visualmente atractivas, con pequeños elementos que sirven de apoyo a las coreografías creadas por Julia Monge, uno de los mayores atractivos de la propuesta, llenas de fuerza y sensualidad. Para enfatizar el carácter onírico del montaje es fundamental la iluminación creada por Mariano Polo. La música original de Sammy Metcalfe nos zarandea mientras todo ocurre. Por último hay que destacar el colorido vestuario diseñado por Vanesa Actif.


Estamos ante una obra singular, "una poesía frágil pero rotunda" que nos sumerge en arenas movedizas, lugares a los que no queremos asomarnos pero accedemos a ello como vouyers. La obra nos invita a transitar por escenarios incómodos y provocadores, que nos seducen y nos incomodan a partes iguales. Todo ello en un ambiente onírico que hace difusa la diferencia entre la realidad y la ficción. Toda una experiencia sensorial y visual, que nos hipnotiza por lo singular de lo que propone y la forma directa en la que lo hace.
---------------------------------------------------------------------

Una novelita lumpen
Teatro: El Pavón Teatro Kamikaze
Dirección: Calle Embajadores 9
Fechas: De Miércoles a Sábados a las 18:30. Domingos a las 20:30.
Entradas: Desde 16€ en TeatroKamikaze. Del 26 de Febrero al 15 de Marzo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Critica, Blog de critica teatral, Critica teatral. Teatro. Reseñas. Cartelera. Programación, Crítica teatral, critica teatral Madrid, crítica teatro, crítica teatro Madrid, crítica, críticas, Madrid