Teatro. Volar es humano, aterrizar es divino Teatros del Canal

Increíble el éxito de este fin de semana en los Teatros del Canal, en la Sala Roja. Se colgó el cartel de entradas agotadas cuidando rigurosamente todas las medidas sanitarias. Enrique Piñeyro con su espectáculo “Volar es humano, Aterrizar es divino” comienza con una puesta en escena espectacular; una enorme cabina de piloto, simulará el aterrizaje “forzado” de emergencia del vuelo Avianca 052.

De una manera muy cómica y después de haber observado el caso de Avianca 052, Enrique Piñeyro nos dice que nos quiere quitar el miedo a volar. Una mezcla entre una charla Ted, un showman o una charla documental, realiza un monologo monumental sobre los absurdos tanto de la aeronáutica y como se hacen las cosas con los pies en el suelo. Una interesante reflexión sobre la sociedad, sobre la incomunicación, sobre las relaciones personales, desde el prisma de este polifacético artista que nos guía y nos enseña desde una aparente comedia que deja mucho de demoledora crítica social.
El propio Piñeyro escribe y dirige este interesante alegato sobre nuestra realidad más cotidiana, en el que pondrá en tela de juicio muchas de las cosas que transitamos en nuestro día a día. El texto está plagado de situaciones tragicómicas de nuestra vida cotidiana, con lo que todas las reflexiones que se plantean nos resultan muy cercanas. El montaje plantea con ingeniosa preciosa un paralelismo entre nuestras vidas y los viajes en avión, sacando punta a temas tan cotidianos como ir al hospital, el uso de medicamentos o la publicidad. Tomando como referencia titulares de prensa, va apoyando todas sus ideas para dinamitar muchas de las cosas que creemos perfectamente ubicadas dentro de nuestra vida. Una ácida crítica a los patrones establecidos, desde la publicidad a la política, haciendo que nos planteemos hasta donde nos manipulan, si vale cualquier cosa para conseguir el fin deseado.
No solamente utiliza recortes de prensa de aerolíneas, si no también micro machismos en la publicidad por ejemplo de una marca de coches. Sinceramente considero que no es sólo un espectáculo, lo definiría como una gran charla motivadora para aprender de nosotros, de nuestros errores e incluso mejor de nuestras acciones, tanto si son buenas o malas. También nos muestra que tener los pies sobre la tierra es lo verdaderamente complicado. Ser honestos, actuar siempre sin fallar, no a los demás, si no lo más importante a nosotros mismos.
La historia nos sitúa en un vuelo de Avianca, durante su aterrizaje en Nueva York. Desde el momento que tomamos tierra, Piñeyro (desde su experiencia personal como comandante de línea aérea) nos pone en situación, pero no sólo sobre el vuelo, sino más bien sobre la vida. Nos plantea sus observaciones sobre nosotros mismos, sobre los seres humanos, nos hace indagar en nuestro día a día, en nuestras relaciones personales, en cómo nos comunicamos, haciendo un símil con la comunicación aeronáutica. Piñeyro nos pone en situación tomando ejemplos cotidianos, sobre publicidad, política, educación, justicia y salud.

Además de actor y monologuista, el argentino Enrique Piñeyro ha sido médico, comandante de línea aérea, productor, director de cine y de teatro y cocinero. Es también propietario del prestigioso Teatro Maipo de Buenos Aires y activista social, habiendo fundado en Argentina el Proyecto Inocencia, organización que ayuda a personas encarceladas, condenadas injustamente, y en España mantiene una estrecha colaboración con Open Arms.

Dirigió la película «Whisky Romeo Zulú» (2004, Premio Sol de Oro a la Mejor Película en el Festival de Biarritz), «Fuerza Aérea Sociedad Anónima» (2006), «Bye Bye Life» (2008) y «El Rati Horror Show» (2010). Como actor, su primera película fue «Garage Olimpo» de Marco Bechis, estrenada en el la Sección Oficial del Festival de Cannes, donde obtuvo muchísimos premios. Ha trabajado desde entonces en más de 15 películas. Con todo este bagaje, nos traslada todo su ingenio y sabiduría para hacernos reflexionar sobre lo que somos, como nos comportamos y lo que la sociedad nos impone.

El montaje es compacto, con una puesta en escena brillante que logra encajarlo todo a la perfección. El resultado entrelaza cine, teatro y monólogo con exquisita maestría. La ironía del autor nos mantiene alerta en todo momento, su impresionante capacidad para la improvisación nos abruma, consiguiendo que los espectadores queden cautivos ante lo que nos cuenta, casi tomando apuntes ante las sabias reflexiones que nos plantea sobre temas tan relevantes. Momentos de gran brillantez, de profunda reflexión, que se envuelven bajo una pátina de comedia que nos alterna las risas con los momentos de introspección por las "verdades como puños" con las que adereza las dos horas de espectáculo.


Sales de sala con un mensaje muy claro, el miedo humano es algo muy poderoso que se combate con sentido común. Los errores son necesarios y por supuesto muy habituales. No debemos llevar a cuestas el sentimiento de culpabilidad y siempre buscar el aprendizaje de cada hecho. Un gran espectáculo de ácida comedia que invita a la reflexión y que, como dice el propio autor, "toma la realidad vigente de una forma cómica". Una pena que espectáculos tan necesarios permanezcan tan poco tiempo en pantalla, esperemos que este vuelo vuelva a aterrizar en la capital muy pronto, será una escala obligada. VOLVAMOS A LOS TEATROS. LA CULTURA ES SEGURA.

---------------------------------------------------------------

Teatro: Sala Nueve Norte
Dirección: Calle Cea Bermúdez 1.
Fechas: Del 5 al 8 de Noviembre. De Jueves a Sábado a las 20:30. Domingo a las 19:30.
Entradas: Desde 14€ en teatroscanal



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Critica, Blog de critica teatral, Critica teatral. Teatro. Reseñas. Cartelera. Programación, Crítica teatral, critica teatral Madrid, crítica teatro, crítica teatro Madrid, crítica, críticas, Madrid