Teatro: Algún día todo esto será tuyo en el Teatro Abadía

Esta retrospectiva sobre la vida de don Ramón Areces (dueño del Corte Inglés), uno de los personajes más importantes de nuestro país durante años, nos muestra lo que ha sido el desarrollo de un magnate y las mil y una estrategias, más o menos peculiares, que desarrolló para llevar su pequeño comercio al emporio que es hoy en día. Una ácida crítica al poder de nuestro país, en el que todo se gestiona entre bambalinas, y en donde cualquiera puede pasar por encima de ti, aunque sea familiar tuyo, para conseguir sus objetivos.




Entrar en una sala de teatro y encontrarte con un ataúd es cuanto menos peculiar. El solo comienzo de la función nos hace ver que estamos ante una obra de lo más peculiar. Una extravagancia maravillosa en la que todo puede ocurrir. Un montaje transgresor como pocos que pone patas arriba la historia reciente de nuestro país, riéndose de los personajes más representativos de cada etapa, pero también de nosotros mismos, de una sociedad española que quedó abducida por el emporio de El Corte Inglés, en el que todos nos sentíamos importantes, creyendo que entrábamos en unos grandes almacenes de la Quinta Avenida Neoyorquina, viéndonos como los protagonistas de nuestra particular película en la que todo giraba en torno a nosotros, en un ambiente festivo (genial las alusiones a la megafonía de los establecimientos) y cordial.



Esta surrealista obra es tercera de la trilogía "Crónicas ibéricas" en la que los miembros de la compañía Club Canibal ponen patas arriba temas relacionados con nuestro país (más bien con lo más tópico y casposo). La compañía, fundada en 2014 por Vito Sanz, Font García, Juan Vinuesa y Chiqui Carabante, habla sin tapujos de todo aquello que a muchos nos da vergüenza de nuestro país, pero que son señas de identidad, o al menos tópicos recurrentes, de nuestra peculiar España.

"Desde aquí veo sucia la plaza" fue el primero de los episodios de esta trilogía. En él trataban la absurda tradición (o eso le llaman) de lanzar una cabra desde un campanario (por muy raro que parezca no se utiliza el término asesinar, ni siquiera el de sacrificar). La volá llaman a esta cruel y abominable tradición de matar a un animal por divertimento, les suena que no es la única, verdad?

En "Herederos del ocaso", el segundo capítulo de la saga, abordaron la vergonzosa participación del equipo de baloncesto paraolímpico español en unos Juegos Olímpicos sin ningún discapacitado en su equipo. Esto hecho, que puede ser uno de los más vergonzosos del deporte mundial, es el fiel reflejo de la llamada "picaresca española", un país en el que se piensa más en como engañar o robar que en hacer las cosas de manera correcta. Spain is different.



Para terminar esta peculiar trilogía, los miembros de Club Canibal han optado por tirar a lo más alto, a uno de los personajes más desconocidos de nuestro país, pese a ser el dueño de uno de las mayores cadenas de grandes almacenes a nivel patrio. Este peculiar personaje no es otro que Ramón Areces,dueño de El Corte Inglés, y en este espectáculo diseccionan su vida desde los últimos días del magnate, que aparece ya en su ataúd (en un comienzo de obra realmente brillante). Con esta tercera entrega se quiere "atizar" la impunidad de uno de los símbolos más claros del poder en España, así como de sus actuaciones "poco elegantes" con otros magnates de la industria. Un fiel reflejo de cómo se mueve el capital en nuestro país, cómo se crea un imperio usando todo tipo de estrategias de dudosa legalidad, cómo ha sido en tránsito hasta nuestros días de un país visto desde el atalaya de un gran empresario. Una crítica a la idiosincrasia de este país.




Estrenada en la Sala Mirador el pasado año, la obra suscitó una gran acogida de crítica y público, que ya habían acogido con entusiasmo sus predecesoras. Escrita y dirigida por Chiqui Carabante, sigue el tono desenfrenado y surrealista de sus predecesoras. Con ese humor tan característico, en el que ridiculiza la España profunda y en este caso dispara a las cotas más altas con la misma destreza y el mismo humor ácido. El humor tan peculiar de este autor nos lleva a los grandes clásicos de siempre, recordando a Gila, Berlanga o el humor surrealista de gente como Faemino y Cansado o Jose Luis Cuerda, haciendo del entorno más próximo un humor de lo más personal.



La vida de este magnate contada desde los últimos días de su vida nos muestra un recorrido por la España más poderosa de los últimos años. A modo de recordatorios, Areces va desgranando poco a poco lo que ha sido su vida, desde que salió de su Asturias natal hacia Cuba buscando una vida mejor hasta sus grandes momentos en El Corte Inglés, incluyendo el momento estelar de la visita de Carmen Polo a los grandes almacenes. Una parodia de lo que para muchos es un ejemplo de empresario hecho a si mismo, pero que en este montaje se descubren muchos de los "empujones" que fue dando por el camino para llegar a crear su imperio. Entre sus recuerdos, se nos cuelan momentos de la vida cotidiana en los grandes almacenes, en los que el propio Areces cuenta como deben ser sus empleados (una joya cada una de estas escenas con los empleados y con los clientes).



Como en los anteriores montajes de la compañía, son ellos los encargados de realizar todos los personajes. Font García , Vito Sanz (en el papel de Ramón Areces) y Juan Vinuesa, hacen de cada sketch una parodia bestial del mundo que les rodea. García y Vinuesa son los encargados de dar vida a todos los personajes que Areces va encontrando por su vida. Tres interpretaciones abrumadoras, con momentos para el recuerdo, en los que cada uno de los intérpretes sacan lo mejor de si mismos para parodiar a todo tipo de personas, desde Franco y Carmen Polo, a los empleados de los grandes almacenes.



Para completar el cuarteto de intérpretes que vemos en escena, tenemos a Pablo Peña que se encarga de la música en directo (también de la composición) y consigue momentos divertidísimos cuando todo se para a la espera de sus movimientos. La genialidad de los anuncios promocionales de El Corte Inglés cada cierto tiempo es uno de los puntos fuertes de la obra. Impertérrito ante lo que ocurre a su alrededor, Peña va marcando el ritmo de la función a los mandos de su mesa, de la que salen todo tipo de sonidos.



El montaje es aparentemente sencillo, con poca escenografía, un espacio liviano con muchas cosas que lo rodean, las cuales irán formando parte de las distintas escenas de la obra. Estos elementos que van apareciendo en la historia con una mezcla de atrezzo y escenografía, salvo la peculiar casita que se sitúa a uno de los lados del escenario. Todo este amalgama de elementos que aparecen y desaparecen han sido ideados por  Walter Arias, que nos propone una escenografía minimalista pero muy elocuente. Otro de los puntos fuerte es la minuciosa iluminación, diseñada por Nerea Castresana, que nos va creando las distintas escenas y épocas de la vida del magnate. Por último, también hay que hacer hincapié en el divertido y extravagante vestuario diseñado por Salvador Carabante.




No defrauda este tercer episodio de la trilogía "Crónicas ibéricas", en la que consiguen hacer una crítica divertida y contundente de nuestro país. El humor tan característico de esta compañía no deja indiferente a nadie, y en este caso la secuencia de sketchs que nos proponen es de lo más variado. Del surrealismo más absoluto pasan al humor más gestual, pasando por escenas de texto irónico y punzante y otras de humor más clasico. Una interesante propuesta en la que podremos conocer un poco más sobre el lado más oscuro del que fue uno de los personajes más importantes de nuestro país.
-------------------------------------------------------------------------
Algún día todo esto será tuyo
Teatro: Teatro Abadía
Dirección: Calle Fernández de los Ríos 42.
Fechas: De Martes a Domingo a las 19:30.
Entradas: Desde 22€ en TeatroAbadia. Del 12 al 23 de Septiembre.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Critica, Blog de critica teatral, Critica teatral. Teatro. Reseñas. Cartelera. Programación, Crítica teatral, critica teatral Madrid, crítica teatro, crítica teatro Madrid, crítica, críticas, Madrid