Muerte en el Nilo en Teatro Amaya



Señoras y señores, ladys and gentlemen, bienvenidos a un emocionante cabaret en El Cairo, a bordo del Lotus, donde viviremos una verdadera historia de amor.” Y así, con estos tintes cabareteros tan acertados, nos introducimos en la historia. 

A modo de inicio, un piano y un maestro de ceremonias, al fondo , el misterioso Nilo, y un barco, el Lotus, y a bordo del Lotus una serie de personajes que enmascaran otros, donde nada es lo que parece, y donde las miserias humanas aparecen en este enigmático crucero. Relájense y disfruten del viaje. Durante unas placenteras vacaciones en Egipto, un millonario algo excéntrico, y detectivesco, también, coincide con unos conocidos suyos que están de luna de miel en el país de los faraones. El encanto de tan maravillosos días se rompe cuando ella aparece muerta de un disparo en la cabeza. Nuestro apuesto millonario adopta el papel de detective haciéndose cargo de la investigación e irá descubriendo que todos los pasajeros tenían motivos para asesinar a la joven. 
¿Será capaz de encontrar al asesino de la joven esposa? ¿Será capaz de discernir entre imaginación y realidad, aun estando a bordo la ex pareja de él,empeñada desde el mismo día de la boda en arruinar su matrimonio ? El misterio está servido. 
La obra y su puesta en escena destilan desde un primer momento seducción, en todos y cada uno de los personajes. Atrapa nuestra atención y nos lleva de crucero por el Nilo. Nos hace analizar cada giro, cada palabra , cada movimiento e incluso cada mirada para introducirnos en la acción, para que nosotros seamos ese Poirot o esa Miss Marple en la butaca. Sin duda lo consiguen . Y nos metemos de lleno en la acción. Siempre seducidos por la noche egipcia , por unos personajes de doble cara, donde todo tiene cabida y donde sentimientos ancestrales son los que marcan el rumbo de la acción. 
La presentación de los personajes es original, se van descubriendo las tramas de una manera secuencial, exponencial, pero de un modo ordenado, dejándonos digerir la información para hacernos partícipe del juego, del quien es quien . De descubrir el asesino ( por cierto, mi apuesta era otra ). Si bien es cierto , que aunque esa puede ser la motivación central del espectador, poco a poco, pasa a segundo plano, y nos fijamos en otros detalles, en otras intenciones, que también las tiene, y nos lleva a descubrir sensaciones en escena algo más profundas. 
Esta adaptación de la novela de Agatha Crhistie, una de sus obras más famosas, he de reconocer que me llevó a unos años atrás, cuando residí unos meses en una ciudad inglesa llamada Bristol. Allí realicé un cursito de teatro básico en inglés, como no, y me llamó la atención la importancia que para nuestros vecinos británicos tiene la clase social de la que provengas. 
Este clasismo tan latente en nuestros tiempos, está tan presente en la obra en todo momento, que condiciona acciones y sentimientos, reacciones y cambios de estado por el querido u odiado dinero , según el caso. Es un clasismo seductor diría yo. Esta ágil , divertida y entretenida comedia dirigida y adaptada por Víctor Conde nos hace pasar un buen rato al otro lado del telón. Conde consigue atraparnos en esa atmósfera cálida y misteriosa donde se va desarrollando la trama. Todo ello rodeado de una escenografía envolvente y cambiante creada por Ana Garay, donde con el cambio de posición de las maletas y una cuidada y meticulosa iluminación, nos transportan a escenarios diferentes en la cubierta del Lotus. 
La música , ambientada en los años 20 , ayuda también a crear esa atmósfera de una manera letal. Y ese bendito piano en escena, a todas horas acompañando la trama, cobrando un protagonismo espectacular. Otro gran acierto. Destacar fundamentalmente a ese elenco coral de personajes. 
                                              
Diez personajes , diez, como los diez negritos, como la recta numérica, como las notas de cualquier examen, como los diez mandamientos. Diez. Una notable actuación coral comandada por Pablo Pujol en el papel improvisado de detective sagaz y certero, moviendo los hilos al son de la canción de turno., y con una filosofía de vida muy particular, ( “El hombre inventó el trabajo para no tener que pensar “) Un grupo de actores y actrices dinámico, coordinado, brillante en ocasiones, que transmite una agilidad narrativa saltando de una trama a otra , llevándonos de la mano en este crucero de muchas caras, de sol y luna. 
El final puede que el dinero venza una vez más al amor, puede que el amor sea sincero con él mismo y con los enamorados, puede que la clase social pese más que la propia condición personal de cada personaje, puede ser, pueden ser tantas cosas… Para resolverlas , indagarlas e investigarlas pásense por el Amaya. Porque en el fondo esta es una historia de “ alguien que ama y alguien que se deja amar” . Que la disfruten.
-------------------------------------------------------------------------
Muerte en el Nilo
Teatro: Amaya
Dirección: Calle General Martínez Campos 9
Fechas: Miércoles, Jueves y Viernes a las 19:00. Sábados 18:30 y 21:30. Domingo 18:00.
Entradas: Desde 14€ en teatroamayaatrapaloentradas.comticketea. Hasta el 5 de Mayo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Critica, Blog de critica teatral, Critica teatral. Teatro. Reseñas. Cartelera. Programación, Crítica teatral, critica teatral Madrid, crítica teatro, crítica teatro Madrid, crítica, críticas, Madrid