La venganza de Petra. Teatro Amaya

¡Maldita sea, qué despertadorcito! Un maravilloso dislate está sucediendo en Madrid, la comedia castiza, que satiriza e ironiza con ese madrileñismo que se vuelve cómico, un Madrid costumbrista, de pueblo llano al que echamos de menos cada vez mas en la escena madrileña.
 Entre las nuevas creaciones, teatro contemporáneo, adaptaciones de teatro clásico por todos conocidas, nos encontramos cada vez con fuerza a la Compañía Lírica Ibérica que va mucho mas allá de una adaptación o un divertimento efímero. Un equipo que se atreve, unos valientes que contra viento y marea  están poniendo todo el esfuerzo y el alma en darnos a conocer los usos, las costumbres y la cultura de un Madrid, más reconocible de lo que pudiéramos imaginar con un ritmo en escena  que no es propio en este tiempo. Una vuelta al teatro de sainete, castizo y rechulón que nos está haciendo disfrutar de un modo indescriptible, con el deseo de que continúen por mucho tiempo rescatando esa tragedia grotesca que cada vez cuesta mas ver en escena. Dicho esto, ahora sí.
Se lo contamos:
Petra, es una joven natural de Madrid que está casada con Manolo, un hombre noctámbulo, mujeriego y vividor que se resigna a perder su vida de soltero. Ante tal situación, Petra decide elaborar una estrategia a base de celos para atraerlo al redil conyugal. El padre de Petra, actuará como eje central de la trama, dirigiendo desde su cama los pasos de la “venganza” que Petra está llevando a cabo. 


A partir de aquí, una comedia de enredo que nos moverá de la butaca porque no pararemos de reír con todas la situaciones que se dan cita, cada cual mas cómica y grotesca. Un público entregado, expectante durante toda la función pareciera ser también protagonista, ya que allí estamos cómplices de Petra para lo que ella mande y necesite de nosotros frente a ese marido chulesco que no la reconoce, ni la dignifica por el hecho de ser su mujer, por el hecho de ser. 
José Luis Gago ha demostrado ser un maestro en estas lides, ya pudiéndose considerar como uno de los mejores actores de género chico y sainete en la actualidad. Es una obviedad, la experiencia en el oficio y las tablas del director y actor, pero ante todo vemos en cada función que cree en lo que hace y lo traslada al público, generando sensaciones en el patio de butacas, no es únicamente la risa, va mucho mas allá, se trata del reconocimiento y el agradecimiento a una de las personas que conservan y protegen la cultura, nos permite formar parte de un conjunto frente a la individualidad de nuestro tiempo.  La labor de Gago está siendo transformadora para el espectador al que está permitiendo conocer sus propias raíces, una esencia perdida entre redes sociales. Con él salimos del teatro pensando en agarrarnos del brazo de nuestro acompañante, en lugar de escribir un whatssap para que ustedes lo entiendan. 
En este caso José Luis Gago dirige de modo sobresaliente una puesta en escena ágil y fresca donde todo elemento que aparece en escena tiene un papel fundamental, ya hablemos del atrezzo o del vestuario de cada personaje generando un todo en escena en una obra que como ven a cada momento se volvía redonda.


Gago asume a su vez el papel de Nicomedes un cachazudo padre de familia que entre perezas y desganos, lo que está claro es que quiere lo mejor para su hija y que sin duda alguna la adora. Nicomedes que solo quiere descansar un rato mas, se encuentra con un periplo de consuegros, yerno, y una sirvienta de lo mas digna y característica alrededor de su cama. El actor resuelve con una vis cómica del mas alto nivel un personaje que Arniches parece haber hecho a su medida junto a Natalia Jara en el papel de Nicanora una mujer con carácter que hará todo lo posible por ayudar a su hija Petra, la actriz se mueve resuelta en escena, con un meritorio  compañerismo y escucha en escena mostrando su ya indiscutible experiencia y saber hacer.  
A su lado constante, Eudoxia, interpretada por Sonia Gascón una actriz a la que hemos descubierto hace poco y a la que seguiremos en la esfera teatral, con una actuación propia y característica que aún no reconocemos si es cercana al espectáculo de revista, al clown...será bonito irlo descubriendo ya que sabemos que será una habitual de los escenarios madrileños.  En este caso nos hará disfrutar con su gesto y expresión corporal con sus idas y venidas con Víctor Benedé el pobre barbero mujeriego que sin comerlo ni beberlo será centro de engaños y picardías, cada salida del actor en escena nos hará reir a carcajadas en un papel que se convierte en imprescindible. 
No faltará en escena ese pícaro que pasaba por allí, que será repartidor y que generará en poco tiempo las simpatías de todo el patio de butacas interpretado por Olivia de Pablo.

Juan Polanco en el papel de Bibiano y Cristina Palomo harán las veces de los suegros de Petra, un tándem perfecto que resuelven de modo plausible  a los defensores de su hijo Manolo interpretado por Luis Ángel Gago, será el actor en el que veamos mas cambios de registro, siendo creíbles y dotándolos de verdad en escena, un merecido papel protagonista que ha sabido resolver de modo sobresaliente , aprovechando su juventud  para transmitir una frescura que genera una presencia escénica que casa a la perfección con sus compañeros de elenco. 
Y como no, Petra, la protagonista de este embrollo,  interpretada por una maravillosa Carla Postigo, la actriz no llevará sobre sí el peso de la obra siendo el centro de la función, no les vamos a engañar. Lo que si les diremos es que hace algo mucho mas importante, poner énfasis y valor en cada uno de los personajes con los que se va topando, compartir protagonismo, haciendo a todos los personajes mas igualitarios, mas grandes. En una obra de la que podríamos hablar de machismo, nosotros solo les apuntaremos, que nos pareció maravilloso, que el personaje protagonista en nuestro tiempo estuviese cargado de tanta sororidad.

Sublime trabajo de escenografía en una casa en la que no falta ni un solo detalle trabajo de Scenarte producciones S.L. que nos traslada al antiguo Madrid medio burgués, junto al trabajo de vestuario de la mano de Mario Pera con la misma filosofía, trasladarnos de la manera mas veraz posible al Madrid costumbrista. Insustituibles detalles de iluminación que irán descubriendo a lo largo de la función trabajo José Manuel Gómez Dávila.

Una obra redonda. Una comedia esencialmente arnichesca.
-------------------------------------------------------------------------------
La venganza de la Petra
Teatro:  Teatro Amaya 
Dirección: Calle General Martínez Campos 9
Fechas: Miércoles, jueces y viernes 20.30h. Sábado 19.30 y 22h. Domingo 19.30h.
Entradas: Desde 14€ en teatroamayaatrapaloentradas.comticketea. Hasta el 25 de agosto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario


Blog de critica teatral, reseñas y la programación actual de teatro en Madrid.

Critica teatral. Teatro. Reseñas. Cartelera. Programación

Somos un grupo de amantes del teatro.

Juntas difundimos cultura porque sola no puedes pero con amigos y amigas sí.