Teatro: Intocables. Teatro Reina Victoria

Vidas opuestas, que en circunstancias normales no deberían tener ningún tipo de relación, por casualidades de la vida resultan complementarias. Como se suele decir, los polos opuestos se atraen. Almas que no tienen nada que ver, personas en el lado marginal de la vida, que en el apoyo mutuo encuentran todo lo necesario para seguir adelante. Sin prejuicios ni etiquetas, las personas no tienen motivo para no intentar a gente diferente.



Dos seres marginales, uno por su condición social y el otro por su discapacidad física. Dos personas que viven al margen de la sociedad, lo que todos conocemos por "personas normales", por motivos muy diferentes, pero que en su exclusión de la sociedad encuentras lugares comunes en los que cimentar una sólida amistad. La "sinceridad" con la que se tratan mutuamente, lejos de todas las imposiciones que nos marca la sociedad a la hora de nuestros comportamientos y los prejuicios hacia el prójimo, hace que las diferencias que les distancian de inicio se borren para cuidarse y apoyarse mutuamente en los problemas de cada uno.



En el año 2011 la película francesa "Intocable", protagonizada por François Cluzet y Omar Sy, se convirtió en todo un fenómeno mundial, consiguiendo entre otros galardones el Goya a la mejor película extranjera. La película, escrita y dirigida por Olivier Nakache y Éric Toledano, consiguió convertirse en la película francesa más taquillera, destronando a la maravillosa "Amelie". La historia está basada en la vida real del adinerado aristócrata Philippe Pozzo di Borgo, que escribió "Le second souffle" ("El segundo aliento") tras un accidente en parapente por el que quedó tetrapléjico. El libro tuvo su réplica de la mano del que fuera su cuidador, el senegalés Abdel Yasmin Sellou, con el título "Tu as change ma vie" ("Tu has cambiado mi vida").


Ados Teatroa y Pentación Espectáculos se unen para poner en marcha este ambicioso proyecto que ha levantado gran expectativa, debido al éxito que tuvo la película. La directora Garbi Losada confiesa haber tenido "un flechazo inmediato" con la película. Por ello en cuanto pudo hacerse con los derechos para realizar una versión teatral en español no lo dudo. El texto que han escrito Garbi Losada y José Antonio Vitoria intenta ser un fiel reflejo de la película, incluyendo anécdotas que aparecen en los libros. Losada reconoce que la inmersión en los libros "nos ha servido para conocerlos mejor y dar más cuerpo a los personajes de esta conmovedora y divertida historia" que se basa en "una improbable, aunque encantadoramente humana, amistad".


La historia de estos dos marginados se muestra desde el título de la propia obra. Los intocables eran los integrantes de la casta más baja de India, con los que nadie quiere relacionarse. Los dos personajes de esta obra son "intocables" porque viven al margen de la sociedad, y nadie quiere saber nada de ellos, no se sienten integrados en un mundo que les ha excluido por ser diferentes. Los dos son muy diferentes entre si, podríamos decir que son la antítesis el uno del otro, pero ese ostracismo al que están sometidos les hace ver el mundo de otra manera, sin poner etiquetas a nadie, sin prejuiciar al que parece distinto a nosotros. La obra nos muestra como a través de la sólida amistad que construyen, los dos consiguen ayudarse mutuamente para superar las limitaciones y los problemas del otro, consiguiendo ambos ser un poco más felices... y menos intocables.



La historia comienza cuando este adinerado aristócrata tiene que buscar un cuidador debido a su grave accidente. Harto de que todos le compadezcan decide contratar al más poco dotado de todos los aspirantes, un joven marginal que acaba de salir de la cárcel y acude a la entrevista obligado por la oficina de empleo. El pasotismo del joven es apreciado por el noble, ya que es el único que no siente compasión por él, incluso por momentos le vacila por su "quietud".

Este cóctel explosivo, del que no parecía que fuese a salir nada bueno, se entiende a la perfección, ambos se ayudan y encuentran en el otro algo que les ayuda a avanzar, a tomar decisiones importantes. En contra de lo que piensan familiares y amigos, la amistad entre ambos se va consolidando cada día más, ayudándose en la necesidad que tienen ambos de ser aceptados por la sociedad. Su amistad no entiende de clase social, ni de cultura, ni de estatus, sólo entiende de la necesidad por encontrar a alguien que te entienda, que comparta tus problemas.


Para dar vida a estos dos personajes tan alejados y a la vez tan parecidos, se ha elegido a Roberto Álvarez ("El discurso del Rey", "La cocina", "Continuidad de los parques") y Jimmy Roca ("Antígona o la Felicidad", "Hamlet", "El tren del holandés"), a los que acompañan en papeles de menor entidad Begoña Maestre ("La gata sobre el tejado de zinc", "Cyrano de Bergerac", "Mujeres frente al espejo") e Iker Lastra ( "Don Juan Tenorio", "Los Gondra", "Yerma"). Un elenco que funciona a la perfección, con actores que parece que lleven trabajando juntos siempre, con una complicidad y un trabajo coral que da empaque al conjunto de la obra. Cada uno en su proporción sabe estar a la altura, consiguiendo que la historia no decaiga en ningún momento, ni siquiera en los momentos menos cómicos, en los que la trama se ralentiza. 



Roberto Álvarez está magistral en su difícil interpretación de Felipe, el adinerado que se ha quedado postrado en una silla de ruedas. La complejidad de no poder moverse, de dejarse hacer como si de un peso muerto se tratase, hace que el personaje sea mucho más complejo, ya que cualquier mínimo error moviendo algo más que la cabeza daría al traste con toda la creación del personaje. Álvarez lo resuelve con naturalidad, con la seguridad en si mismo que le da su larga carrera, aunque no dudamos que el resto de este montaje haya sido de los más complicados de gestionar. Un papel que, al menos para mi percepción, resulta extremadamente complicado.

Jimmy Roca en el papel de Driss, el polémico nuevo cuidador, es la antítesis del personaje que interpreta Roberto Álvarez. Roca nos regala un personaje enérgico, activo, que no para de bailar, de moverse, de gesticular, en lo que hace que se note aún más la rigidez de Álvarez. Driss es un personaje complejo, que Roca sabe diseccionar para darnos en cada momento la cara que más le interesa, puede ser el más canalla o el más tierno, y el actor nos lleva en todo momento a donde él quiere. Por su parte Begoña Maestre, en el papel de Marga (la secretaria y mujer de confianza de Felipe) e Iker Lastra cen sus dos papeles (como fisio y como galerista de arte) están más que correctos.

 

En una obra de esta dimensión, tanto por la magnitud de la producción como por la expectación que había despertado, necesita que todo encaje a la perfección. La escenografía, ambigua en un primer momento, se nos muestra versátil y con una flexibilidad necesaria para dar cabida a los diversos espacios en los que transcurre la obra. Toda esta mezcla de paneles que se giran y elementos fijos sobre los que aparecen diversos elementos, ha sido diseñado por José Antonio Vitoria e Ikene Giménez (con Martín Barandiaran como ayudante), mientras que el diseño de atrezzo y mobiliario corre a cargo de Barritu. Por otro lado, la iluminación (diseñada por Xabi Lozano también resulta trascendental, para mantener un ambiente cálido pero en cierto modo algo lúgubre. Por último hay que hablar de los audiovisuales creados por Acrónica Producciones y dirigidos por David Bernués, que sirven de apoyo en todo momento para contarnos aquello que ocurre en lo límites (tanto físicos como temporales) de la escena.

Una obra que consigue mezclar con gran acierto a Vivaldi con el rap, a personajes de habla refinada con otros que intimidan con su jerga callejera, pero una vez que cada uno de ellos se despoja de sus trajes caros y del chandal respectivamente, descubren que tienen más cosas en común que diferencias. Y en este punto reside la belleza de este montaje, en el choque de dos mundos tan diferentes que de su colisión nace una gran amistad.
------------------------------------------------------------------------
Intocables
Teatro: Teatro Reina Victoria
Dirección: Carrera de San Jerónimo 24
Fechas: Miércoles y Jueves 20:00, Viernes 20:30, Sábados 18:30 y 21:00, Domingos 18:00.
Entradas: Desde 12.60€ en ElReinaVictoria, entradas.com, atrapalo. Desde el 11 de Septiembre.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Critica, Blog de critica teatral, Critica teatral. Teatro. Reseñas. Cartelera. Programación, Crítica teatral, critica teatral Madrid, crítica teatro, crítica teatro Madrid, crítica, críticas, Madrid