Teatro: En casa. Teatros del Canal

La disputa entre Oriente y Occidente, esa dualidad que parece mantenernos enfrentados desde hace tanto tiempo y que no conseguimos dejar atrás. Las luchas religiosas, por el poder, por los recursos, sea cual sea la razón, conocemos más la ciudad de Kabul (y Afganistán en general) más por los bombardeos sufridos que por su riqueza cultural o su belleza paisajística. Una visión más global nos haría apreciar que no tenemos en nuestra mano toda la realidad, como es la vida en estos lugares en guerra, y por qué los países de nuestro "entorno" tienen tanto interés en prolongar esta agonía.



Una mujer sufre por su amor hacia un lugar denostado por su entorno, por la sociedad que le rodea, por el llamado primer mundo. Pero ella quiere darnos a conocer su versión, lo que ella conoce del país, más allá de luchas religiosas y guerras territoriales. La persona que intenta darnos su versión ha estado indagando, ha viajado hasta allí, para conocer un Afganistán muy diferente al que nos imaginamos y, por supuesto, en las antípodas de ese lugar arrasado y desolado que se nos muestra en las noticias. Kabul ha sido un lugar especial que entre todos hemos convertido en cenizas. 


En el año 1999, el escritor Tony Kushner ("judío, homosexual y antisionista"como él mismo se define) escribió el díptico "Homebody/Kabul" en el que habla de la relación de una mujer con Afganistán, su historia y la visión que tenemos de un país desolado por las guerras. En la primera parte, la que se puede disfrutar estos en los Teatros del Canal, una mujer inglesa nos habla, desde su casa de Londres, sobre el impacto emocional que ha causado en ella la indagación sobre Afganistán tras un viaje al país islámico. En la segunda se nos cuenta el viaje que emprende su familia en su búsqueda, en un país desolado por regímenes totalitarios, guerras y terrorismo. La obra se estrenó en Nueva york tras los atentados del 11-S con una gran polémica por la intención del autor de plasmar todas las realidades, sobre todo en su segunda parte, en la que se refleja la vida en un país desolado como Afganistán, que por aquel entonces era pooco menos que el infierno para los estadounidenses.



Corría el año 2007 cuando Mario Gas, director por aquel entonces del Teatro Español, estrena esta obra con un formato distinto al que vemos estos días, ya que por aquel entonces cambió el patio de butacas por una grada, para que los espectadores vieran desde las distintas perspectivas los conflictos existentes entre Oriente y Occidente, que tan claramente se reflejan en la obra. La actriz Vicky Peña, que se encargó de la traducción del texto, recibió innumerables premios como mejor actriz protagonista, entre los que destacan el Max y el Mayte, en la que se considera como una de sus mejores interpretaciones, que hablando de ella es decir mucho.



Este elegante producción de Estudi Bárbara Granados y Teatro La Gleva nos remueve por dentro a la vez que nos abre los ojos sobre el conflicto entre Oriente y Occidente, pero sobre todo nos habla de un lugar desconocido para casi todos, aunque estemos cansados de escucharlo, y del que todos tenemos una imagen que dista mucho de la realidad. La dirección de Mario Gas (con Concha Milla como ayudante de dirección) nos hace deambular entre el dolor y la sonrisa, entre la incertidumbre y los prejuicios, para presentarnos un retrato muy alejado de nuestra percepción, sobre un lugar que lleva demasiado tiempo castigado por diversas injusticias, sobre todo religiosas. Un texto que huye de tópicos manidos, y que el director sabe manejar a la perfección, dándonos en todo momento la dosis justa de ficción y realidad, golpes directos al corazón ante una realidad desconocida, derrumba multitud de tópicos sobre un lugar tantas demonizado, y lo hace con la frescura de quien sabe medir los tiempos teatrales a la perfección.


La historia nos conmueve desde el mismo momento en que la protagonista, una descomunal Vicky Peña, enciende la luz de una estancia de su casa de Londres y se sienta para hablarnos de una guía turística que está leyendo sobre la ciudad de Kabul, en lo que realmente es una invitación a que le acompañemos a rememorar un viaje que ella comenzó hace mucho tiempo. La obra nos invita a pensar, a reflexionar sobre las tendencias, las políticas y las religiosas, las corrientes que nos han llevado a este continuo malestar, a esa sensación de lucha continua que aún a día de hoy resuena a nuestro alrededor. Esta obra se balancea entre el humor y el drama, el sarcasmo y la crítica, una manera muy "digerible" de hablar de cosas realmente dolorosas. Nos hace pensar en lo que hemos hecho mal, como individuos y como sociedad, pero sobre todo nos plantea la dicotomía, siempre recurrente, entre el bien y el mal, que en este caso se nos muestra como irreal, ya que todos somos en cierta manera culpables, víctimas de las circunstancias y de nuestro entorno.



Esta mujer que se mantiene casi equidistante en todo lo que cuenta es la gran Vicky Peña, una de nuestras actrices más laureadas. La actriz, que quedó marcada por un personaje ten intenso como este, ha cosechado innumerables éxitos a lo largo de su carrera. Memorables sus interpretaciones en montajes tan distintos como "Sweeney Todd", "Un tranvía llamado deseo", "La reina de la belleza de Lenane", "Marburg" o la más reciente "Follies", en la que volvía a coincidir con Mario Gas, hace ya siete años. Por eso esta reposición tiene un doble interés, volver a ver a una de las grandes y además poder asistir a uno de sus trabajos más complejos y exitosos.


Para la actriz "es una obra que muestra la indiferencia desde la que asistimos al naufragio de una civilización, al intento de explotación y dominio del tercer mundo por parte de los países más ricos, pero el autor lo hace sin juzgar a nadie" y con ese tono "conciliador" trata ella a un personaje que nos habla con franqueza y el dolor de lo vivido. La maestría de la actriz la lleva a crear un personaje poliédrico, con muchas dudas sobre todo, con muchos reproches hacia misma, pero que permanece fuerte ante sus ideas, con una contundencia absolutamente demoledora. Una mujer que nos invita a recordar, a conocer un país y una historia desconocida, y lo hace desde la postura de alguien que conoce el lugar y lo ama, por ello le duele todo lo que ocurre. La sencillez con la que Peña se desenvuelve en escena es abrumador, se desliza de la comedia al drama sin problemas, sin ningún esfuerzo, consiguiendo la total empatía del público.


Dentro de la sobriedad del montaje destaca la escenografía diseñada por Antonio Belart (que se encarga también del vestuario). La escena se desarrolla en su totalidad en el despacho de la protagonista, con una mesa, dos sillas y una alfombra que nos sitúan en un lugar acogedor, donde ella se sitúa para sincerarse ante nosotros. El otro elemento técnico que apoya la escena es la iluminación, diseñada por el propio Mario Gas, que mantiene la regia estabilidad de la estancia donde sucede la obra. Por último hay que destacar la banda sonora realizada por Jose Antonio Gutiérrez, que en momentos puntuales cambia el tono de la obra.


 
La obra, pese a la polémica que le acompañó en su estreno en Nueva York, es una joya tanto por la profundidad del texto como por la maravillosa interpretación de Vicky Peña. Todos tenemos en la cabeza ese Kabul que hemos visto tantas veces bombardeado por televisión, ese país denostado por el terrorismo y las continuas guerras. Montajes como este ayudan a empatizar más con lugares que tenemos infravalorados, a los que incluso les tenemos pena o antipatía, por todo lo ocurrido en los últimos tiempos. Un lugar desconocido para el gran público, que este precioso y contundente montaje nos ayuda a valorar, porque como dice la protagonista "A mi me gusta todo el mundo". Para muestra de la belleza que han destruido las guerras, el precioso poema que sobre Kabul se recita en la obra.
-------------------------------------------------------------------------------
En casa
Teatro: Teatros del Canal
Dirección: Calle Cea Bermúdez 1
Fechas: De Miércoles a Sábados a las 20:00. Domingo a las 21:00.
Entradas: Desde 10,50€ en teatroscanal. Del 26 de Septiembre al 13 de Octubre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Critica, Blog de critica teatral, Critica teatral. Teatro. Reseñas. Cartelera. Programación, Crítica teatral, critica teatral Madrid, crítica teatro, crítica teatro Madrid, crítica, críticas, Madrid