Mammón en Teatros del Canal


Éxito de crítica y público, el boca a boca hizo lo propio y Mammón ha tenido entradas agotadas en cada una de las funciones que se ha representado. Después de ir a disfrutarla, ahora lo entiendo todo. 

Original, divertida, frenética, trepidante, diálogos en los que nada sobra y nada parece faltar. Una  completa vorágine, una absoluta paranoia en la que puedes creerte todo o nada al mismo tiempo. Yo aun hoy, dudo si Nao Albet y Marcel Borràs tuvieron la osadía de irse a Las Vegas a jugarse el dinero público por un sueño.
Nao Albet y Marcel Borràs se representan a ellos mismos en Mammón, pero son a su vez autores y directores de este dislate con sentido. ¿Cómo lo han hecho?  ¡Yo que sé!  o son unos genios o se les ha ido la olla por completo y han creado esta genialidad llevada a escena de la mano  de un elenco que aceptó el reto y ha entendido a la perfección la propuesta. Un engranaje perfecto, desde la seriedad del que construye un montaje que se sale de toda norma y encorsetamiento. Atreverse a jugar, teatralmente hablando y a apostarlo todo a una ficha es lo que han hecho. Y sin duda, les ha salido una apuesta redonda. 
Irene Escolar y Ricardo Gómez serán los primeros en salir a escena y nos explicarán los motivos de porque esta obra de teatro documental no será representada. A ambos actores les habían confirmado su participación en la obra hacía unos meses, pero los directores no respondían a los mensajes ni las llamadas... ¡ Coño ! Estaban en Las Vegas jugándose la pasta del proyecto.

Necesitan ciento veinte mil euros y solo disponen de cuarenta mil y no se les ocurre otra idea que jugarse el dinero en los casinos de Las Vegas para triplicarlo y poder cumplir así con lo que ya se había convertido en una obsesión para ambos. 
Comienza aquí un entrelazado de géneros teatrales y nos venía a la cabeza música, películas ya vistas entre peyote, coca e imágenes en una gran pantalla, que nos situaban en los lugares mas sórdidos de Las Vegas.  El público ya era parte de la jugada, y tanto que lo era, solo faltaba que el público participase en la mesa de cartas y pudimos participar jugando al Black Jack. 

Se lo contamos:
La historia se sitúa cerca de la antigua Khalpe (el actual Alepo), en el centro de un valle lleno de cuevas rebosantes de piedras preciosas. Allí, dos familias conviven en armonía pero con la llegada de un hombre misterioso la paz se ve alterada y aparecen odios y rencores entre los herederos de cada familia. A partir de aquí Marcel Borràs se obsesiona con el mito de Mammón y decide volver a Barcelona para contarle a su compañero Nao Albet el proyecto que tiene en mente. Albet será desde ese momento cómplice y parte del nuevo proyecto. 
No hay palabras para definir la interpretación de  Irene Escolar, que se está convirtiendo en un camaleón en escena, los cambios de registro a ritmo desenfrenado, suponen un imponente trabajo  por parte de la actriz, dejarse la piel ya es poco para describirla. En el papel de Crystal, convertida en la musa de los directores está espectacular, no imaginamos las horas de ensaño en la barra de Pole dance, pero más aún en el papel de la mujer china que reparte suerte en el casino, su talento se lo pone fácil al resto de compañeros de elenco a los que da herramientas de sobra para lo que fue un desbordante juego teatral. Ricardo Gómez sobresale en sincronía con su compañera de elenco exultante y enérgico, ya fuera como botones de hotel o como aquel chicano chulesco que tanto nos hizo reír. Pero más aun tenían otra sorpresa preparada un último personaje cómplice, de aquellos que ya están de vuelta de todo, el gran Manel Sans interpretando a Dylan Bravo, personaje peculiar donde los haya, que enseñó parte de lo que sabía a los desquiciados directores que andaban ya desbordados y perdidos de tanto alcohol y horas de juego. 
Impecable trabajo de José Novoa en el trabajo de vestuario y escenografía, situándonos perfectamente en todos y cada uno de los espacios desde Alepo, a los propios Teatros del Canal y los casinos, baretos y hoteles de Las Vegas, junto al trabajo de iluminación de la mano de Adrià Pinar e Igor Pinto en espacio sonoro, sin olvidar la realización del documental por parte de Guillermo A. Chai

¿Ganarían la partida? ¿Conseguirían los ciento veinte mil euros que fueron buscando?. Lo que está claro que sí han conseguido es a un público en pie, para aplaudir el trabajo de todo un equipo que ha creado un diamante en escena, una genialidad en el estado mas puro y literal de la palabra. 

Recomendable es poco, en cuanto vean que queda una entrada y quiten el cartel de agotadas. No se lo piensen, esa entrada tiene que ser suya.    

Mammón
Teatro: Teatros del Canal
Dirección: Calle Cea Bermúdez 1
Fechas: Hasta el 26 de enero 
Entradas: Desde 16€ en teatroscanal. Todas las entradas agotadas para esta obra. 

         

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Critica, Blog de critica teatral, Critica teatral. Teatro. Reseñas. Cartelera. Programación, Crítica teatral, critica teatral Madrid, crítica teatro, crítica teatro Madrid, crítica, críticas, Madrid