Verona 360º en El Umbral de Primavera


Se alza el telón. Y bailamos, entramos en El Umbral de Primavera al son de Lady Gaga, Back Street Boys o Spice Girls. Reímos, bebemos, saltamos a veces; en ocasiones nos sentamos. Así nos recibió la pasada noche esta joven compañía con personajes montescos y capuletos a la medida del gran Shakespeare. Y volvemos a bailar, libremente. Lo que queramos.

Comienza la función. Se nos invita a participar, a actuar en cierta manera, a ser nuevos integrantes de estas dos familias italianas de la nobleza veronesa. Nicolás Pérez Costa, el director, nos presenta esta versión transgresora en cierta manera de Romeo y Julieta en el Lavapiés de hoy. En un mundo intercultural donde las tensiones pasionales y eternas se mezclan y se unen de alguna manera con la noche madrileña. Con la fiesta, con la reflexión también. Esta atrevida propuesta de este grupo de actores y actrices apasionados y apasionantes nos embauca desde el inicio. Nos atrapan con sutileza en sus redes actorales, nos hacen partícipes de su obra, de su momento. Nos convierten en nobles y cortesanas, amantes todos, en una noche gélida, pero acogedora en su renovado escenario
Nos ganan desde antes de empezar. Y así seguiremos hasta el final. A ritmo de música electrónica y viejos temas, aún actuales, nos trasladamos a esa Verona donde las pasiones se sentían, los sentimientos se llevaban hasta el final y donde la rebeldía se pagaba con el honor. Donde la muerte acechaba también, tras la próxima esquina.
 Romeo y Julieta forman una pareja joven, dinámica, viva, enamorada y emotiva, con notas de humor, de eterna nobleza y de tragedia absoluta en sus vidas. Morir por amor o amar por morir. Este tándem establece una buena química que nos transmite en cada movimiento, en cada gesto y mirada, en cada rincón veronés, con ese aire melancólico que nos recuerda tiempos pasados.
Acompañados acertadamente por princesas, amas, padres y madres, Teobaldos, frailes y Mercucios, que nos acompañan en este peregrinaje amatorio, tan cerca, emocional y físicamente. Este montaje, con vocación de micro teatro, nos sumerge en peleas, riñas, desengaños, equívocos fatales, huidas, vueltas, sueños, pesadillas también… tantas sensaciones en tan poco tiempo, y desde dentro, desde el corazón , desde la verdad. Desde la osadía de bailar y cantar a Shakespeare, ¿ Por qué no? .
Todo ello con una implicación sincera y una puesta en escena trepidante, salvaje en ocasiones, violenta en otras. Directa y certera. Del acero al corazón. Gracias a todos.
Esta conocida trama es apoyada por un trabajo de dirección actoral trabajado y logrado, de la mano del argentino Nicolás Pérez Costa en colaboración con Alma Vidal. Un cuidado estudio de los personajes que nos muestran la cara más humana de esta tragicomedia atemporal.
La escenografía, el vestuario al estilo Mad Max y la iluminación acompañan a la acción de una manera muy acertada. Felicidades.
Quizá el sonido podría ser mejorable, ya que debido al barullo hubo pasajes que fueron difíciles de entender.

Anímense, vengan al Umbral. Romeo y Julieta han vuelto a Lavapiés, a la primavera. Están aquí, dispuestos a bailar con nosotros. Diviértanse y bailen. Siempre bailen.

                                              -------------------------------------------------------------------
Verona 360º
Dirección: Calle Primavera, 11.
Fechas: Sábados 7, 14 y 21 de diciembre – 22:30 hrs.Prorrogado: Sábados 11, 18 y 25 de enero – 22:30 hrs.
Entradas: 14€ anticipadas – Entradium, 15€ taquilla – efectivo, 10€ grupos

     

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Critica, Blog de critica teatral, Critica teatral. Teatro. Reseñas. Cartelera. Programación, Crítica teatral, critica teatral Madrid, crítica teatro, crítica teatro Madrid, crítica, críticas, Madrid