Ojos negros en Sala Mirador


 “Camino por el parque mirando al suelo...” Allá por el año 1790 se creó la Real Fábrica de Tabacos de Madrid, conocida popularmente como La Tabacalera, utilizada en un principio como depósito de aguardientes, licores, barajas y papel sellado. Ubicada en el castizo barrio de los Embajadores, acogió en sus entrañas a cientos de trabajadoras, de cigarreras, muchas de ellas chulapas. Mujeres trabajadoras, fieles y cumplidoras. 

Unas 800 trabajadoras estaban en un principio en plantilla, llegando a superar las 3.000 operarias , que a lo largo de la larga jornada despalillaban la hoja o hacían un niño y lo liaban cuando se trataba de puros. Con unas condiciones de trabajo muy precarias, enfermedades, huelgas , injusticias y trabajo, mucho trabajo, estas mujeres fueron pioneras de la lucha obrera en aquellos años, en aquellos siglos. Mujeres luchadoras, con coraje, con fuerza, unidas. Cigarreras. Cuentan las cigarreras, entre otras anécdotas, esa vez que un supervisor cogía, de manera despótica, sus muestras y las tiraba a una pila con agua que había en el centro de la fábrica de Madrid mientras decía “demasiado largo, demasiado corto…” 
Hartas de su gesto, las trabajadoras lo cogieron y lo zambulleron varias veces a la pila mientras decían “demasiado corto, demasiado largo…”. Antecedentes que nos vendrán bien para asistir en la sala Mirador a ver “Ojos negros”, que nos cuenta la historia de diferentes tabaqueras madrileñas en aquellos años duros, aún mas para las mujeres, aun mas para las mujeres trabajadoras , y aun mas para las tabaqueras , con guiños continuos a la ópera Carmen, de Bizet, tabaquera también en una fábrica de Sevilla, con un trágico destino. Unas sillas de enea, tres en concreto, bolsas de tabaco esparcidas por el escenario, muchas, unas cerillas que nos dan algo de luz y calor, y una sirena que anuncia la jornada nos dan la bienvenida en la Mirador. Comienza la función. Tres mujeres, tres cigarreras, nos llevarán por aquella época en un Madrid gris, desdibujado, débil. 
Y nos van contando sus historias, duras, reales, miserables en algunos casos, con coraje siempre. Con unidad. Rupturas continuas de la cuarta pared nos introducen desde un principio en aquellos secaderos, en aquellos patios y talleres al son de las tijeras, al son de las cigarreras. Con su eterna canción… “Cigarrera de ojos negros… “ Podemos ir sintiendo teatro, Podemos con sus manos ajadas y amarillas tocar el teatro. Carmen contra Carmen, combates a muerte, escenas entrañables generacionales, miedos, reivindicaciones , huelgas, ojos vendados que no ven , pero que quieren hacerlo. Guerreras con voz pero sin voto. 
El miedo está en el aire , no en nosotras “. Una vida anodina entre data y data , reacciones desgarradas , ingeniosas, pícaras en ocasionesTodos los días lo mismo: lavar, tender y esperar. Que lástima. Y luego llegas a casa, y nada, y menos en la cama.” Esperas cómicas ante la incertidumbre del jefe, del opresor. Del hombre. Las primeras guarderías donde llevar a esas niños que ya aspiraban tabaco en la teta de la madre. Hermandades de Socorro Mutuo que impedían el despido de las cigarreras mayores. Luz tras el humo. Humo en el corazón . Malkoa Teatro nos hace una propuesta sincera, reflexiva, reivindicativa, feminista y humana. Gracias. Nos emocionan con sus Cármenes, Lolas, Carminas … con sus vidas , con sus gritos y con sus silencios. Con su manera de ver la vida. Siempre hacia delante. 
Nos ganan desde antes de empezar. Al terminar nos han rendido. A sus pies. “Si por mis venas corre humo...” Jaiione Azkona, Alba Sánchez y María Simón son tabaqueras, cigarreras, y antes son trabajadoras, y sobre todo son mujeres, madres e hijas luchando por su presente negro azabache y su futuro incierto y desgarrador. Mujeres y actrices de armas tomar, con una presencia continua y brillante en el escenario, magníficamente ocupado. Utilizado para recorrer esas fábricas oscuras, enormes, desgarradoras. Distintos personajes que nos entremezclan con la Camen de Bizet nos van descubriendo las entrañas de esta maquinaria obrera tan injusta. Fuerza, verdad y teatro. Teatro de cercanía . De corazón. Ese que nos suelen ofrecer las pequeñas salas. “Dijo Dios: Hombre, el pan que comerás con el sudor del rostro ganarás. 
Cigarrera, añadió, tú vivirás con la tijera haciendo tris, tris, tras. “ Iluminación, vestuario, espacio escénico , sonido y fotografía nos lleva al pasado con una sencillez que no nos distrae. Ayuda. Nos lleva, nos conduce. Una dirección actoral que saca lo mejor de estas tres estupendas actrices. Ojos negros, azabaches, brillantes y grandes de las cigarreras. Romanticismo enfermo de una oftalmia que dilataba las pupilas provocado por el polvo del tabaco y la nicotina. Estas mujeres inauguraron el movimiento obrero femenino. Fueron adelantadas a su época. ¿ Se lo van a perder?.
En la Mirador huele a humo,huele a cambio, suenan las tijeras. !Arriba niñas! !Arriba!.
-----------------------------------------------------------------------

Ojos negros
Teatro: Sala Mirador
Dirección: Calle Doctor Fourquet 31
Fechas: Del 21 de febrero al 1 de marzo. Viernes y Sábado a las 20:00 horas ,  Domingo a las 19.30
Entradas: Desde 14€ en lamirador.

        

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Critica, Blog de critica teatral, Critica teatral. Teatro. Reseñas. Cartelera. Programación, Crítica teatral, critica teatral Madrid, crítica teatro, crítica teatro Madrid, crítica, críticas, Madrid