Salas en desescalada: Nave 73



En la Calle Palos de la Frontera en el céntrico barrio de Embajadores rodeada de vida cultural se encuentra esta sala del todo multidisciplinar, artes escénicas, conciertos , formación, el alquiler de espacios. Un lugar de encuentro que comienza en su pintoresca cafetería a la que parece imposible no visitar con amigos antes de disfrutar de cualquier función. Un espacio creado para que podamos sentirnos como en casa, un lugar de trabajo y experimentación.



Hablamos con el equipo de Nave 73 que nos cuenta como ha vivido estos tiempos de encierro y sobre todo las ganas con las que afrontan la reapertura. Todo el esfuerzo puesto en el acondicionamiento de la sala para reencontrarse con el público el próximo mes de Septiembre. El nuevo tiempo visto como una oportunidad, enfrentar las debilidades surgidas como oportunidades posibles, siempre con la idea de que el público y las artes escénicas se necesitan de manera directa. En definitiva, nuevas formas de hacer con el mismo fondo.

Cancelaciones, re-programaciones, las diferentes agendas de las compañías, todo un encaje y un duro trabajo por delante, es tal la seguridad y el enfoque con el que lo están luchando que nada puede salir mal. 

Una constante en la entrevista, "el duro trabajo para volver a abrir en las mejores condiciones", por su parte, y decimos desde aquí que esperamos que por parte de todos , que el público deseando volver cumpla las medidas de seguridad, que tengamos paciencia si sucede algún imprevisto y que también las autoridades están a tiempo, que la nueva normalidad es para todos y está en todos. Entre todos será mas fácil, para que podamos decir, que ningún tiempo pasado fue mejor.  

Pero son ellos y ellas los que nos cuentan todo esto mucho mejor en las próximas líneas.

- Lo primero el antes, ¿En qué proyectos estabais inmersos cuando se decretó el estado de alarma?

Estábamos justo en el inicio de la programación del mes de Marzo que incluía, además, el estreno de dos montajes de mucha envergadura: "Tríbada" de Teatro en Movimiento, y "SerNoSer" de Las Furias y Las Geranios Producciones.

También hacia finales de Marzo debíamos haber hecho la selección final de montajes que participarían en la 8ª Edición del Festival Experimental de Teatro Clásico-ClasicOFF, que se tendría que haber celebrado en la segunda quincena del mes de Julio.

- Llega el día y os dicen que tenéis que parar ¿Cómo fue ese proceso para actores, técnicos?

La verdad es que se produjo todo muy rápido… El fin de semana del 6, 7 y 8 de marzo desarrollamos nuestra programación de manera completamente normal. El miércoles 11 de marzo suscribimos un comunicado de Macomad (coordinadora madrileña de salas alternativas) en el que todas las salas anunciábamos que continuaríamos con nuestra actividad respetando la reducción de aforo recomendada por las autoridades sanitarias y el jueves 12 por la mañana decidimos, de manera unilateral, que Nave 73 cerraba sus puertas desde ese mismo momento. Y el sábado 14 de marzo se decretó el Estado de Alarma.

Fueron horas frenéticas, de mucha tensión, mucha incertidumbre y muchos sentimientos encontrados. Porque, por una parte, teníamos claro que teníamos que intentar seguir con nuestra actividad mientras fuera posible, conscientes de que el parón indefinido en una sala de nuestras características podía suponer no volver a reabrir jamás. Pero, por otro lado, la situación sanitaria se estaba volviendo a cada segundo más insostenible y llegó el momento en el que decidimos que debía primar nuestra responsabilidad como agente social por encima de todo lo demás y ahí ya no hubo dudas: no volveríamos a abrir nuestras puertas mientras no estuviera garantizada la seguridad de público y compañías.

- En un momento tan duro. El mundo de la cultura y el arte nunca para ¿Cómo os habéis movido durante el confinamiento? Directos, colgando vídeos, obras en directo...

Para ser sinceros, en el momento en que cerramos nuestras puertas, nuestra actividad teatral se paró casi por completo. Algunas de las compañías que han pasado por Nave 73 sí que han colgado su material online en algún momento del confinamiento, pero nosotros como sala no contamos con el material necesario para tener un archivo online de los montajes que pasan por nuestra sala, así que en ese sentido no hemos podido aportar gran cosa.

Sí que seguimos, sin embargo, con la formación online de nuestra escuela de Artes Escénicas y los alumnos de nuestro Proyecto Anual de Montaje sí que han compartido muchos de sus trabajos de creación a través de nuestras redes sociales, dando como resultado experiencias creativas absolutamente satisfactorias.

También hicimos un encuentro en directo con motivo del séptimo aniversario de Nave 73 a finales de abril y a lo largo de estas últimas semanas hemos llevado a cabo varios encuentros informativos sobre nuestros cursos para el próximo año.


¿Os ha cambiado esta situación como sala? ¿Creéis que esta situación da paso a nuevas formas de entender las artes escénicas?

Nos ha cambiado, a lo mejor, en el sentido de dar mayor relevancia a las oportunidades que la tecnología nos da hoy en día. Por ejemplo, lo que te decíamos antes de que no contamos con el material necesario para crear un archivo online de contenidos escénicos, pues ahora nos planteamos tener dicho material y crear ese archivo para lo que pueda pasar en un futuro.

En el terreno formativo son más palpables los cambios, porque ya iniciamos la organización del próximo curso partiendo de la base de que pueda darse una formación online y nuestros profesores y la dirección de la Escuela están trabajando a partir de estos supuestos.

No obstante, por mucho cambio estructural que podamos hacer, todos los que nos dedicamos a esto somos conscientes de que las Artes Escénicas necesitan del contacto directo con el público para alcanzar su significado completo, por lo que no concebimos una futura supervivencia para el sector en la que esto no pase. Obviamente, se mantendrán las medidas de seguridad y los controles de aforo mientras sea necesario, no estamos diciendo lo contrario, pero sí que las Artes Escénicas y el público se necesitan de manera directa.

¿Creéis que el sector cultural sale fortalecido a medio plazo? Dado que el público se ha dado cuenta de su importancia durante el confinamiento.

Para que el sector cultural salga fortalecido de esta situación hace falta, sobre todo, que sean las autoridades públicas las que se den cuenta de la importancia del mismo. Hemos visto durante estos meses que países como Alemania consideran a su industria cultural como un bien de primera necesidad y así la han protegido, que otros como Francia y Reino Unido han destinado una partida presupuestaria mucho mayor que España para rescatar al sector cultural… En nuestro país hasta el mes de mayo no se redactaron unas ayudas concretas para la Cultura y, aunque se ha avanzado bastante dadas las circunstancias, creemos que lo fundamental sigue siendo que las instituciones públicas pongan a la Cultura en el lugar que se merece y podamos dejar de ser víctima fácil de cualquier crisis económica que atraviese este país.

¿Cómo ha afectado la pandemia a la sala?

Como ya hemos comentado, Nave 73 cerró sus puertas el día 12 de marzo y hemos decidido que así siga siendo hasta el próximo mes de septiembre (pandemia mediante). Durante estos meses estamos acogiendo varias residencias artísticas a puerta cerrada para permitir a las compañías que desarrollen su actividad de la mejor y la forma más segura posible.

En términos estrictamente económicos, el total de nuestra plantilla se encuentra aún en ERTE por fuerza mayor y hemos tenido que volver a pedir un préstamo ICO, por lo que, de momento y con todos los esfuerzos del mundo, seguimos teniendo intactas las esperanzas de re-apertura. Pero no sabemos cuánto más podríamos aguantar si llega a producirse un rebrote que posponga nuestra intención de volver a la actividad plena durante el próximo otoño.

Tras haber conseguido abrir nuestras puertas en pleno 2013, cuando la crisis económica de 2008 todavía seguía coleando con fuerza, y haber conseguido cierta estabilidad tras siete años de vida, este nuevo e inesperado zarpazo nos coloca, una vez más, al borde del abismo.


¿Cómo veis la iniciativa "aplaude Madrid" impulsada por el ayuntamiento para ayudar al sector de la cultura?

Nos parece una propuesta bastante completa e interesante y hay que decir que desde la delegación de Cultura del Ayuntamiento han trabajado en todo momento codo con codo con el entramado cultural de la ciudad y han escuchado siempre todas y cada una de las propuestas que desde el sector escénico hemos tenido a bien trasladarles.

Veremos en qué queda todo cuando se publique la convocatoria de ayudas y confiamos en que esta buena sintonía se traslade a toda la legislatura.

Ahora que comenzamos a ver algo de luz, ¿Qué esperáis de la llamada nueva normalidad?

Pues esperamos, sobre todo y como hemos dicho antes, poder volver a abrir nuestras puertas al público el próximo mes de septiembre en las mejores condiciones posibles.

En este sentido, consideramos de vital importancia y lo agradecemos infinitamente, que tanto los grandes festivales de verano como algunos teatros públicos puedan empezar a desarrollar su actividad en estos meses. Tanto para que el público vuelva poco a poco a la actividad escénica, como para que todos los agentes del sector empiecen a familiarizarse con la nueva realidad con la que nos tocará convivir.

El estado de alarma lo cambió todo de la noche a la mañana. Se tuvieron que cancelar funciones y obras programadas para estos meses. ¿Habéis pensado volver a programar las obras que quedaron pendientes o pensáis en empezar de nuevo con una programación diferente?

Hemos estado continuamente en contacto con las compañías que ya tenían programado su espectáculo en nuestra sala antes de que todo esto ocurriese, y a algunas trataremos de re-ubicarlas a lo largo de la próxima temporada, pero con otras será imposible hacerlo, bien porque el proyecto quedó cancelado al iniciarse todo esto, bien por lo efímero de algunos proyectos de estas características.

La edición actual de la Muestra de Nuevos Creadores Escénicos – IMPARABLES, que debía haberse celebrado durante la primera quincena del mes de julio, ha sido cancelada toda vez que se trata de una muestra de proyectos salidos de escuelas y centros de formación escénica y este año, por los motivos que ya todos conocemos, dichos proyectos no se han podido llevar a cabo.

Sin embargo, con la 8ª Edición del Festival Experimental de Teatro Clásico – clasicOFF, nuestra decisión ha sido posponerlo y hacer una programación especial que nos sirva para abrir temporada el próximo mes de septiembre. Pero tenemos que reconocer que está siendo una empresa harto complicada, puesto que la mayoría de estos proyectos estaban pendientes de ponerse en pie en el momento en el que fueron seleccionados para formar parte del festival y muchos de ellos, lamentablemente, se han quedado por el camino. No obstante, estamos seguros de poder armar un cartel que haga las delicias de nuestro público cuando llegue el momento de volver a encontrarnos.  


¿Cómo afrontáis la nueva apertura? ¿Qué protocolos habéis tenido que hacer? ¿Cómo vais a gestionar la reducción de público?

La afrontamos, a día de hoy, con muchas dudas e incertidumbres. En cuanto a las medidas a adoptar, contamos ya con un protocolo propio PRL adaptado a los actuales preceptos de seguridad e higiene sanitaria marcadas desde las distintas instituciones públicas, en el que se marca, entre otras cosas, la intensificación de las tareas de limpieza, el control de aforo y usos de espacios.

¿Tenéis ya fecha prevista para la reapertura?

Si todo va bien y no hay ningún cambio reseñable hasta entonces, abriremos nuestras puertas de nuevo el próximo mes de septiembre.

Hay algunas propuestas que han sonado en estos días, como la multifunción o el streaming (pagando), para hacer frente a la obligada ausencia de público. Habéis valorado alguna opción para poder tener una mayor recaudación.

Si somos sinceros, hemos tenido tantísimos frentes abiertos durante estos meses, que este es uno que aún no hemos podido valorar en profundidad. Sí que estamos trabajando, como ya hemos comentado antes, en la adaptación de nuestra rama formativa a las nuevas necesidades de cara al próximo curso y sí que nos planteamos una ‘modernización’ en el plano tecnológico para, dado el caso, poder llegar a más público. Pero, a día de hoy, seguimos inmersos en la búsqueda de un modelo que nos permita subsistir artísticamente y que nos permita seguir haciendo lo que ya estábamos haciendo, sin haber puesto aún mucho el foco en la rentabilidad económica.

De hecho, el fin último de salas como la nuestra no es el meramente económico y no buscamos la rentabilidad por encima de todo, sino que actuamos como agentes dinamizadores de la cultura de base de nuestro entorno y servimos, como en la situación actual, de centro de acogida y de viveros de creación para que compañías y profesionales del sector escénico puedan desarrollar su trabajo con total libertad.

¿Habéis valorado ampliar vuestra propuesta cultural para dar cabida a otras actividades y así cuadrar las cuentas?

Nave 73 ya es en esencia, y desde su nacimiento, un centro multicultural en el que tiene cabida la creación y exhibición teatral, la formación en Artes Escénicas, la exhibición de Artes Plásticas en nuestra Sala de Exposiciones, los alquileres para eventos externos e incluso tenemos espacio para una pequeña y coqueta cafetería que sirve de punto de encuentro para todo lo anterior, con lo que diversificar aún más nuestra propuesta se nos antoja un poco complicado en estos momentos.


¿Cómo veis el teatro en los próximos meses?

Lo vemos con las dudas e incertidumbres propias con que vemos la vida en general en estos momentos. La situación con respecto a la crisis provocada por el COVID-19 cambia cada día y nadie puede asegurarnos con total precisión qué pasará mañana. Así que, en este sentido, creemos que el teatro tiene aún por delante unos meses bastante convulsos y que tendremos que andar sobre la cuerda floja durante una larga temporada.

¿Creéis que es posible la vuelta del teatro con las restricciones actuales?

Creemos que es muy difícil, pero que se puede conseguir. Para ello, como decíamos antes, es vital para salas pequeñas como la nuestra que los grandes festivales de verano y los espacios públicos tomen la iniciativa y nos enseñen el camino a seguir.

No obstante, hay medidas que se están marcando desde las instituciones públicas que no parecen tener mucho sentido. No entendemos, por ejemplo, como desde hace semanas los aforos de transportes públicos, trenes y aviones pueden ir al 100% de su capacidad, sin respetar las distancias de seguridad y, sin embargo, se siguen implantando restricciones de aforo en eventos culturales incluso cuando estos se llevan a cabo en espacios al aire libre.

Pero más allá de estar más o menos de acuerdo con según qué medidas, creemos firmemente que para conseguir que esto salga adelante es indispensable la colaboración y responsabilidad individual de los profesionales del sector y, sobre todo, del público que acude a las representaciones. Porque de la responsabilidad individual de cada uno depende el éxito colectivo de todo un país en estos momentos.

 ¿Os ha dado tiempo para pensar en proyectos nuevos o la ilusión está puesta en sostener lo que había antes del encierro?

Como os comentábamos antes, la actividad de Nave 73 ya está bastante diversificada de por sí, cosa que nos ha costado mucho esfuerzo y dedicación durante todos estos años y de lo que nos sentimos muy orgullosos. Y si a eso le sumas el esfuerzo titánico que tendremos que hacer ahora para adaptar lo que ya teníamos a la nueva realidad que nos está tocando vivir, no nos da la cabeza ni el ánimo para pensar en nuevos proyectos ahora mismo.

Trataremos de luchar al máximo y hasta el final por mantener lo que tanto nos ha costado levantar en estos siete años de aventura de Nave 73.




Estaremos atentos para contaros todas las novedades y la programación para Septiembre.


Nos queda desear mucho animo en una etapa de incertidumbre pero en la que somos conscientes que entre todos y con la constancia y trabajo de salas como esta, nada saldrá mal. 

                                         
-----------------------------------------------------------

Teatro: Nave 73
Dirección: Calle Palos de la Frontera 5.
Fechas: Reapertura en Septiembre.
Entradas: Desde la web del teatro nave73.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Critica, Blog de critica teatral, Critica teatral. Teatro. Reseñas. Cartelera. Programación, Crítica teatral, critica teatral Madrid, crítica teatro, crítica teatro Madrid, crítica, críticas, Madrid