Familia Camino en Teatro Lara

 

Lírica intimista viene a la cabeza constante. Es una delicia presenciar aquello que está creado desde el corazón. Cuando se ha puesto el sentimiento y la esencia naturalista al servicio ante todo de uno mismo para así transmitirlo y conseguir que llegue al espectador de tú a tú. Sin expectativas, ni pretensiones.  No parece un texto escrito para impactar o para llegar fácilmente al espectador, pareciera mas bien trazado desde la verdad y la propia vivencia. Con tintes autobiográficos Cesar Camino en su estreno como director y dramaturgo nos presenta a una tierna y no tan peculiar Familia Camino.

Una comedia de tintes tragicómicos, que cuentan una dura realidad que tantos hoy viven, pero sin que duela. Entendiendo una sabia  máxima, lo que importa, no es lo que te sucede, sino cómo reaccionas a lo que te sucede.

Un día fueron ágiles, vivaces, se han pasado la vida cuidando de los demás y hasta hace dos días de nosotros, si,de ti también. Hoy son más torpes, tienen achaques y en ocasiones no pueden ni cuidar de ellos mismos. En nuestras aceleradas e insípidas vidas, no tenemos tiempo para ayudarles, porque lo nuestro siempre pareciera lo más importante. Nunca tenemos tiempo, siempre nos sobran excusas, para ir a verles, para chequear sus medicinas o simplemente para estar.  ¡Que vidas más trepidantes tenemos¡

Lo que solemos tener, es un negocio que no va del todo bien, una pareja con la que estamos a punto de separarnos y un hijo al que ni escuchamos, ni sabemos si suspendió alguna este curso. Una existencia vacía, una vida por la que transitamos sin darnos cuenta de lo que es verdaderamente importante. Que la felicidad siempre está a un paso y no sabemos verlo. Si bien en todo este lío, hay un problema de fondo, siempre han cuidado de nosotros y ahora lo que ocurra sea quizás que no sabemos como cuidar de los demás.

Sobre todo esto nos habla este texto de concepto universal, bien construido y dirigido por el  propio Cesar Camino que se acompaña de un elenco con el que nada podía salir mal. De su mano una coctelera en escena, la experiencia, la presencia escénica, burbujeante comicidad, y la ternura ó más bien la humildad del que de verdad sabe hacer.

Se lo contamos:

Qué más podría pasar cuando estás a punto de perder tu casa y tu negocio. Que tu mujer te pida el divorcio. Ya… ¿pero qué más? Tener que volver a tu casa natal para cuidar de tu anciana madre, que está sola y seguro que se cae y se rompe algo… ¿Por qué está sola? Porque tu anciano padre se ha caído y se lo han llevado al hospital. ¿Cómo puedo parar mi embargo y acompañar a mi madre al baño a la vez? Contratando a una cuidadora. Ya… ¿Pero y si la cuidadora crea más problemas de los que resuelve?.

Padre, madre, hijo y cuidadora vivirán una experiencia que cambiará su futuro y la manera de relacionarse con los seres queridos.

¿Estamos preparados para cuidar de nuestros mayores? La obra ofrece un manual para vencer nuestro egoísmo y dar lo mejor de nosotros a quien ya no puede recompensarnos más que con una simple mirada de agradecimiento.

Pero está obra como ya les dijimos es como la propia vida. ¡Un auténtico dislate!. Así nos lo demuestra un reparto con el que conectaremos desde su entrada a escena. Tina Sainz está excepcional, cariñosa y delicada, el párkinson y sus aturdidos andares se presentarán como una realidad, no como un elemento para incomodar o llevar a la lágrima fácil. En la vida sucede y Sainz nos lo acerca de una manera muy sabia, junto a ella Cesar Camino, que tiene un hermano, pero que no está, ni hay visos de que esté en un corto espacio de tiempo, al teléfono sí ahí si está, en Boston. Con Camino se resuelven diferentes cambios de registro, aparecía nervioso, más bien azorado hasta que la tranquilidad de una casa, del hogar le iba inundando y el peso, la obligación era menor para convertirse en un aliado, un proceso que vemos sin cambios bruscos ni estridencias. Sucede, como en la propia vida.

Pero ¡Ay! , cuando aparece Eloy Arenas. No les podemos decir de donde viene, porque ya lo descubrirán. Lo que si les podemos contarles, es que le veremos, gruñón, divertido, con un corazón entregado a su mujer, por eso se ha tenido que venir con lo puesto. No es que admire mucho a su hijo, pero es su hijo y como tal le quiere. Compañerismo fuera de serie en escena que completa con su carismática y reconocible voz y presencia y en el tándem con Sainz dibujan un matrimonio de muchos quilates.

Dónde encontraron a Dora, la cuidadora, tampoco se lo podemos desvelar, porque vaya sitios más raros por los que viene y va esta familia. Carmen Flores Sandoval es un contrapunto equilibradamente atrevido, deslenguada, pero con billetes, que Dora siempre tiene billetes. Nos reiremos con ella y seremos cómplices desde el primer momento, con su descarada personalidad que añadirá si cabe mas enredos a esta familia.Y billetes, Dora tiene billetes, si hay algo que pagar, Dora saca un billete. Siempre con un constante hilo conductor, el cariño y el respeto.

En un instante el hijo sube el tono de voz dirigiéndose a su madre y acto seguido expresa “Perdón, por haberte hablado así”. No lo dejen pasar por alto, es anecdótico en el mismo grado que importante y en su vida, no lo olviden. Quédense con la frase.

Marta Guedan en el trabajo de escenografía nos presenta el salón de una casa actual, con aquel teléfono que cuarenta años después de tener el teléfono en casa, resulta que es de la compañía y si te vas tienes que devolverlo y tu madre no se quiere ir de la compañía porque no quiere perder el teléfono ¡Vive Dios! que disparates. Un trabajo que nos acerca más si cabe a la que ya es nuestra propia historia, mostrando junto al trabajo de iluminación de Carlos Alzueta la otra parte de la vida de Cesar, sus idas y venidas para no perdernos nada.

El trabajo de vestuario de la mano de Mario Pinilla de tono costumbrista cierra el círculo de una obra que nos hará reírnos, disfrutar de un maravilloso elenco y sobre todo reflexionar sin estridencias y desde la verdad, sobre nosotros y la relación con nuestros mayores, recordando que lo que importa, no es lo que te sucede, sino cómo reaccionas a lo que te sucede.

¿Cómo te gustaría que se comportaran contigo?

Cercanamente recomendable.

                                     --------------------------------------------------------------------------
 
Familia Camino
Teatro: Teatro Lara
Dirección: C/Corredera Baja de San Pablo
Fechas: Hasta el 9 de Enero de 2021
Horario: Viernes y sábado.
Duración: 75 minutos
Entradas: Desde 14€ 








No hay comentarios:

Publicar un comentario

Critica, Blog de critica teatral, Critica teatral. Teatro. Reseñas. Cartelera. Programación, Crítica teatral, critica teatral Madrid, crítica teatro, crítica teatro Madrid, crítica, críticas, Madrid