Teatro: Viejo amigo Cicerón. Teatro La Latina.

Un joven estudiante aparece recostado sobre la mesa en una biblioteca, todo hace indicar que se ha quedado dormido después de bastante tiempo leyendo y estudiando.

A continuación, entra en la sala un señor mayor, lleva gabardina y varios libros que se dispone a volver a colocar en su estantería correspondiente. Al percatarse de la presencia del joven intenta de diversas y divertidas maneras despertarle. Cuando por fin lo consigue,   inician una conversación.




De este modo tan sencillo comienza Viejo amigo Cicerón, un viaje en el tiempo en el que dos estudiantes y un enigmático “profesor” todos ellos perfectos desconocidos se convierten en personajes históricos. Nada más y nada menos que Marco Tulio Cicerón, su fiel secretario Tirón y su amada hija Tulia. De esta original manera la historia os traslada desde una acogedora sala de una biblioteca del siglo XXI hasta el año 40 a.C., época en la que vivió Cicerón.

 

“Los libros son los únicos amigos que nunca nos traicionan”

 

Las discrepancias alrededor de la figura de Cicerón se han mantenido desde su muerte hasta el día de hoy. Las opiniones van desde un extremo al otro, como bien expresa el joven estudiante “Unos ensalzan su coherencia política y su integridad moral; otros, en cambio, lo presentan como un político vanidoso, oportunista y débil de carácter”.

Se trata de la conjunción entre una clase magistral de cultura clásica y un cátedra de filosofía. Se nos presenta a un Cicerón más humano que nos plantea las contradicciones, las dudas a las que se enfrenta cualquier persona a lo largo de su existencia.  Gracias a Cicerón entendemos las decisiones de Julio César, su animadversión hacia Catilina, su afecto a Bruto, su odio a Marco Antonio y su simpatía por Octavio.

Cicerón en un tono nostálgico nos va explicando las distintas tesituras por las que fue pasando a lo largo de su vida.  Porqué a pesar de la amistad que le unía con César decidió mantenerse fiel a la república cuando éste cruzó el Rubicón (algo que tenía expresamente prohibido) y se puso de parte de Pompeyo lo que motivó su “destierro” y un considerable perjuicio patrimonial. Como se sigue considerando que tuvo una participación como instigador en el asesinato de César en lo Idus de Marzo.

 


Cicerón vivió durante una de las épocas más convulsas, vivió la guerra civil entre el Senado y Pompeyo contra Julio César. Una vez asesinado Julio César se posicionó frente a Marco Antonio y fue considerado enemigo del Estado por el Segundo Triunvirato.

Lo más acertado de la obra es que el Cicerón que se nos presenta es atemporal. Se nos acerca con un lenguaje muy coloquial y nos habla del momento actual de ambición, corrupción, traiciones no muy distintas a las que vivió en su época.

La obra se desarrolla con un ritmo muy vivo, las reflexiones de Cicerón pese a tener más de dos mil años de historia están más vigentes que nunca. Su pensamiento se mueve con soltura entre la filosofía, la retórica, la política y la oratoria.

 

“No podemos cambiar el pasado, pero debemos prever el futuro”

 

A diferencia de lo que sucede con otros clásicos el conocimiento del pensamiento de Cicerón ha llegado a nuestros días fundamentalmente por que se conservan bastantes de sus obras.

La dramaturgia es obra de Ernesto Caballero, que después de estudiar Letras se graduó en la RESAD. Es dramaturgo, director de escena, profesor y hasta hace poco director del Centro Dramático Nacional. Ha obtenido el Premio José Luis Alonso, el premio de la Crítica Teatral de Madrid y un Premio Max a la mejor adaptación teatral.

El texto muy bien estructurado, muestra de un modo ejemplar los conflictos interiores de Cicerón, la pugna entre la razón y poder, el verbo y la fuerza. Navega con perfección entre los monólogos y los apasionados diálogos con Tirón y Tulia. Estableciendo una especie de viaje en el tiempo desde la sala de estudio de una biblioteca de hoy en día a la época en que vivió Cicerón.

 


Nos habla de la democracia y del pueblo, dejándonos en el aire preguntas como “¿Está justificada la rebelión en pro de unos determinados derechos, aun atentando contra la legitimidad de un porcentaje de la población?, ¿Deben estar las leyes vigentes por encima de cualquier poder?, ¿Debe prevalecer la legitimidad de las leyes y el deber de cumplirlas, como esencia de los más avanzados sistemas democráticos, o imponerse la voluntad de una mayoría constituida de una forma ilegítima al sistema político actual?”. 

Mario Gas es el director de la obra, donde el protagonismo principal corresponde a la palabra como no podía ser de otra manera al tratarse de Cicerón.  Muy acertada la elección tanto de Alejandro Bordanove como de Maria Cirici que se complementan a la perfección con el personaje de Cicerón. Mostrando a lo largo de la obra diferentes registros en sus personajes desde el recelo inicial al encontrarse con el profesor hasta aparecer más inmersos en el momento que Pou les traslada hasta su “época”.

La obra nos atrapa nada más acceder al teatro, sobre el escenario encontramos la sala de una biblioteca con todos los detalles y un diseño cuidadísimo. De la escenografía se encarga Sebastiá Brosa muy conseguida, a la altura de la obra y que nos ayuda a introducirnos en la historia que nos van a contar.

 

“Tu conciencia es la más dura de las condenas”

 

El reparto está formado por uno de los más grandes actores que podemos tener el privilegio de ver José María Pou. Mientras estudiaba en la RESAD debuta en el teatro profesional con Marat Sade, a partir de ahí ha participado en innumerables películas con los más grandes directores (Julio Medem, Amenábar, Garci, Montxo Armendáriz, Pilar Miró). En televisión (Estudio 1, Historias del otro lado, Policías, La catedral del mar) y sobre todo en teatro ("Moby-Dick", "Sócrates, juicio y muerte de un ciudadano", "Fuegos", "Hélade", "El rey Lear", "La gaviota"). Pou y Mario Gas vuelven a coincidir después de haber trabajado juntos en Sócrates, juicio y muerte de un ciudadano, estrenada en 2015 en el Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida al igual que Cicerón.



Le acompaña Alejandro Bordanove, licenciado en arte dramático por el Institut del Teatre de Barcelona. En teatro ha participado en Justicia, El Gran Mercado del Mundo, Interiors, L’AlegriaThe Last Cabaret . En 2018 fue nominado a los Premios Butaca como mejor actor protagonista.

El elenco lo cierra María Cirici, licenciada en Arte Dramático por el Institut del Teatre, ha participado entre otras en  Geronimo Stilton, el Musical, Ascenso y caída de la ciudad de Mahagonny, La muerte de un viajante, Las Troyanas en el Festival de Teatro Clásico de Mérida (2008), y A little Night Music. Bajo la dirección de Mario Gas trabajó en Follies.




Fundamental no dejar de ver esta obra tanto por lo que nos cuenta e invita a reflexionar como por tener la oportunidad de ver a uno de los más grandes actores que ha dado el teatro.

VOLVAMOS A LOS TEATROS. LA CULTURA ES SEGURA.


----------------------------------------------------------------------------

Teatro: Teatro La Latina
Dirección: Plaza de la Cebada 2.
Fechas: Del 4 de Febrero al 14 de Marzo. De Martes a Viernes 20:00. Sábados 17:30 y 20:00. Domingos a las 19:00.
Entradas: Desde 20€ en LaLatina.

Reparto

José María Pou
Alejandro Bordanove
Maria Cirici

Ficha artística

Autor: Ernesto Caballero
Director: Mario Gas
Escenografía: Sebastià Brosa
Iluminación: Juanjo Llorens
Vestuario: Antonio Belart
Espacio Sonoro: Orestes Gas
Vídeoescena: Álvaro Luna
Ayudante de dirección: Montse Tixé
Ayudante de iluminación: Rodrigo Ortega
Ayudante escenografía: Paula Font
Dirección de producción: Maite Pijuan
Producción ejecutiva: Marina Vilardell
Jefe de producción: Álvaro de Blas
Dirección oficina técnica: Moi Cuenca
Oficina técnica: David Ruiz
Regidor: Paco Montes
Sastre: Cristian Magallanes
Técnico sonido: Pablo de la Huerga
Construcción escenografía: Arts-cenics y Taller escenografía Joan Jorba
Confección vestuario: Època y Goretti



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Critica, Blog de critica teatral, Critica teatral. Teatro. Reseñas. Cartelera. Programación, Crítica teatral, critica teatral Madrid, crítica teatro, crítica teatro Madrid, crítica, críticas, Madrid