Teatro: Dados. Naves del Español





Tras la impactante "Preludio", esta semana llega a las Naves del Español "Dados", el poderoso montaje de José Padilla. Dentro del ciclo "Plataforma", en el que se han seleccionado algunos de los mayores éxitos del teatro Off de los últimos años, destaca este montaje que ya pudimos ver en el añorado Pavón Teatro Kamikaze o en la sala negra de los Teatros del Canal, hace ya tres largos años. Este es un ciclo que agolpa montajes llenos de frescura, de juventud, de realidades varias que nos presentan puntos de vista muy diversos. En las próximas semanas podremos ver dentro de este ciclo "La mujer más fea del mundo" (del 11 al 16 de Mayo) de Bárbara Mestanza y Ana Rujas, "Generación Why" (del 18 al 23 de Mayo) de Teatro en Vilo, "La plaga" (del 25 al 30 de Mayo) de Chiqui Carabante y "La rueda" (del 1 al 6 de Junio) de Irene Poveda. Además existen abonos para asistir a tres o a los seis espectáculos del ciclo.


"Tampoco tienes por qué sentirte combinado por concepciones binarias en lo que al sexo y al género respecta. Sin ir más lejos, al dios de los elfos Corellon Larethian se le representa a menudo de forma andrógina, y muchos elfos del multiverso han sido creados a su imagen y semejanza". Este texto que pertenece al reglamento del juego de rol "Dragones & Mazmorras" parece el punto de partido y el eje principal sobre el que gira la obra de la compañía Ventrículo veloz ("El último romántico", "Por la boca", "Papel"), que consiguió el Premio Max 2019 al Mejor espectáculo familiar o juvenil. Una pieza que navega entre el misterio y la comedia, con un lenguaje muy cercano a la juventud y hablando de temas que preocupan a los adolescentes desde un prisma que les acerca mucho tanto a la concepción como al desarrollo de la historia.




José Padilla ("Las crónicas de Peter Sanchidrián", "Haz clic aquí", "Trabajos de amor perdidos", "La isla púrpura") es el autor y director de esta particular obra, en la que se conjugan multitud de temas y de géneros. Esta pieza forma parte de la "Trilogía Veloz", como miembro de la compañía Ventrículo Veloz, junto a "Papel" y "Por la cara", con las que pretende mostrarnos un tríptico sobre los problemas de los adolescentes desde distintos prismas. En el primero nos hablaba del acoso escolar, en "Por la boca" abordaba los trastornos de la conducta alimentaria, y en este tercer montaje nos habla de la identidad de género. 

La compañía reconoce que quieren acercarse a los jóvenes y "plantearles los problemas sociales que les rodean mediante una experiencia teatral, con el espíritu con el que los griegos utilizaban el teatro de educar en libertad, respeto y tolerancia. Con ello, no queremos imponerles un modelo de conducta, ni de pensamiento, simplemente les exponemos temas que les preocupan y dejamos que ellos saquen sus propias conclusiones, apelando a su inteligencia y su capacidad de análisis".



La historia navega entre la ciencia ficción y el surrealismo, entre la denuncia social y el costumbrismo de unos personajes que nos resultan muy cercanos a la realidad. Una historia que va girando por distintos parajes, para descubrirnos en el tramo final en verdadero propósito de la misma. Un viaje por la poderosa personalidad del protagonista, que poco a poco se va desnudando ante nosotros, para mostrarnos todos sus miedos y sus pensamientos más íntimos. Un relato que nos habla de la búsqueda de la propia identidad y de la necesidad de llegar a ser quien de verdad somos, sin importarnos lo que piense el resto del mundo o las consecuencias que ello nos traiga.

La obra se nos muestra como una comedia con tintes de misterio, de relato de intriga, para terminar explotando como un gran alegato en favor de la identidad de género. Los continuos giros de la historia nos van encauzando por los diversos prismas de las personalidades de X e Y, para ir descubriendo a lo largo de esta inquietante velada nocturna, todo lo que ambos tienen que exteriorizar para poder seguir su camino. Una noche que comienza casi como un duelo y acaba en un encuentro fraternal que podrá cambiar sus vidas para siempre.


X es un joven adolescente que trabaja en una tienda de cómics y juegos de rol, y que por las noches graba en la oscuridad de la tienda un podcast bajo ese misterioso alias, sobre todo lo que rodea a los misteriosos mundos de los juegos. En la soledad de la noche, se convierte en una especie de guía espiritual para los seguidores de los cómics, un gurú de los juegos de rol, un influencer de un modo de vida. Pero todo ello lo hace ocultando su verdadera identidad, sin mostrarse tal y como es.

Una noche, al poco de comenzar a grabar su podcast, con la oscuridad de la noche como aliada, irrumpe en la tienda un misterioso joven diez años mayor que él, en busca de un regalo para su novia. El chico, que curiosamente se llama Y, es también un amante de lo cómics y los juegos de rol. El miedo y la desconfianza se apoderan de X, que no se cree nada de lo que le dice el recién llegado. La conversación va limando asperezas entre ambos al ver la cantidad de cosas que tienen en común, desembocando en una partida de rol, con la excusa de que Y quiere probar el producto antes de comprarlo. El destino, el azar, las estrategias en el juego, todo hará que el cerco se cierre cada vez más, hasta desvelar un secreto vital para ambos que les cambiará la vida.


La obra se desliza con soltura entre la comedia y la intriga, para hablarnos de temas tan poderosos como las dificultades de un adolescente para afrontar su cambio de rol en la vida, o la propia identidad de género. Una historia que va mostrándonos con cuentagotas todos los oscuros secretos que se esconden en estos dos personajes. Ellos no tienen aparentemente nada en común, pero con su relación descubrirán lo mucho que les une. Misterio, comedia, acción, crítica social, todo cabe en este inquietante relato que nos lleva a transitar los oscuros recovecos del alma de aquellos que se sienten diferentes y tienen miedo a mostrarse tal y como son. El miedo al rechazo hace que X se parapete en el interior de la tienda, en la oscuridad de la noche, bajo un seudónimo ambiguo, distorsionando su voz para favorecer el misterio sobre su identidad. Una sociedad hostil que ataca al diferente, que crea bulos y burlas sobre los colectivos LGTBI, que obliga a las personas trans a esconderse y sufrir un auténtico calvario para poder mostrarse como son realmente.



X e Y, dos caras de la misma moneda, dos personajes marginados por la sociedad que buscan en la oscuridad de la noche su cobijo para poder expresarse con libertad. Ellos son Almudena Puyo, en el papel de X, y Manuel Moya (o Juan Blanco dependiendo de la función) como Y. Puyo es todo energía, frescura, contundencia, desparpajo. Nos muestra a un X desbordante, seguro de si mismo (al menos de inicio) que disfruta de vivir en las tinieblas de la noche. La actriz nos hace una radiografía perfecta del típico adolescente, inquieto y desconfiado, charlatán y soberbio, engreído y a la vez temeroso. Por su parte Manuel Moya (actor que interpretó a Y en el pase al que asistimos) nos muestra un personaje mucho más sereno y dubitativo. Un personaje misterioso que el actor sabe ir mostrándonos poco a poco, para ir descubriendo a lo largo de la obra sus verdaderas intenciones. Dos personajes que se complementan a la perfección. Dos actores que saben cada uno la cuota de protagonismo que les corresponde. Almudena Puyo está descomunal en su radiografía del adolescente atrapado en sus miedos, llevando en todo momento el peso de la obra. Manuel Moya está perfecto en su papel de secundario, de apoyo al relato, de "sacacorchos" de las intimidades de X. Una dupla que sabe en todo momento que debe mostrar y que dejar oculto, lo que decir y lo que insinuar para que la tensión no decaiga.


Toda la historia transcurre en una escenografía sencilla, polarizada en los extremos por la mesa donde X hace su podcast y en el otro por unas cajas apiladas, para mostrar que estamos en el almacén de la tienda. Pero lo realmente interesante es el diseño de iluminación creado por Juanjo LLorens, que juega con maestría con las luces, pero sobre todo con las sombras y las penumbras. Un meticuloso trabajo de "tonalidades de penumbra" que crea un ambiente de misterio que encaja a la perfección con el tono de la historia. A esto le acompaña el diseño de sonido de Sandra Vicente, demoledor por momento, sosegado cuando se necesita, y la siempre poderosa voz en off de Jaime Lorente.


En definitiva, estamos ante una obra precisa y necesaria, llena de recovecos que se nos van mostrando con la precisión de una historia de misterio y con la frescura de una comedia de adolescentes. Una obra necesaria por lo que cuenta, por la visibilidad que da a la necesidad de ser uno mismo, de no ocultarse, de ser fiel a nuestra propia identidad por mucho que la gente nos vea como un bicho raro. Brillante en forma y contenido, la historia merece todo el éxito que ha obtenido y esperemos que siga teniendo un largo recorrido por la contundencia del mensaje que nos deja. VOLVAMOS A LOS TEATROS. LA CULTURA ES SEGURA.

--------------------------------------------------------------------------------------

Teatro: Naves del Español
Dirección: Paseo de la Chopera 14.
Fechas: Del 4 al 9 de Mayo. De Martes a Domingos a las 17:00.
Entradas: Desde 15€ en NavesMatadero. Programa de mano.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Critica, Blog de critica teatral, Critica teatral. Teatro. Reseñas. Cartelera. Programación, Crítica teatral, critica teatral Madrid, crítica teatro, crítica teatro Madrid, crítica, críticas, Madrid