Teatro: Viaje a ninguna parte. Teatro Fernán-Gómez

Con motivo del centenario del nacimiento del gran Fernando Fernán Gómez el teatro que lleva su nombre presenta una de sus obras más emblemáticas El viaje a ninguna parte. Una obra que nos habla de los sinsabores del mundo del teatro, de la crueldad de un gremio que vive en el filo de la navaja, sin saber nunca si podrán continuar con su profesión o tendrán que "venderse" a los nuevos tiempos.




La novela se publicó en el año 1985 y cuenta  la historia de una compañía de teatro itinerante que viaja por los pueblos de Castilla durante el franquismo hasta que los cines casi acaban por completo con estas pequeñas compañías itinerantes que acercaban el mundo de la cultura y el teatro a sitios donde apenas existía posibilidad de verlo si no fuera por ellas.

En 1986 el propio Fernando Fernán Gómez dirigió la versión cinematográfica de El viaje a ninguna parte que forma parte irremediablemente de la historia de nuestro cine. Sin duda una de las obras más importantes del maestro, esa en la que radiografiaba lo que era el mundo de los cómicos, aquel del que formaba parte.




La historia gira alrededor de la figura de Carlos un poco el envargado de aglutinar y mantener unido al variopinto grupo, que más que un grupo es una familia. No en vano forman parte de la compañía su padre, su hijo una prima y la hija de esta última entre otros.

La novela cuenta la vida de todos ellos, su día a día. Las calamidades, los problemas, la supervivencia en un mundo y un medio que no era el más idóneo para los “comediantes”.

Lo que cuesta a Carlos mantener el grupo y la compañía a flote. La gente empieza a preferir el cine y a los alcaldes de los pueblos les sale más barato contratar una pelicula que a los teatreros.

El desanimo va creciendo y poco a poco cada uno de los protagonistas va pensando y tomando un camino distinto visto que no hay demasiadas expectativas con el futuro de la compañía.


La memoria viva del grupo es Don Arturo el abuelo de Carlos y el más mayor de la compañía. La historia nos la va contando Carlos desde el hospital donde está ingresado por una demencia que le hace confundir sueño con realidad. La obra nos va contando con saltos temporales – desde el hospital al tiempo en que la historia que nos cuenta se desarrolló- los recuerdos de aquella época. Vamos conociendo sus viajes, sus dudas, las incertidumbres, las aventuras y desventuras por los caminos y pueblos de esa España en blanco y negro.

Carlos recibe la inesperada visita a la vez que noticia (pues desconocía su existencia) de Carlos un hijo que tuvo con una mujer con la que tuvo una breve relación en el pasado y que siguiendo las órdenes de su madre ha ido en busca de su padre para vivir con él.

Un chico adolescente que nunca había salido del pueblo con un enorme acento gallego. Un joven ingenuo y sencillo al que inicialmente no le gusta la profesión de su padre pero poco a poco le va entrando en la sangre.



Una profesión que aman y odian a la vez y de la que se irán cansando. No ya de la profesión sino de su lado amargo. El hambre, la pobreza, la incertidumbre o más bien la certeza de que no tiene mucho futuro les irá haciendo mella. 

La compañía no sabe o no quiere adaptarse a los nuevos tiempos y ya se sabe, adaptarse o morir. Un momento de la obra lo escenifica a la perfección. En uno de los pueblos donde han llegado se va a rodar una película Don Arturo es uno de los seleccionados para trabajar en ella pero se da cuenta que ese no es su mundo. Tanta directriz por el director, tanto Corten, Acción, la claqueta es como si le hablaran en un idioma que no es el suyo. Otra de las notas características de nuestro teatro aparece impecablemente representada, la picaresca.




La compañía Los Galvanes va fijando los pueblos a los que ir con su espectáculo evitando en la medida de lo posible a su gran rival “el jodido peliculero”. Un personaje que va con su camión proyectando películas en distintosn pueblos de La Mancha. El cine cada vez atrae a más gente en detrimento del teatro y los componentes de la Compañía son más que conscientes de ello.


Como señalaba,  El viaje a ninguna parte cuenta la decadencia de una compañía de teatro ambulante que viaja por los pueblos de la España profunda en los años 50, representando obras cortas – fundamentalmente sencillas comedias-  en las plazas y cafés de los pueblos.

La obra es una excelente crónica de la España franquista, pero de una España algo menos conocida. La España rural llena de hambre, miseria y escasez. Una España sin esoeranza y sin futuro.

Pero también es la crónica del cambio de los tiempos. De los últimos coletazos de una forma de entender y ejercer la profesión. De trabajar “ por amor al arte” y a la profesión a pesar de lo incierto del día a día, de no saber si tendrán dinero para comer o dormir al dia siguiente. Pero pese a todo levantarse cada mañana con la ilusión de que todo saldrá bien.



Ignacio del Moral es el responsable de la adaptación teatral. El resultado es un texto que destila ternura, con una perfecta mezcla de humor, nostalgia, melancolía y humanidad.

La dirección corresponde a Ramón Barea. Muy valiente su decisión tanto por lo presente que sigue estando la película como por la dificultad de llevar a escena una obra de estas características. Si bien el medio natural en el que ver esta obra ha de ser el teatro pues es un homenaje al mismo. Un homenaje a los que en tiempos de oscuridad y trabas se dejaron la vida por su vovación y su profesión.



En cuanto al elenco realizan un trabajo muy coral, resaltando la versatilidad de los actores que interpretan a varios personajes.

Mención especial para Mikel Losada como Carlos el hijo de Carlos y nieto de Don Arturo que interpreta a la perfección el joven que llega del pueblo lleno de ingenuidad y naturalidad. Enorme su acento gallego que nos enemaora desde su primera frase en la obra.

De igual modo que decir del gran Ramón Barea que nos muestra a un maestro de la profesión con un papel espectacular como el último representante de una forma de trabajar y actuar que se resiste a los cambios y a las nuevas formas de hacer. Un personaje entrañable donde los haya.


La escenografía de Jose Ibarrola impecable, sencilla y sin grandes artificios pero que con ligeros cambios nos va trasladando por los pueblos, pensiones y plazas de los distintos pueblos.

Muy bien complementada con la iluminación de David Alkorta y la música de Adrián García de los Ojos. Sobresaliente el vestuario de Betitxe Saitua.


Estamos ante una obra clave del teatro del pasado siglo, en el que se refleja lo dura que era la vida para esas pequeñas compañías que tenían que deambular por los pueblos para poder trabajar. Un montaje preciso, que transmite a la perfección la esencia de la novela original. Una de las obras más interesantes de uno de los grandes de nuestro teatro, el gran Fernando Fernán-Gómez, que muestra además cómo era la decadente España de la posguerra. Una pieza que, por desgracia, estará pocos días en cartel. Esperemos que en su caminar por los pueblos, la compañía Galvanes pueda volver pronto a Madrid. VOLVAMOS A LOS TEATROS. LA CULTURA ES SEGURA.
---------------------------------------------------------------------------------

Teatro: Teatro Fernán-Gómez
Dirección: Plaza de Colón 4.
Fechas: Del 24 de Septiembre al 3 de Octubre. De Martes a Sábado a las 20:00. Domingos a las 19:00.
Entradas: Desde 18€ en teatro-fernan-gomez. Programa de mano.

Autor: Fernando Fernán Gómez.
Adaptación teatral: Ignacio del Moral.
Dirección: Ramón Barea.
Intérpretes: Patxo Telleria, Mikel Losada, Ramón Barea, Itziar Lazkano, Irene Bau, Aiora Sedano, Diego Pérez, Adrián Garcia de los Ojos.

Espacio escénico: Jose Ibarrola.
Música: Adrián García de los Ojos.
Vestuario: Betitxe Saitua.
Iluminación: David Alkorta.
Atrezzo: María Casanueva.
Ayudante de dirección: Galder Sacanell.
Ayudante vestuario: Karmele Corona.
Ayudante de producción: Nagore Navarro.

Distribución: Portal 71
Coproducción:  Teatro Arriaga Antzokia (Bilbao) / Fernán Gómez. Centro Cultural de la Villa (Madrid).


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Critica, Blog de critica teatral, Critica teatral. Teatro. Reseñas. Cartelera. Programación, Crítica teatral, critica teatral Madrid, crítica teatro, crítica teatro Madrid, crítica, críticas, Madrid