LAS CIUDADES Y EL INCONVENIENTE INTRÍNSECO DE HABER NACIDO... Reseña sobre ¿Qué no…? de Jesús Cracio y compañía.

Pudiera parecer que esto que he visto esta noche, en un escenario lleno de las Naves del Español de Matadero, era una versión surrealista, funambulesca quizás, del "Día de la marmota", la película de Harold Ramis de 1993, o hasta del mito de Sísifo, en una muy libre adaptación. Vivir una y otra vez lo mismo, contar, recrear sin fin un mismo hecho. Sin embargo "¿Qué no...?" Es otra cosa.



Su punto de partida es un ensayo teatral, a la manera en que Raymond Queneau y sus "Ejercicios de estilo" sirvieron de inspiración a Antonio Fernández Ferrer, Christian Boyer y Jesús Cracio para esta maravillosa locura. Los tres han adaptado el libro de Queneau para crear este contundente montaje, en el Jesús Cracio se encarga de la dirección (con Pablo Martínez Bravo como ayudante de dirección).


Si el teatro es conflicto, aquí el conflicto no se resuelve y se reduce a la superficialidad: "Un señor pisa a otro con sombrero en el autobús 27 de Madrid que luego se sienta en ese mismo autobús y dos horas después, por la estación de Chamartín, le dicen que le falta un botón". Ya. Se pueden quedar en casa. Les he contado todo... ¿Cómo lo llaman ahora hacer...? ¡bah! no me gusta nada a palabra... no pierdan el tiempo si sólo les interesa el argumento... porque no tiene argumento. O tiene tantos argumentos como personas van o vienen por la calle. Pero, si les interesa el teatro, el teatro de verdad, alguna cosa pueden encontrar de él en esta dramaturgia.


Un argumento anecdótico sirve de eje junto a la famosa Tocata y fuga en Re menor, BWV 565 que Juan Sebastián Bach compuso hace más de doscientos cincuenta años, para construir docenas de visiones de un mismo hecho. 

Hay mimo, pero no es mimo, hay coreografía, pero no es danza, hay risas, pero no es una comedia, hay números, pero no es el circo, escuchamos música, pero no es un concierto, y aunque estamos en un escenario, no hay planteamiento, ni nudo ni desenlace... pero es teatro. Y del bueno. No se quede en casa


La simultaneidad es la circunstancia de que varios hechos suceden al mismo tiempo, pero un mismo suceso puede verse y versionarse desde infinitos puntos de vista. Y jugar, crear... No es un tema nuevo. La repetición como recurso creativo, como un arma genial al servicio de la creatividad. Pero Jesús Cracio (lleva ya muchos años en esto) y su gente consiguen resolver la contradicción entre la originalidad y la reiteración, y logra que la vida no se detenga ante un hecho detenido, detiene el tiempo sin que el tiempo se detenga y nos deja en pausa para viajar en el tiempo y repetirse. Tiempo, tiempo, tiempo... Un tiempo de ida y vuelta, como la rutina. Y contra lo que pudiera sospecharse este viaje a la rutina no resulta rutinario... o sí, por eso nos sorprende al no aburrirnos, porque cada vez que las cosas se repiten están comenzando de nuevo y todo es diferente, aunque sea lo mismo. 


¿Cuántos de ustedes viven una vida sin argumento? ¿Y cuántos hacen de la vida misma un argumento? ¿Qué es lo importante: la vida o su argumento? ¡Y qué más da! Esto es Teatro. Perdonen mi indiscreción, volvamos a lo nuestro. 

Empieza la función, la música se pinta, se iluminan las palabras... ¿Qué serán capaces de sacar de tan poca cosa? Actores jóvenes y en forma, escenas cortas... muchas, más de treinta. No cansa. Los matices, los detalles, los gestos... las voces nos van enganchando y al final se despiden de nosotros. El atrezzo es otro personaje que se pasa corriendo toda la obra. No le da tiempo, tampoco a los personajes les da casi para construirse porque no hace falta, porque en realidad somos todos, porque son anónimos...



Las transiciones de unos escenarios a otros (trabajo excelso de Pablo Menor Palomo) son agilísimas y cómicas, una comicidad que encuentra la complicidad del espectador y que la busca. La luz (creada de forma impecable por Pilar Velasco) maravillosamente compuesta y combinada con el color de las sombras, ella marca el camino. Es el eje con la música (magnífico el diseño de sonido de Iñaki Ruiz Maeso) desde el que pivota todo este mecano. Muchos colores. El vestuario múltiple creado por Beatriz Robledo es perfecto, brillante, los chicos y chicas se cambian rápidamente, sin errores, con una coordinación envidiable. Yo no los he visto. Se notaba a mucha gente detrás, un ritmo frenético, pero bien acompasado, pausado cuando hacía falta, veloz para no alargarse, como una pieza musical, como una partitura. 


Me preocupaba el final... ¿Cómo van a acabar algo que no tiene final?

Por poner alguna pega en la juventud aparente o real de los actores, echaba en falta algo más de maceración interpretativa en algún momento que se quedó escaso, porque queríamos más. Pero muy pocas veces. Fue sólo cuestión de mi propia avaricia. No quería que llegara el final. El elenco formado por Nur Levi, Javier Balesteros, Rosa Martí, Álex Villazán, Arturo Martínez Vázquez, Paloma de Pablo, Fernando Sáinz de la Maza y Claudia Salas, hacen en realidad un trabajo preciso e impecable, en el que todo encaja a las mil maravillas.


Y para colmo la filosofía que aparece también como los temas de siempre el sexo, la religión, la política, el trabajo... a mi me gusta que la filosofía suene en los teatros. Teatro del absurdo, teatro dentro del teatro, arte contemporáneo, cabezas pensando...


 

"¿No se tratará de otra paja mental de estos autores modernos?" Podría increpar algún espectador escéptico... algo me pareció escuchar entre el público antes del comienzo de la función. 

Vayan a verla... Y así conocen el final y juzgan ustedes mismos.

"¿Y todo esto para qué?" Habrá quien pueda llegar a preguntarse.

Para nada... para hacer teatro nada más... puro teatro. Por el simple hecho de disfrutar del teatro de una manera plena, en una combinación de todos los elementos que lo conforman. Quizás no con una estructura convencional, pero con toda la esencia del mejor teatro.

VOLVAMOS AL TEATRO. LA CULTURA ES SEGURA.

 ----------------------------------------------------------------------------------

Teatro: Neves del Español
Dirección: Paseo de la Chopera .
Fechas: Del 22 de Octubre al 21 de Noviembre. De Martes a Domingo a las 19:00.
Entradas: Desde 15€ en navesmataderoPROGRAMA DE MANO. Encuentro con el público: Martes 2 de Noviembre. Función accesible: Viernes 5 de Noviembre.


Dirección: Jesús Cracio

Adaptación: Antonio Fernández Ferrer, Christian Boyer Jesús Cracio a partir del libro Ejercicios de estilo de Raymond Queneau

Con Javier Ballesteros, Nur Levi, Rosa Martí, Arturo Martínez Vázquez, Paloma de Pablo, Fernando Sainz de la Maza, Claudia Salas Álex Villazán

Voz en off: Ramón Langa

Diseño de espacio escénico: Pablo Menor Palomo

Diseño de iluminación: Pilar Velasco (AAI)

Diseño de vestuario: Beatriz Robledo

Diseño de sonido: Iñaki Ruiz Maeso

Coreografía: Marta Gómez

Ayudante de dirección: Pablo Martínez Bravo

Residencia de ayudantía de dirección del Teatro Español: Íñigo Santacana 

Una producción del Teatro Español SEDA


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Critica, Blog de critica teatral, Critica teatral. Teatro. Reseñas. Cartelera. Programación, Crítica teatral, critica teatral Madrid, crítica teatro, crítica teatro Madrid, crítica, críticas, Madrid