¡ A ver un aplauso!


Llegamos a la calle Primavera, 11 y nos adentramos en el Umbral de Primavera, pero permítannos que se lo contemos de otro modo. 

Llegamos a la  Travessa dos teatros y nos acomodamos tomando algo mientras esperamos que comience la función, en un espacio inventado que podría ser un pequeño lugar en cualquier parte del mundo, o mas bien que te aparta de todo ruido exterior. Un espacio bohemio y encantador que han creado con el encanto de quien parece creer en las historias ya contadas y en las que están aún por contar, apacible, acogedor donde si miras a un lado verás un libro de Picasso destacado en la estantería de lectura y si miras al otro, atisbarás a ver maletas, alguna silla detalladamente colocadas como si en la esencia de este espacio estuviera siempre la imaginería del viajante, aunque su espacio es permanente, como si al rato se fueran a ir de gira. Es muy bello ver que han construido un lugar con la esencia del teatro y la cultura, de tal modo que como pone en la propia entrada durante un rato tu también formas parte de este ensueño.
Pero Travessa dos teatros, como bien se especifica es una calle y cuando se abren las puertas entramos en la prolongación de esta, para ver una comedia políticamente callejera, y que mejor que en el lugar que les hemos contado.
Algunos les vamos persiguiendo por la calle, vamos a las fiestas medievales para toparnos con ellos y nos paramos y damos algo de lo que podemos porque entendemos que los artistas callejeros, hacen arte, comen, pagan facturas y ante todo tienen la sonrisa del resto como forma de vida. Desgraciadamente otros, se ríen de ellos y no con ellos, a Pimiento le robaron los malabares, o a Nina le quitaron la recaudación.  Agridulce, ¿verdad?.
Juan Francisco Cuelguin, Chacovachi  entre tantos y tantos artistas que no se rinden, que entienden la alegría como el arma revolucionaria mas potente, donde la función del clown es la crítica social. Entre todos debemos descartar de nuestro imaginario, aquel payaso “micolor”, donde parece no existir Carablanca, ni augusto, ni contra-augusto sino mas bien una suerte de colores chillones y estridentes que poco dicen del clown, que en definitiva es la esencia que todos llevamos dentro, o que el clown solo es para los mas pequeños, cuando no hay nada mas lejos de la realidad.
De esto les vamos a hablar nosotros, y de todo ello nos habla “A ver un Aplauso”.  Cesar de María autor de la propuesta, presenta un texto con una dura crítica a la sociedad, a los políticos, los corruptos, supone una denuncia contra los desahucios, a la pérdida de valores, a la falta de libertad de expresión,  desde el humor acido y agridulce, pero también desternillante en ocasiones. De la mano de un clown hacernos cambiar de la rabia a la risa, se permite mucho mas fácilmente. Para los mas cinéfilos, podremos hacer ciertos paralelismos con el largometraje “Noviembre” de Achero Mañas.
Ronal Cruces Marquina versiona y dirige una divertida y critica puesta en escena optando por el teatro físico y el teatro de objetos, que dan dinamismo y agilidad a la función, de la mano de un elenco que pone toda su energía y verdad en escena. Manuel Campos, Irene Mariné y Alba Navarro componen un elenco que conecta a la perfección y transmiten esa complicidad al público, los cambios de registro y la ruptura de la cuarta pared dan una maravillosa presencia escénica. Si bien hemos de decir, que en esta propuesta versionada, nos faltó algo de jerigonza, que supliese alguna palabra mal sonante, que nos hacía ver a la persona mas que al clown.
 Les contamos la historia. Tripaloca y Tartalora, son una pareja de payasos callejeros que transitan por las calles de Madrid buscando alguna plaza o esquina en su afán de arrancarle unas sonrisas a su público. A ellos se suma repentinamente, un emisario de la muerte, que viene a buscar a uno de ellos; y que sin remediar en espacios y tiempos consigue colarse en el espectáculo callejero. Así se cuentan las aventuras y desventuras de estos payasos callejeros que recorren con humor y rebeldía nuestra ciudad, con el único afán de conseguir que el espectador ría, y no huya con indiferencia cuando se le emplace a aplaudir con la frese típica del animador callejero “A VER, UN APLAUSO!”
Nosotros dimos un simbolismo a la muerte del payaso, en consonancia con el texto apócrifo que se atribuye a Quino “La vida debería ser al reves”. Tripaloca es un payaso callejero que junto con Tartaloro están tranquilamente, hasta que viene la muerte a buscar a Tripas, como ya les dijimos, y comienza así un relato junto con la ayuda de Tarta para esquivar a la muerte, atenta a todo movimiento. En este recorrido a lo largo de su vida, cuanto más cuenta sobre las injusticias, los desmanes, la precariedad de sus iguales, mas se acerca la muerte hasta llegar a él. Entendimos así, que cuando mas enfangado está el sistema, cuanto menos luchamos, ni nos preocupamos por el otro, muere así un payaso o lo que es lo mismo muere la parte mas esencial de nosotros mismos.

Una cuidada escenografía, gran trabajo de Elena Elejandre,  que nos sitúa en un espacio callejero, junto a la cuidada elección de objetos. En cuanto al espacio sonoro y la elección de canciones, podríamos decir, no vienen a cuento algunas de las elecciones musicales. Efectivamente, esperamos que esto no les desagrade. Es la esencia del clown, se trata de que nos dejemos llevar por el clown, un payaso no cantará lo que esperamos o lo que es políticamente correcto, cantará lo que le  apetezca y cuando le apetezca. Les invitamos a dejarse llevar por ellos y si lo hacen, les aseguramos que no pararán de reír.

Y no se asusten con esto de la muerte. Es solo un espectáculo callejero. Eso sí, que sin duda nos hará reflexionar y aunque parezca increíble salir con una sonrisa de oreja a oreja. Porque pensar y reír no es incompatible sino mas bien todo lo contrario. Ahora sí, ¡ A ver un aplauso!.

Una última cosa, lo que les contamos de Travessa dos Teatros, vayan a descubrirlo, les espera en la calle Primavera 11.  

Dirección: Calle Primavera, 11.
Fechas: SÁBADOS DE OCTUBRE 6, 13, 20 y 27 A LAS 22.30HS
Entradas: 12 €  en atrapalo, entradium, y en la propia sala. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Critica, Blog de critica teatral, Critica teatral. Teatro. Reseñas. Cartelera. Programación, Crítica teatral, critica teatral Madrid, crítica teatro, crítica teatro Madrid, crítica, críticas, Madrid