Cabaré Volter en Teatro del Barrio

“A ritmo de jota” Así nos recibe el Teatro del Barrio, entrañable, como siempre, y su Cabaré Volter (¿ volver? ¿ voltar ? ¿ vuelta a ? … a ritmo de jota. Y a ritmo de jota castellana imaginemos también, imaginemos que podemos volver atrás.
                                                                                        
A 1914, en plena Primera Guerra Mundial. E imaginemos también Suiza, lugar de asilo neutral, aséptico, lugar al que acuden los pacifistas que usan el arte como vía de escape. Imaginemos también que estos artistas no están solos, no se aíslan, se reúnen, hablan de como ven ellos el mundo, de sus penas, y así poco a poco, logran abrir un pequeño cabaret al que bautizan como “Cabaret Voltaire”, y allí, en esas circunstancias, comienzan a realizar espectáculos agresivos, provocativos, ilógicos, absurdos… y también deciden editar la revista llamada “Dada”, que daría vida al ismo de la época, el dadaísmo. 
Este movimiento surge con la intención de romper con todo lo establecido en el mundo del arte; incluso decían que tenían que ser anti artísticos, anti literarios, anti todo y anti todos y como no, cuestionarlo absolutamente, todo. Y todo esto surgió en este pequeño local que solo estuvo abierto durante seis meses.
Lo que dieron de sí ¿verdad ?. Por lo visto ahora es un bar y una tienda de regalos. No sé si a sus fundadores les haría mucha gracia… Ahora imaginemos también, imaginemos que vamos un jueves por la noche, a eso de las diez, al Teatro del Barrio. Y allí nos reciben dos artistas, actrices, mujeres que nos harán pasar momentos irreverentes, ilógicos, reflexivos e irreflexivos a la vez, con un toque de ironía, de talento y de buen hacer. Noemí Climent y Ruth Santamaría , una morena y una rubia, hijas de ningún pueblo, con un ritmo desenfadado y desenfrenado nos llevan a la Zurich de aquel entonces, al que habíamos imaginado, y vemos que las cosas no han cambiado tanto.
Aspectos como Dios, la mujer, el sexo, la política, el género, y como no, el amor, son tratados desde un punto de vista ilógico, Sin aparente orden, aunque sí con concierto, como el que nos ofrece Carolina Etreros al piano, logrando una comunión apostatal con este par de dos, este dúo que nos lleva de acá para allá, al son que ellas quieren , llevándonos a la verdad, a la realidad desde la verdad, a su manera.
La dirección de José Manuel Carrasco es acertada; en todo este desatino sin sentido, mucho sentido hay y mucho trabajo detrás de una gran dirección actoral, que nos provoca precisamente eso, el caos desde el orden. La crítica desde la destrucción. La claridad desde lo absurdo.
Apoyado también por un coqueto escenario y una iluminación acertada que nos traslada también a guiños de la Alemania nazi con Lizza Minelli y su “Money money”. Y toda esta serie de contradicciones es posible gracias al brillante trabajo actoral de Noemí y Ruth, de esa simbiosis en la que las dos ganan, crecen, se reproducen y finalmente… nos ganan.
Nos ganan para recomendar este atípico cabaret para incrédulos, rojillos, culturetas, nihilistas, algún dadaísta trasnochado y trasnochador, conservadores, y público vario que pasará un momento cargado de muchas sensaciones en el barrio, en el Teatro del Barrio. ¡Ojo, y no saben ni bailar ni cantar, como ellas mismas nos dicen , aunque habría que verlo. Todo un reto para un cabaret, ¿ no creen ? Y todo ello… a golpe de jota.

Cabaré Volter.
Dirección: Calle Zurita,20
Fechas: .1 noviembre – 30 marzo
Entradas: 12€  Web de Teatro del Barrio

       

No hay comentarios:

Publicar un comentario


Blog de critica teatral, reseñas y la programación actual de teatro en Madrid.

Critica teatral. Teatro. Reseñas. Cartelera. Programación

Somos un grupo de amantes del teatro.

Juntas difundimos cultura porque sola no puedes pero con amigos y amigas sí.