Mío Cid. Teatro Abadía

Hace unos días empezaba la reseña de Pedro Páramo recordando la primera vez que cayó en mis manos como una de las lecturas “obligatorias” del colegio. Qué decir del Cantar del mío Cid, si no fue la primera estaba entre ellas. Con esa idea de que se vayan haciendo las lecturas por orden cronológico te encuentras con apenas 12 o 13 años leyendo el Mío Cid y en su versión original.



 Es cierto que se echa en falta en la cartelera teatral más espacio para la poesía, el romance y los cantares. Por eso es de agradecer el esfuerzo y la valentía de José Luis Gómez con su proyecto Mío Cid en el teatro de la Abadía.

El proyecto ya viene de lejos pero se vio interrumpido por el estado de alarma que se decretó el pasado mes de marzo. Un trabajo que el propio protagonista definió como «un trabajo de juglaría para el siglo XXI» .

         

El Cantar del Mío Cid es el mayor poema épico de la literatura española, escrito en romance. Pese a los innumerables estudios al respecto desconocemos a su autor. Es un poema dividido en 3 partes o cantares y cuenta las hazañas de Rodrígo Díaz de Vivar, el Cid Campeador en el siglo XI. Concretamente desde que es desterrado por el rey Alfonso VI hasta su muerte.

La primera parte, el Cantar del Destierro cuenta como Alfonso VI destierra a El Cid quien antes de su marcha deja a su mujer Urraca y a sus hijas Elvira y Sol en el Monasterio de Cardeña. Con el fin de mantener a sus escasas tropas uno de sus hombres de confianza Martín Antolinez consigue dinero de los judíos partiendo hacia la frontera de Castilla.

 


 El segundo canto el Cantar de las bodas, narra las victorias que va obteniendo el Cid camino de Valencia donde finalmente consigue izar su estandarte en el Alcázar. Debido a sus victoria y su lealtad al rey, éste permite que su familia se reúna con él. Debido a las innumerables victorias con el consiguiente botín atrae la atención de los infantes de Carrión que piden en matrimonio a sus dos hijas.

La tercera y última parte es el Cantar de la Afrenta de Corpes, en él se cuenta como los infantes de Carrión para vengarse por las burlas e insultos que sufren por parte de los hombres del Campeador agreden y humillan a las hijas del Cid a su regreso a Castilla, quien solicita venganza al rey, que para solucionar el desagravio convoca las cortes de Toledo. Los infantes de Carrión son vencidos en duelo y las hijas del Cid vuelven a contraer matrimonio con los infantes de Navarra y Aragón.

Cuando supe que se estrenaba la obra, pensé que era una lectura o recital, pero para mi sorpresa se trata de mucho más. Es una auténtica interpretación donde no sólo escuchamos sino vemos al Cid. Ahí está la grandeza de la representación. A ello contribuyen tanto el extraordinario trabajo de José Luis Gómez como el entorno en que se desarrolla. Pocos sitios más adecuados para ver este Cid que el Teatro de la Abadía.



 Todo ello acertadamente acompañado de la música al piano de  Helena Fernández Moreno, increíbles los acordes y los efectos de sonido que es capaz de conseguir.

La escenografía es sencilla, el piano en una esquina y una silla en la otra es más que suficiente. El amplio escenario de la Abadía lo llena José Luis con su buen hacer y su constante y adecuado movimiento.

A destacar también el gran complemento de las imágenes que se proyectan que ayudan a acercarnos a esos campos de batalla donde el Cid forjó su leyenda.

Entre cantar y cantar José Luis nos regala una cátedra de lengua de literatura, en definitiva de vida. Se nos presenta como un juglar en el siglo XXI.

 


 En resumen una obra que no debemos dejar de ver y que debería formar parte del programa de lengua y literatura para los alumnos de secundaria y bachillerato.

José Luis Gómez es un actor y director nacido en Huelva en 1940 con una dilatada y exitosa carrera tanto en el cine donde ha trabajado con los más grandes directores tanto españoles ( Ricardo Franco, Carlos Saura, Pilar Miró, Gonzalo Suárez, Almodóvar…) como extranjeros (Milos Forman…). Ganador en el Festival de Cannes a la mejor interpretación masculina; como en el teatro, muy vinculado desde hace tiempo al teatro de la Abadía como director (la paz perpetua, Memoria de un olvido)  y actor (Final de partida, Las sillas).



Portentosa y descomunal interpretación de un maestro de nuestra escena, interpretando uno de los textos más emblemáticos de nuestra literatura. Recuperar al gran José Luis Gómez para las tablas de la que fue su casa es motivo suficiente para acudir a ver este montaje, en el que desde la sencillez se aborda de manera exquisita un clásico de la talla del Mío Cid. No lo duden, acudan lo antes posible, queda sólo una semana y no tendrán una experiencia teatral más intensa. VOLVAMOS A LOS TEATROS. LA CULTURA ES SEGURA.

--------------------------------------------------------------------------------------

Teatro: Teatro Abadía
Dirección: Calle Fernández de los Ríos 42.
Fechas: Del 20 al 29 de Octubre. De Martes a Viernes a las 20:00
Entradas: Desde 19€ en TeatroAbadia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Critica, Blog de critica teatral, Critica teatral. Teatro. Reseñas. Cartelera. Programación, Crítica teatral, critica teatral Madrid, crítica teatro, crítica teatro Madrid, crítica, críticas, Madrid