HAMLET. Espacio Abierto Quinta de los Molinos

  

Había oído hablar de la Companhia do Chapitô; incluso había visitado su escuela en Lisboa ( la recomiendo encarecidamente ) en plan turisteo, pero hasta que uno no se sienta, siente y digiere lo que ve, oye y percibe, no se es consciente de la maravillosa labor teatral que ejercen. 

Y cuando uno llega a un parque maravilloso, a un espacio maravilloso creado para el uso y disfrute de la infancia y la adolescencia (agradecimiento inmenso al equipo de Espacio Abierto por su generosa hospitalidad y cuidado. Acérquense a conocerlo), y ve un espectáculo maravilloso, ¿qué más se puede pedir?

Me llamó la atención la presencia de varios niños y adolescentes, que disfrutaron al máximo de la obra, con su atención y sus risas. Estoy seguro que cuando estudien, lean o interpreten a Shakespeare, les será mucho más cercano. Lo vivieron ayer. Esta es una de esas tardes en las que uno se enamora más y más del teatro, de la capacidad humana para transmitir, emocionar y cautivar cuerpo, alma y espíritu. Eso es lo que transmite Chapitô. Alma. Magia. Luz. Teatro. La obra elegida es un medio. El fin es otro. En este caso fue Hamlet. De Shakespeare.

La historia del príncipe Hamlet, de su venganza, de sus miedos, de su rabia, de su frustración. De fantasmas, calaveras, castillos, traiciones, miserias, muertes y emociones. Y ante un escenario vacío, aparecen los trajes, las puertas giratorias, los ascensores, los helicópteros, máquinas de café, los bailes. Las corbatas. Más corbatas. Chapitô nos ofrece una revisión de la obra irónica, satírica en ocasiones, entrañable en otras. Mordaz. “Las carnes del funeral se sirven frías en el día de la boda” Construyen la historia del príncipe a través de una serie de gags, metáforas y miradas con un ritmo constante, agotador en ocasiones, pero limpio. Etéreo. Una delicia para el espectador. Jorge Cruz, Susana Nunes, Ramón de Los Santos y Tiago Viegas nos invitan a emocionarnos.
Con un trabajo físico, gestual e interior, nos entregan un pedacito de cielo con su creación. Todos y cada uno de ellos, en perfecta sintonía, complicidad , escucha y respeto, nos trasladan a un edificio de negocios alto, muy alto, como su teatro. Allí, entre bodas, entierros y ceremonias de coronación todo se cuece. Los tejemanejes sociales que nos traen de cabeza en este nuestro mundo. Pero visto con humor, crítica y humor. Para que no nos duela en el hígado. Mejor reír que llorar, ¿no creen? “El dolor es como las emociones. Nunca puede ser alto”. José Carlos Garcia, Cláudia Nóvoa y Tiago Viegas ofrecen una dirección pura, respetuosa, poniendo al actor al servicio de… Menos es más. En esta ocasión, más es mejor.

Desde el juego, el humor, la creación de personajes subiéndose las mangas, moviendo la corbata de posición (el juego que da una corbata) , los gestos, los sonidos, el lenguaje, las miradas, el cuerpo… nos ofrecen una revisión del clásico que no nos defraudará. Por destacar algo en el gran conjunto de todo, no se pierdan las escenas de la locura de Hamlet. Maravilloso ejercicio teatral.

Agradecer de corazón estos montajes que nos llegan, nos calan y nos transmiten verdad. Una actriz y tres actores nos traen teatro contemporáneo del bueno. Tal y como nombra el CDN en su fachada, "el teatro es capaz de interesar y conmover vivamente". Con un traje y una corbata todo es posible. Gracias Chapitô. Apto para todos los públicos. Apto para emocionarse, para sentir el teatro. Acudan a Espacio Abierto. 

Disfruten de Hamlet. Gocen con Chapitô. Acudan al teatro. Vivan la cultura. Seguro y segura.

 

Teatro: Espacio Abierto Quinta de los Molinos.

Dirección: Calle Juan Ignacio Luca de Tena, nº 20.

Fechas: Hasta el 22 de Noviembre a las 18.00

Entradas: 8 €

 

 

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Critica, Blog de critica teatral, Critica teatral. Teatro. Reseñas. Cartelera. Programación, Crítica teatral, critica teatral Madrid, crítica teatro, crítica teatro Madrid, crítica, críticas, Madrid