La cresta de la ola en Teatro de la Abadía


   
Teníamos todas las expectativas puestas en la nueva propuesta de La Estampida. Jose Troncoso creó algo único con las dos anteriores piezas “Las princesas del Pacífico” y “Lo nunca visto” por las que la compañía ha sido merecedora del premio Ojo Crítico.

 

Troncoso dio aire fresco en la esfera teatral, puso en primera línea lo que todo el mundo intenta evitar, lo raro, lo feo, lo que incomoda y se esconde bajo las alfombras de las ciudades, en la parte trasera de cada avenida, de cada barrio. Sin pretensiones, desde lo pequeño e íntimo. Realismo en estado puro, el costumbrismo mirando a la cara de cada espectador, un golpe de suerte, una coincidencia cambiaba el rumbo de personajes que transitan por el esperpento, pero parece que habría que inventar un nuevo género para significarlo. Con tintes de La Zaranda sí, venía a la cabeza Gaulier, también. Pero era sin duda un nuevo universo en el que nos sumergimos y con el que pudimos irnos de crucero y volver a una antigua academia de baile.

En este caso hemos podido subirnos a la cresta de la ola con una propuesta diferente, realismo mágico en escena en el Espectáculo coproducido por el 38º Festival de Otoño de la Comunidad de Madrid. Un juego de identidades, las luces y sombras del ser humano, la miseria como concepto existencial. Lo superficial, el ego, la envidia y el ser únicamente cuando uno es visto por el resto y sin la mirada del otro, ser nada. Troncoso crea a los personajes como constructos vacíos para jugar con ellos y sus identidades acompañándose de un elenco que entiende a la perfección su lenguaje y su mundo creativo. 

Victoria es en esencia una mujer grande, buena, generosa, cuidadora, nadie la mira. Victoria para el resto es nadie, la fregona, la invisible. Pero hay alguien que solo tiene ojos para ella, que lloraría su muerte, que a su pesar hasta estaría dispuesto aplaudir su muerte.  Ella no sabe verlo, no sabe verle, ni verse a ella misma. Ese hombre es, Hassim, para ella su Jacinto interpretado por José Bustos en un impecable trabajo con una carismática creación de personaje.

Victoria quiere ser otra, para que la miren, para sentirse parte. Alicia Rodríguez es una estrella que destila humildad y oficio que en el papel de Victoria, quisiera ser Stella interpretada por Ana Turpin, que se siente una Diosa en la cresta de la ola porque el resto la mira, por un golpe de suerte, por la magia o por razones, como en la vida, que nunca alcanzaremos a entender, pero ¿quién es Stella sin el reconocimiento del resto? Nada. La destreza de Turpin genera una sensación tóxica en el espectador que sabe que de toparse con ella nos trataría como a todo aquel que está a su lado, que nos destruiría sin escrúpulos, porque su grandeza está unida a la ruina del resto, no hay por mas que conocer a Eugenia interpretada por Belen Ponde de León, una mujer que tampoco se reconoce, el paso del tiempo ha hecho que lleguen otras mas guapas, mas jóvenes. Nunca se planteó quien era realmente, un halo de superficialidad constante en su decadente vida, hasta llegar a ser ruina, hasta perder el orgullo, si algún día lo tuvo, Ponce transmite como nadie conceptos invisibles haciéndolos verdad. Del melodrama al surrealismo a golpe de taconazo.

Una noche, Victoria cumple su sueño y dejará de ser ella para convertirse en otra, en ese momento tomará conciencia de su propio ser, de quien es ella con un vestido elegante o con una confía y por quien es importante sentirse reconocida, pero quizás ya sea demasiado tarde. La marea trae los sueños, pero la misma te los puede arrebatar de golpe.
Esta obra plantea en el espectador reflexiones sobre la propia vida y sobre nuestra pertenencia al grupo, la identidad como concepto, la diferencia entre las clases sociales, cuando esencialmente, somos. Alessio Meloni ha creado una onírica escenografía en la que si miramos de fondo e imaginamos llegaremos a ver el mar y el oleaje que acecha caprichoso nuestro destino junto al trabajo de iluminación de Leticia L. Karamazana que nos lleva por los cambios de genero y situaciones de un modo discretamente necesario. El diseño de vestuario de Miguel Ángel Milán en una propuesta colorista y exagerada en la que pone el foco en las diferencias de clase y la superficialidad, complementado con el trabajo de Chema Noci en maquillaje y peluquería que facilita el acercamiento a los personajes con estilos del todo sardonicos, llevados cuasi a caricatura. Será Mariano Marín el encargado de la música original.
Desde este medio, si le decimos a este gran equipo, que no se olviden de lo pequeño, de lo raro, de lo invisible que para La Estampida no lo era, de aquello que nos es común, de las miradas cercanas y los gestos de verdad con los que cada espectador pensaba que iban dirigidos a él, a ella. Era mas pequeño, era único.

Súbanse a la cresta de la ola. No lo olviden, la cultura es segura.


La Cresta de la ola.
Teatro: Teatro de la Abadía.
Dirección: Calle Fernández de los ríos, 42.
Fechas:  Hasta el 22 de Noviembre.
Entradas: Dese 9 €



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Critica, Blog de critica teatral, Critica teatral. Teatro. Reseñas. Cartelera. Programación, Crítica teatral, critica teatral Madrid, crítica teatro, crítica teatro Madrid, crítica, críticas, Madrid