Teatro: Eneida. Teatro Circo Price

El dolor de emigración unido a la belleza del mundo circense. Este salto al vacío es el que nos propone La Joven en su nuevo montaje, una revisión sobre el clásico de Virgilio para hablarnos del problema de la emigración, centrado en la deshumanización de todo un continente, capaz de poner en duda todo aquello que es diferente. Toda esta bomba de relojería viene "empaquetada" en un formato novedoso para la compañía, con acrobacias, música en directo para configurar esta particular "playlist para un continente a la deriva".



Un viaje visualmente poderoso, lleno de imágenes que se nos quedarán grabados una temporada larga. Pero esta historia va mucho más allá de lo meramente circense, esto es sólo la excusa para meter el dedo en la llaga de uno de los problemas más preocupantes en nuestros días. La poética manera con la que nos hablan del drama de la emigración es de agradecer, ya que nos permite permanecer atentos a cada uno de los movimientos, las huidas desesperadas, las acrobacias que tienen que hacer los pueblos para escapar de la guerra e intentar buscar su futuro lejos de su hogar. Brillante giro al que nos ha sometido la compañía con sus dos últimos montajes. En apenas unos días hemos pasado de una rave en la que nos hablaban de feminismo, a un espectáculo circense para hablarnos de emigración. Un nuevo salto al vacío del que vuelven a salir reforzados.


Llevaba LaJoven unos años alejada de los clásicos, tras los éxitos de "Odisea"  y "Ilíada" (ambas dentro del proyecto "Homero"). Ahora regresa, con esta coproducción junto al Teatro Circo Price y Madrid Destino, para recoger la esencia del texto de Virgilio y hacerlo suyo. La obra nos propone una mirada atrás, una vuelta a nuestros orígenes para recapacitar sobre lo que somos, para ver en qué nos hemos equivocado para llegar a ser un continente sin alma. Un montaje que nos muestra a un pueblo pobre, al margen de una próspera ciudad europea, un claro símil de todos esos pueblos limítrofes que llegan a nuestras costas a diario. Pone la piel de gallina la forma en la que son expulsados de su propio territorio, al grito de "No os queremos aquí, ¿FUERA!".

En este nuevo camino tomado por la compañía, ha creado nuevas alianzas con la Escuela Circo Carampa, el Conservatorio Superior de Danza María de Ávila y con la Escuela de Música Creativa, para crear un espectáculo total en el que el teatro se mezcla con la danza, la música con el teatro, la dramaturgia con el baile. En su continua evolución, LaJoven sigue su incansable búsqueda de nuevos caminos para "extender el amor por la cultura y el teatro a través de la creación de futuros profesionales, artísticos y técnicos, fomentando la investigación dramática, y buscando la incorporación de los públicos jóvenes al teatro a través de la dramaturgia contemporánea".



La dramaturgia corre a cargo de Paco Gámez ("Las ratas", "Inquilino (Numancia 9, 2ºA)", "El suelo que sostiene a Hande"), a partir del texto de Virgilio. Este gran poema épico "exalta los orígenes del pueblo romano a través de Eneas, héroe troyano de estirpe divina, y narra sus viajes y las guerras que hubo de sostener para establecer su linaje en el Lacio". Estas son las premisas que extrae Gámez para traerse el texto a la Europa de nuestros días, en un paralelismo que debería hacernos reflexionar. 

"Eneas huye de un país arrasado por la guerra cargando sobre su espalda a su padre anciano y a su hijo. Un hombre que porta sobre sí el pasado y lo que será. Eneas simboliza el presente, la edad intermedia, el joven que debe abrirse paso en el mundo. Troya es el punto de partida, un mundo destruido y el destino es Roma, una ciudad por construir. La juventud busca su lugar, su espacio propio, y antes de eso, el viaje con todas sus fatigas y batallas, pero también con sus pausas serenas con los encuentros con el otro, con el amor. Eneas deambula por el Mediterráneo con sus compañeros. El Mediterráneo como cuna de Europa. Una Europa que hoy tiene que reinventarse de nuevo. Será esta Eneida un alegato de amor al Mediterráneo y transformaremos los doce cantos de Virgilio en una playlist para bailar y volver al origen de lo que somos y soñar lo que podemos ser juntos". 



En este caso José Luis Arellano va más allá en la dirección, haciendo encajar a la perfección los momentos de acrobacias, malabares o baile con el desarrollo de la historia. Con la frescura y el ritmo endiablado que suelen ser señas de identidad de sus montajes, en este caso hace un auténtico ejercicio de orfebrería teatral, para hacer encajar todo de manera precisa, para que todo encaje a la perfección en torno a esta historia de huida hacia adelante en la que se convierte el viaje de Eneas por intentar salvar su propia vida y encontrar un lugar en el mundo que no le sea hostil. 



La historia comienza con el incendio de Troya, el barrio donde vive Eneas. Él debe huir, junto a unos amigos, de las llamas como buenamente puede, dejando atrás a su familia y hasta a su enamorada. Con un futuro incierto, el grupo comienza el viaje en busca de un lugar en el mundo en el que sea posible tener un futuro. Eneas no se detendrá ante nada, dejando atrás toda su vida en busca de un lugar en el que poder vivir en paz. "¿Es esto ser un héroe?" se pregunta atónito.

La obra lleva el texto de Virgilio (que usó el pasado griego para contar el presente de su Roma) a nuestros días, a esta Europa fragmentada y diversa en la que la llegada de emigrantes se ha convertido en uno de los principales problemas de convivencia. Una Europa desdibujada, compleja, en la que poco queda de las señas de identidad sobre la que se asentó su compromiso de unión. Un complejo amalgama de países que lejos de ayudarse se torpedean, con la soberbia de quien se cree por encima de su vecino. Pero aún hay lugar para la generosidad, para la convivencia, para la acogida.


Interpretando a Eneas tenemos a Samy Khalil, en un derroche físico agotador. Junto a él, en su huida hacia un lugar en el que poder rehacer su vida, le siguen Palante (al que da vida Javier Ariano), Aqueménides (Jota Haya) y Acates (Marta G. Velilla). En su devenir por el mundo, se cruzan con Dido (María Heredia) y su hermana Ana (Ana Jara), además de con diversos personajes que intentan hacerles la vida imposible (a los que dan vida los distintos artistas de circo). Fabulosas las interpretaciones de María Heredia y Marta G. Velilla, con sendos monólogos que nos ponen la piel de gallina. Heredia da vida (además del papel de Dido) a Creusa, la mujer que prefiere quedarse en Troya a huir con Eneas. Desgarradora la interpretación de Heredia en esta primera secuencia. Por su parte, Marta G. Velilla pasa de ser la fiel Acates a la poderosa Andrómaca, con un apasionado alegato que sintetiza a la perfección la obra.


Los actores están acompañados por los fabulosos artistas de circo Monika Budzinska (maravillosa su número en el trapecio), Cira Cabasés y Juan de las Casas (espectaculares en la báscula), Sirio Fernández (que interpreta a Turno y realiza una coreografía brillante con los malabares) y Amaya Frías (desgarradora su actuación de suelo). Unos ejercicios que impresionan por su belleza y que hacen crecer exponencialmente la dramaturgia de la historia. Como parte de este diverso elenco tenemos a Julia Cano, Andoni Larrabeiti y Cristina Vigil en las coreografías de danza, dotando a la historia de un halo de poesía. Y por último debemos hablar de los músicos Vicente Pérez (bajo y contrabajo), Miriam Moreno (saxo y flauta), Alberto Granados (diseño musical y piano), Jorge Henríquez (percusión), Javier Lisón (guitarra) y Emma Weil (guitarra), que nos acompañan a lo largo de toda la historia, poniendo la banda sonora de este viaje.


Uno de los puntos fuertes de este montaje es, sin duda, la belleza onírica de la escenografía creada por la gran Silvia de Marta, encargada también del vestuario, que no deja de sorprendernos con cada nuevo trabajo. Una escenografía móvil, como todo en esta obra, con piezas de una originalidad brutal. La "burbuja" del dormitorio de Dido es simplemente delicioso. El otro punto sobre el que se asienta el montaje es la embriagadora iluminación de Juanjo Llorens, que nos mete de lleno en una lucha de colores y tonalidades muy acorde con el vertiginoso viaje por el que discurre la historia.


En definitiva, estamos ante una obra total, un descomunal proyecto que traspasa los límites del teatro y del circo, para buscar en la unión de ambos un lenguaje más visual y dinámico. Profunda reflexión sobre la realidad de esta Europa nuestra que nos avergüenza al mismo tiempo que nos cobija. Un nuevo acierto de LaJoven en este triple salto mortal en el que se atreven con una historia desgarradora y la convierten en toda una fábula sobre la vida y la supervivencia. Aún tienen unos días para poder disfrutarla. VOLVAMOS A LOS TEATROS. LA CULTURA ES SEGURA.


----------------------------------------------------------------------------

Teatro: Teatro Circo Price
Dirección: Ronda de Atocha 35.
Fechas: Del 8 al 17 de Abril. De Jueves a Sábado a las 20:00.
Entradas: Desde 16€ en Teatrocircoprice.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Critica, Blog de critica teatral, Critica teatral. Teatro. Reseñas. Cartelera. Programación, Crítica teatral, critica teatral Madrid, crítica teatro, crítica teatro Madrid, crítica, críticas, Madrid