Teatro: Los hermanos Machado. Teatro Fernán-Gómez.

"Las dos Españas" reflejadas en la vida de estos dos hermanos, dos poetas separados por la Guerra Civil y por sus decisiones durante el conflicto. La historia de los años más crudos de la posguerra reflejados en la vuelta de Manuel Machado a su casa familiar. Un recorrido por los años previos a la contienda, la estrecha relación entre los dos hermanos, un fiel reflejo de los destrozos que una guerra puede hacer en una familia, en un país, y lo difícil que resulta intentar volver a recomponer la vida tras la victoria, agridulce por todo lo perdido por el camino.




Es esta una obra meticulosamente hilvanada, que nos muestra con crudeza, pero también con mucha ternura, la vida y sufrimiento de unos hermanos que simbolizan lo que sufrió todo el país durante el periodo más oscuro de nuestra historia reciente. Con continuos saltos temporales, la función nos va descubriendo la relación tan especial que tuvieron Antonio y Manuel, los poetas de la familia Machado a los que separó para siempre la Guerra Civil.


La Compañía Teatro del Temple ("Don Quijote somos todos", "Vidas enterradas", "La vida es sueño", "El Buscón") vuelve a mostrarnos su maestría a la hora de concebir montajes singulares, cargados de sensibilidad y con una belleza estética muy singular. La compañía vuelve a la biografía de personajes ilustres para hablarnos de un periodo determinado de la Historia. Con este montaje vuelven "a buscar en los momentos de nuestro pasado, explicación para nuestro presente y vocación para nuestro futuro". En este caso se centran en "un doloroso pasado como la Guerra Civil para vivirla desde el núcleo familiar buscando una reconciliación que si han hecho los Machado todos seremos capaces de hacer". En este recorrido por este periodo tan oscuro se centran en la poesía y en la literatura, tanto de los hermanos Machado como de ilustres de la época como Alberti, Rubén Dario, Unamuno o el referente de ambos Ramón María del Valle-Inclán. La obra nace de "la necesidad de contar algo de forma imperiosa y escénica; algo que contar porque hay un público esperando a escucharlo con nosotros".



Alfonso Pou (con la colaboración de Carlos Martín y María López Insausti) ha creado un texto primoroso, delicado en el tratamiento de los conflictos y a la vez contundente con los reproches con los que se "atacan" los poetas. Una ingeniosa estructura que nos hace viajar por las distintas etapas de las vidas de ambos, en un ir venir que nos hace ir encajando las piezas de ese complejo puzzle que fueron sus vidas en los años de la guerra. Un texto escrito con la maestría de quien conoce a la perfección lo que quiere transmitir, con continuos guiños a hechos y personajes de aquellos años muy reconocibles para el espectador, para crear una obra compleja en torno a la herida abierta que supuso para muchas familias el conflicto armado. Una primorosa secuencia de escenas perfectamente enlazadas, que nos van presentando las distintas capas de las personalidades de ambos escritores.


Un texto tan complejo necesita una precisión absoluta en la toma de decisiones, ya que la complejidad de las escenas, el continuo viaje por el tiempo, puede llevar a confusión. La dirección de Carlos Martín (con Alfonso Plou de ayudante de dirección) es impecable, mostrando en cada momento la parte justa de cada personaje y enlazando las secuencias con una asombrosa sencillez. Todo encaja a la perfección en un relato, que lejos de parecer deslavazado, encaja a la perfección. Elegante y mesurada, vibrante y descarnada, la obra nos hace sentir todo tipo de sentimientos, tal y como les ocurre a los personajes en este recorrido vital.

Para la compañía "la obra es una España que suelen ser dos cuando se empeñan en que sea solo una y que debería ser muchas. Porque tal vez esta España es más un canto a lo no dicho, una metáfora a lo por decir. Antonio Machado es el paradigma del amante de este país, apasionado de sus paisajes y de sus gentes, meditabundo pensador transido por el espíritu del 98, siempre quiso ver cambiar para mejor esta tierra de campos. Por eso estuvo con la República desde el principio. Al otro lado de la trinchera su hermano, Manuel, aquél que le condujo en sus primeros pasos poéticos y vitales. Toda una guerra sabiendo que uno hacía lo que más podía doler al otro; dando discursos, escribiendo poemas, aceptando academias. Diciendo que no había dos Españas sino una, grande y libre y acaudillada España".



La historia nos sitúa en los días posteriores al final de la Guerra Civil. Manuel Machado regresa a la casa familiar de Madrid, esa en la que vivían su madre y su hermano Antonio. Parece que no haya pasado el tiempo, como si estos años de horror hubiesen sido una pesadilla. La casa permanece impoluta. Todo ha sido gracias a Paca, la asistenta de la familia, que ha seguido yendo a mantenerla, pese a que sus inquilinos abandonasen Madrid hace tiempo. Al llegar a la casa los recuerdos se agolpan en la mente de Manuel, que no puede evitar acordarse de su familia, especialmente de su admirado y querido Antonio. A ellos los ha separado la guerra y nunca volverán a encontrarse. En los primeros instantes tomaron caminos opuestos, se posicionaron en bandos distintos. Antonio se mantuvo fiel a la República, Manuel ha estado en Burgos apoyando el golpe de Estado, escribiendo loas al caudillo. Tras la muerte de Antonio en Colliure, Manuel viaja hasta allí para encontrarse con la muerte de su madre, dos días después del fallecimiento de Antonio. El resto de hermanos retiran la palabra a Manuel, nadie entiende su posicionamiento en el conflicto.

La obra nos permite disfrutar de esa conversación pendiente que los hermanos no pudieron tener por los avatares de la guerra. Las palabras golpean con fuerza a los hermanos, que se reprochan su compromiso y lealtad a cada bando. El doloroso diálogo les servirá para recordar tiempos mejores, en los que ambos disfrutaban de su pasión por la escritura y el verso. En este melancólico recorrido volverán a los años previos al conflicto, cuando eran autores teatrales de éxito, rememorando aventuras y amores, la frenética vida de dos bohemios modernistas. Pese a todos los reproches, siguen siendo familia, aunque en estos momentos sea una familia destrozada y separada por la guerra y por la muerte. 


Las dos Españas
Españolito que vienes
al mundo, te guarde Dios.
Una de las dos Españas
ha de helarte el corazón.

Antonio Machado



Esta tierna y desoladora historia se nos muestra de la mano de un elenco maravilloso, en el que los tres actores nos muestran con precisión los distintos momentos emocionales por los que pasan los personajes. Félix Martín (colaborador habitual de la compañía, ha actuado en obras como "El criticón", "La vida es sueño" o "Luces de bohemia") dará vida a Manuel, mientras que Carlos Martín ("Don Quijote somos todos", "El criticón") será Antonio. Para completar este trío de ases, las mujeres que atraviesan la relación y las vidas de los hermanos son todas interpretadas por una maravillosa Alba Gallego ("El tiempo y los Conway", "Hermanxs, Shakespeare").


Félix Martín nos regala un Manuel atormentado, que no puede superar la pena de no haberse reencontrado con su hermano. Una interpretación cargada de pequeños matices, de una evolución impecable, en la que vemos como se va derrumbando poco a poco ante nuestros propios ojos. Por su parte, Carlos Martín dota a su Antonio de un halo de misterio, de una pesadez "vital" por la derrota, por todo lo sufrido, por la pérdida. El actor nos deleita con una interpretación comedida pero impecable, en la que se nota su dolor en cada mirada, su pena en cada gestos, su melancolía en cada frase. Y juntos a ellos, Alba Gallego interpreta a ocho personajes de la más diversa índole, desde la actriz Lola Membrives a la hermana de ambos, de Paca a la esposa de Manuel o los amores de Antonio. La actriz destila frescura y energía en todas sus creaciones, en una interpretación delicada y excelsa.




Toda la historia tiene una pátina de misterio, un componente onírico, un baile entre la realidad y la ficción, en el que juega un papel fundamental la composición musical de Gonzalo Alonso. Las impecables piezas musicales han sido grabadas por Elva Trullén (Violonchelo) y Teresa Polyvka (violín), e interpretadas de forma magistral en escena por Alba Gallego (voz y violín). La composición de la escena es impecable, con la representación de la vivienda familiar en primer término y una cortina trasparente al fondo representando ese mundo de la ficción, los recuerdos, los anhelos. La escenografía de Oscar Sanmartín (decorados de Jesús Sancho Cuartero) queda "envuelta por un mapa de España que sirve a la vez de suelo y pared, en representación de esas dos Españas de las que habla Antonio. Por último, todo esto esta bañado por la precisa y tenue iluminación de Tatoño Perales, que nos traslada a ese mundo incierto, mezcla de realidad y de sueños. El vestuario, a cargo de Ana Sanagustín, es certero en el caso de los hermanos y muy efectista en lo que concierne a los personajes femenino (maravilloso el momento de Alba Gallego tocando "La Internacional" vestida con la bandera de la República).


En definitiva, estamos ante una obra impecable, por lo que cuenta y, sobre todo, la manera tan precisa (incluso didáctica) con la que se muestra esta tormentosa historia. El recorrido por esas dos Españas es impecable, nos hace tener una mirada periférica de lo que fueron los dos poetas, desde las distintas perspectivas de los momentos claves de su vida. Una nueva muesca en la exitosa carrera de Teatro del Temple, que vuelven a demostrar su sensibilidad y maestría a la hora de abordar temas tan delicados como la Guerra Civil. Una maravillosa obra que nos hará recapacitar sobre lo que fuimos y lo que somos, tan necesario en estos tiempos oscuros en los que se añora, por parte de ciertos sectores, lo vivido en aquellos años que resquebrajaron España. VOLVAMOS A LOS TEATROS. LA CULTURA ES SEGURA.

-------------------------------------------------------------------------------------

Teatro: Teatro Fernán-Gómez, Centro de Cultura de la Villa
Dirección: Plaza de Colón 4 
Fechas: Del 13 de mayo al 13 de Junio. De martes a Domingo a las 20:30.
Entradas: entradas desde 12€, disponibles en teatrofernangomez. Encuentros con el público (al término de la función): 3 de Junio. Programa de mano.


FICHA ARTÍSTICA 
Dramaturgia: Alfonso Plou, Carlos Martín y María López Insausti 
Ayudante de dirección y coordinación técnica: Alfonso Plou 
Composición Musical: Gonzalo Alonso 
Violonchelo en la grabación: Elva Trullén 
Violín en la grabación: Tereza Polyvka 
Violín y canto en escena: Alba Gallego 
Espacio escénico: Carlos Martín 
Escenografía (diseño y coordinación): Oscar Sanmartín 
Iluminación: Tatoño Perales 
Vestuario: Ana Sanagustín 
Construcción de decorados: Jesús Sancho Cuartero 
Fotografía: Marcos Cebrián 
Vídeo: Víctor Izquierdo 
Diseño gráfico: Ana Baiges / Línea Diseño 
Equipo de producción: Pilar Mayor y Pilara Pinilla 
Técnicos en gira: Javier López Julián y Federico Martín

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Critica, Blog de critica teatral, Critica teatral. Teatro. Reseñas. Cartelera. Programación, Crítica teatral, critica teatral Madrid, crítica teatro, crítica teatro Madrid, crítica, críticas, Madrid