Teatro: La lluvia amarilla. Teatro Español.

Llega al Teatro Español La lluvia amarilla, la adaptación de la obra escrita en 1988 por Julio Llamazares. Un texto que ya entonces ponía el acento sobre una de las consecuencias de la masiva migración de los pueblos a las ciudades y que supuso el origen de lo que hoy conocemos como la España vaciada.

 



La novela de Julio Llamazares mostraba un mundo desconocido para la gran mayoría de la gente. Frente a las ciudades cosmopolitas y el aurge de los urbanitas escribía sobre un pueblo del Pirineo aragonés. Nos mostraba la decadencia, la agonía y la irremediable muerte de tantos y tantos pueblos. Pueblos donde en su mayoría la naturaleza enseña su cara más primitiva y salvaje, pero todo ello con un tono intimista y delicado.


La trama de la novela se desarrolla en Ainelle un pueblo real en el Pirineo oscense que pertenece al municipio de Biescas en la comarca de Sobrepuerto.


La historia de Ainelle es la historia de calles desiertas, casas abandonadas, tejados desplomados, donde la naturaleza y la vegetación van poco a poco ganando terreno a las casas y los muros.


Pero lo realmente importante es que también desaparecen los recuerdos y la memoria tantos de los ligares como de sus habitantes.





La historia se centra en Andrés, último habitante de Ainelle que nos va contando con enorme sobriedad y a la vez con desesperación la historia del pueblo. Como era y como paulatinamente se fue difuminando.


Andrés nos cuenta la que será la última noche en su casa natal, la ultima noche de su vida. Una noche en la que la muerte le acompañará al encuentro de su mujer Sabina y del resto de familiares y seres queridos que fue perdiendo a lo largo de su vida.





La historia de Andrés es la historia de su pueblo, y de su hijo, cuando también decidió marchar. De la muerte de Sabina, su mujer.


En definitiva es la historia de su vida y del fin de un modo de vivir, de un lugar donde vivir. Una modo de vida duro, duro y tenaz. Con un enorme apego a las costumbres propias del lugar.


Pero esa última noche la muerte que va a buscarle no viene sola. Con ella están la soledad, la deseperación, el odio, el abandono y el inexorable paso del tiempo.


Andrés prepara y planifica con todo tipo de detalle su muerte. Organiza su entierro y va narrando como son recibidos aquellos que vienen  a llevarlo a cabo. Como será enterrado, el banquete que se llevará a cabo y como esperarán en la cocina mientras se hace el velatorio.





El propio titulo de la obra evoca la nostalgia, el color de las hojas en otoño, la decadencia.


Junto a Andrés y su mujer Sabina el otro “personaje” de la obra es el propio pueblo. En este caso Ainelle pero podría ser cualquier otro. Era uno de los pueblos mas altos del Pirineo que continuaba habitado hasta 1971. Año en el que último habitante abndonó el pueblo.


El responsable de la adaptación ha sido Jesús Arbués, que ha realizado de un modo notable, la complicada labor de adaptar una novela al teatro. Empezando por la dificultad de elegir que fragmentos de la novela original se quitan o reducen para ajustarlo a la dureción prevista.


La idea original y el espiritu del libro están presentes en todo momento al igual que los principales acontecimientos.




El propio Jesús se encarga de la dirección y ha optado acertadamente por que el texto sea el eje central de la puesta en escena. La representación tiene el ritmo adecuado a lo que el protagonista nos está contando.


Como señala el propio director “La lluvia amarilla es un texto precursor. El mérito de Julio es haber escrito un texto que habla de muchas cosas más, no solo de la despoblación y los pueblos abandonados". "Como toda obra maestra, llega más allá. Convierte la obra en un tratado sobre el tiempo, sobre todo lo perdido, todo lo que no se hizo, los abrazos no dados, los silencios, la incapacidad emocional, todo eso regresa en la última hora de vida de Andrés y le pasa factura".


Jesús Arbués nacido en 1968 y oscense sabe bien de que habla como indica "Nací en ese mundo rural. Soy parte de esa realidad. De esa mentalidad del personaje, ese amor a su casa. La casa no son unas piedras, es la memoria de los que se fueron. Ese concepto está muy vivo en el paisaje de mi infancia".

"Quizá era el momento en el que debía hablar de este tema", cuenta el director quien añade que la obra, "lanza un grito de alarma contra la despoblación rural y los pueblos abandonados".


Destacar el maravilloso trabajo de David Fernández y Óscar Lasaosa con los diseños audiovisuales, una auténtica delicia las proyecciones sobre el fondo que nos trasladan a las calles de Ainelle con enorme precisión. Impecable el resultado.


En cuanto al elenco lo forman Ricardo Joven que da vida a Andrés. Nos presenta a un personaje auténtico y veraz, muy comprometido con el personaje y con un gran toque de realismo.




Nos transmite la fortaleza y la sobriedad de un Andrés no exento de contradicciones, duro y sensible, rencoroso y sentido a la vez. Como los antiguos héroes clásicos, lucha en batallas aun sabiendo que las va a perder.


Le acompaña Alicia Montesquiu que nos hace de guía a lo largo de la obra a la vez que interpreta a Sabina la mujer de Andrés. Fabulosa su interpretación con una voz y un ritmo en sus palabras que nos envuelve. Enorme su voz también en las canciones que interpreta a lo largo de la obra en especial la maravillosa versión de la inolvidable Ya ves del gran Jose Antonio Labordeta.



En definitiva una ocasión inmejorable para acercarnos o en su caso descubrir a Llamazares en una de sus mejores obras.

 

VOLVAMOS A LOS TEATROS. LA CULTURA ES SEGURA.

-------------------------------------------------------------------

Teatro: Teatro Español. Sala Margarita Xirgu

Dirección: Plaza de Santa Ana C/Príncipe 25.
Fechas: Del 4 de Noviembre al 12 de Diciembre. De Miércoles a Domingo a las 19:30.
Entradas: Desde 13,50€ en teatroespanolPrograma de mano.

  

Ficha artística y técnica

 Adaptación y Dirección: Jesús Arbués.

Con: Ricardo Joven y Alicia Montesquiu.

Diseño audiovisuales y mapping: David Fernández y Óscar Lasaosa.

Diseño de espacio escénico: Jesús Arbués.

Diseño de iluminación: Sergio Iguacel.

Efectos de sonido: Nacho Moya.

Diseño de vestuario: Sara Bonet.

Una producción de Corral de García.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Critica, Blog de critica teatral, Critica teatral. Teatro. Reseñas. Cartelera. Programación, Crítica teatral, critica teatral Madrid, crítica teatro, crítica teatro Madrid, crítica, críticas, Madrid