Teatro: Hasta Palomares. Teatro Nueve Norte

Una comedia de Adrián Perea, con José Emilio Vera, Camila Almeda y Manuel Pico. Dirigida por Pablo Martinez Bravo.
Hasta Palomares  es un homenaje a Pedro Almodovar citado a lo largo de la obra en la cual Adrián Perea  plantea situaciones y diálogos haciendo referencia a su obra cinematográfica sin descuidar la trama. Un texto hilarante, personajes esperpénticos se darán cita en esta alocada propuesta. Si Chernóbil está siendo la gran comentada en los últimos días, así lo será Hasta Palomares, dirigida por un excepcional Pablo Martínez Bravo, de modo meritorio equilibra esta consecución de anécdotas y situaciones que nos llevarán a los términos mas pop de nuestro panorama reciente. 

Cuenta la historia de Raimunda; una mujer de Palomares, el pueblo almeriense  que Fraga hizo célebre tras la caída de varias bombas nucleares en 1966.  Para tranquilizar a la población de ausencia de radioactividad  se dio un chapuzón mientras saluda a la gente que se encuentraba en la playa Quitapellojos. Esa imagen se ha convertido en un icono pop y el accidente en nuestro Hiroshima.
 Allí desde hace 50 años pasa Raimunda los días regando su almendro y viendo películas de Almodóvar en VHS,  esta le prometió a su difunta madre que cuidaría de su casa la cual nunca abandonaría ni dejaría entrar en ella a nadie, para evitar la transmisión de la radiación y la contaminación a los vecinos.
Su hija Angustias, a la que Raimunda llama “Kika” huyó cuando tenía dieciseis años.  Quince años después regresa para darle una buena noticia acompañada de su novio. 
La trama está servida acompañandose de una vistosa y original escenografía trabajo de Kike Uhalte, fiel a aquellas decoraciones, que recuerdan a los viajes al pueblo para visitar a aquella tía, con tu vestido mas bonito. Y es que es este también un homenaje a una época entre la risa y el recuerdo velado de una España que mira a las cintas VHS con cierta nostalgia.
José Emilio Vera hace suyo el personaje de la madre, el actor se mueve natural y desenfadado en escena, de modo tal que los sesenta y cinco minutos de función se pasan volando, atentos a su gesto y su mirada, ya que es increíble como se mueve ágil entre el comic, lo grotesco, la elegancia y el costumbrismo.
Camila Almeda despliega presencia en escena en el papel de hija entre el desconcierto y la estupefacción que supone el comportamiento de Raimunda y los hechos extraños que ocurren en la casa junto a su compañero Manuel Pio compañerismo y saber hacer en escena acompañando a Almeda en su vuelta a casa y es que después de quince años, ya nada podía ser lo mismo. Más aun,  por Raimunda también había pasado el tiempo. 
Mención al impecable trabajo de Andrea Torrecilla en el trabajo de vestuario, mecido entre el costumbrismo y el pop art generando una energía extravagante y lúcida, a la altura del homenaje al ya nombrado Pedro Almodóvar, junto al trabajo de iluminación de Álvaro Nogales y Daniel Sanz en la ayudantía a dirección. Un equipo técnico y artístico que compone una obra que sin duda les recomendamos.
Descubrirlo está en su mano, una obra donde el humor, la nostalgia a tiempos que se nos antojan ya lejanos, se dan la mano para divertir a todo un público de butacas, de la manera más inteligente y natural posible. 
                                           ------------------------------------------------------------
Hasta Palomares
Teatro: Sala Nueve Norte
Dirección: Calle del Norte 9
Fechas: Viernes de junio a las 20.00h 
Entradas: Desde 12€ en nuevenorteatrapaloTeléfono reserva anticipada: 626091278 

           

1 comentario:

  1. Bueno obra teatral desenfadada, donde afloran las relaciones madre hija y el humor del autor, bajo la batuta de un director que promete.

    ResponderEliminar


Blog de critica teatral, reseñas y la programación actual de teatro en Madrid.

Critica teatral. Teatro. Reseñas. Cartelera. Programación

Somos un grupo de amantes del teatro.

Juntas difundimos cultura porque sola no puedes pero con amigos y amigas sí.