Teatro: Lo nunca visto. Teatro Español

La vida es difícil, pero hay que pelear. Se puede no tener ningún don, pero siempre hay que intentarlo. Hay que pelear, trabajar duro, esforzarse para conseguir tus sueños, aunque la vida muchas veces te de la espalda. Recuerda que, como dice la obra, la vida es como una pescadilla que se muerde la cola. No os rindáis, no lloréis, bailar y luchar hasta la extenuación por todo lo que queráis en la vida. Así si las cosas no salen no tendrás la duda de no haberlo intentado...



Estamos, sin lugar a dudas, ante uno de los bombazos de la temporada. Una de las obras más completas que se podrán ver durante los próximos meses. Colgando día tras día el cartel de "no hay billetes", se confirma como uno de los montajes que más ha gustado en este inicio de curso.La expectativa era máxima, y por lo que a nosotros se refiere (de un grupo de quince personas salimos todos alucinando) se han cumplido con creces, pasando a ser uno de los espectáculos ineludibles de lo que va de año, de esos de los que todo el mundo habla.


La compañía La Estampida deslumbró allá por 2015 (hace ya más de cuatro años) con la maravillosa "Las princesas del Pacífico", que desde el mismo día de su estreno fue un rotundo éxito que ha llegado hasta nuestros días, ya que aún siguen surcando los mares las intrépidas princesas. Tras este abrumador éxito estrenaron "Igual que si en la luna", en la que José Troncoso volvía a escribir y dirigir. Para este tercer proyecto, la compañía vuelve al elenco de Princesas, al que se le suma la descomunal Ana Turpin, para crear este deslumbrante retrato de la vida, del dolor y de la lucha. La propia compañía asume en este caso la producción de esta nueva aventura, con la colaboración de AISGE, para dar vida a estas tres mujeres que luchan por encauzar sus vidas.


El polifacético José Troncoso vuelve a sorprendernos con este tierno y demoledor retrato de unas perdedoras de lo más particulares, que destilan verdad, dolor, comedia, rabia, corazón, en cada una de las escenas de la obra. Troncoso ha conseguido crear su propio universo, lúgubre y esperpéntico, en el que todo tiene cabida. Con claras influencias, sobre todo estéticas, de La Zaranda, el autor gaditano nos transporta por lugares que aunque no hayamos vivido nos resultan familiares. Una historia que nos muestra un universo esperpéntico,  un realismo barroco  que nos muestra a unos personajes muy reconocibles por lo cotidiano, pero a la vez tan llevados al extremo que se convierten en unas lúgubres caricaturas de nuestra sociedad. Personajes que podrían perfectamente pertenecer a una película de Alex de la Iglesia, mujeres con vidas miserables en situaciones de lo más esperpénticas, comedia con tintes de cruda realidad o una descarnada visión del mundo con tintes del humor más negro.

El propio Troncoso habla así de la obra: "subimos al escenario a personas que normalmente son invisibles para la sociedad: yonkis, amas de casa, profesoras que viven enclaustradas en su estudio... y nos preguntamos por su historia, la cadena de acontecimientos que les ha llevado a estar en un punto de no retorno", y nos hace partícipes en cierta medida a "las equivocadas elecciones vitales que acaban por convertir a estas personas en personajes. Pero ¿Quién no lo es?". Nos adentramos en sus vidas, en su parte más íntima, en aquello que les ha hecho caer al abismo en el que se encuentran. Pero, como dice el autor, "lo veremos a través de un último intento de salvación. Haciendo de su vida una función abierta al público, ellas mismas repasarán sus errores y aciertos, y se darán cuenta de en qué momento empezó a ir todo mal" para acabar sentenciando que "toda comedia es en el fondo una tragedia, y a nuestras protagonistas no les puede ir peor...bueno sí".



Otro de los puntos fuertes de este montaje es la ingeniosa manera en la que vamos conociendo a cada una de las protagonistas. Lejos de una secuencia de historias, estas losers castigadas por la vida son las propias narradoras de sus desventuras. La obra no se cuenta, sino que son ellas mismas las que nos la ponen en escena, como pura parodia de sus propias vidas. En una acción maravillosa de metateatro, estas particulares mujeres nos invitan a asistir a los ensayos de su obra, de la obra en la que conseguirán hablar de si mismas, para que poco a poco podamos saber por qué se encuentran en esta situación. La vida de cada una es escenificada con unos monólogos desgarradores, mientras son ellas mismas quienes se interpretan. Una curiosa forma que engrandece aún más la originalidad de la obra.



Troncoso, como ya hiciera en Princesas, sabe reírse (y hacernos disfrutar) de la desgracia, desde una óptica basada en lo extremo, en el esperpento de lo exagerado, sazonado con la gracia andaluza, consigue que asistamos a historias dolorosas sin dejar de reír. La sensación es contradictoria y el director sabe medirlo a la perfección. Nos planta testimonios desoladores pero cuando la lágrima comienza a asomar da un giro inesperado en el tono para conseguir que no dejemos de reír. Todo nos resulta conocido, las vidas de estas tres mujeres podían ser las de nuestras vecinas, pero la forma tan surrealista de contarlo, lo grotesco de cada una de ellas, nos hacen bailar entre el absurdo y el drama, entre lo real y lo caricaturesco, con unas historias contadas con un tono de verdad que deslumbran.



"Lo nunca visto" nos sitúa en el lado oscuro de la vida, ante unos personajes apartados por la sociedad, tres "invisibles" a las que la vida no les ha sonreído. Araceli es una decrépita profesora de danza que tiene que cerrar su estudio por falta de alumnas. En un último intento por triunfar, se propone hacer un espectáculo que revolucionará el arte actual. Para ello contacta con todas sus ex alumnas, pero su llamada no tiene demasiado éxito y sólo acuden dos, de las más peculiares que ha tenido. Estas "artistas comprometidas con la causa" resultan ser dos losers como ella, pero encajan perfectamente en su espectáculo. Sofía, una yonqui gallega, y Maricarmen, una ama de casa fugada de su hogar, consiguen devolver la ilusión a Araceli, y volver a creer que se puede conseguir el espectáculo que lo cambiará todo.


Estas tres losers que nos cuentan su vida están interpretadas de manera prodigiosa por Belén Ponce de León, Alicia Rodríguez y Ana Turpin. Cada una de ellas sabe explotar al máximo sus virtudes para dar una carga emocional a cada una de las protagonistas. Todas ellas están increíbles, en unas interpretaciones que se mueven con frágil delicadeza entre el dolor y la burla, entre la comedia y el drama, en un juego de tragicomedia que las tres ejercen con maestría. Su continua ruptura de la cuarta pared hace aún más interesante a cada personaje, que se dirigen al público con la misma bravura que habla con sus compañeras, lo que nos hace el montaje mucho más "colectivo".

La sola presencia de Belén Ponce de León, como ya ocurriera en Princesas, es garantía de éxito y de saber hacer. Ella da vida a Araceli, la profesora que se obceca en montar ese último espectáculo que será todo un éxito. Todo su personaje es puro esperpento, desde su maquillaje a sus movimientos, pasando obviamente por su vestimenta. Una mujer que no asume el paso de los años, que ve como su sueño se le escapa entre los dedos pero intenta parecer fuerte ante la adversidad. Su decrepitud, sus gestos, su altivez, nos muestra un personaje muy disecionado, en el que la vida ha ido golpeádola hasta dejarle en lo que vemos, pero que sigue manteniendo su planta de gran mujer. La interpretación de Ponce de León está cargada de matices, en un papel que la consagra como una actriz de enorme potencial.


Alicia Rodríguez, que ya nos sorprendió a todos en Princesas, vuelve a dar una lección de lo que puede llegar a dar, en un papel al nivel del que le dio la fama. Aquí interpreta a Maricarmen, una mujer asustada que acaba de abandonar a su marido. Desde su aparición en escena no deja de levantar carcajadas entre el público, por sus andares, por su velocidad al hablar, por sus gestos. Un personaje que nos enternece desde el primer momento, una mujer que sufre en cada escena desde la más absoluta tragicomedia, llevando su drama por unos derroteros que nos duelen tanto como nos hacen reír. Su expresión corporal es una de sus mayores armas, y la explota de tal manera que cada escena se convierte en un divertido juego de gestos, de muecas, de cojeras. Un abanico de movimientos que la encumbran como una de las mejores actrices cómicas de nuestro país.


La tercera de estas losers es la impresionante Ana Turpin, que se ha atrevido a meterse en el medio de esta pareja, con una química tan especial, para conseguir que pasemos a hablar de un trío, ya que la química que transmiten las tres es pura dinamita. Ana Turpin interpreta a Sofía, una joven yonqui gallega. Turpin irrumpe en este particular universo creado por Troncoso por la puerta grande. Su interpretación es una genialidad, con miles de capas que se van descubriendo a lo largo de la obra. Su personaje es el que más varía a lo largo de la obra, desde su pasotismo (o estado de colocación) inicial al estado de ebullición total, creando miles de pequeños cambios en ella según vamos conociéndola. Una yonki que despierta empatía pese a sus pintas y sus malos modos iniciales. La actriz hace un trabajo extraordinario, lleno de sutiles matices, que compone un personaje que por momentos supera a sus compañeras. Es, sin duda, una prueba superada con nota para una actriz que entraba "nueva" en un equipo tan bien engrasado.




Y si demoledoras son las tres interpretaciones, no podemos pasar por alto la escenografía creada por Juan Sebastián Domínguez, que nos sumerge en un ambiente teatral, el de los ensayos, con una sencilla barra de parcticar ballet, que se va moviendo en las distintas escenas, y una gran tela de terciopelo rojo al fondo. Tan sencilla como impactante, elementos que nos meten de lleno en el ambiente del local de ensayo, sin nada superfluo que estorbe la escena. Un montaje tan barroco en esencia (y en los personajes) se complementa a la perfección con este espacio tan diáfano, con las presencias hegemónicas de estos dos símbolos del mundo teatral. La escenografía la completan dos sillas, una a cada lado, que utilizan en determinados momentos las actrices. Por su lado, la sobria y elegante iluminación, diseñada por Juanan Morales, potencia cada una de las surrealistas escenas, enfatizando en tono de cada una de ellas. Para completar la parte técnica no podemos olvidar la formidable utilización de la música para acompañar las historias, incluso usándola para los cambios de escena. El vestuario, que ya antes de empezar nos coloca a cada una en su lugar, es barroco y costumbrista dependiendo de cada personaje, asesorado por Miguel Ángel Milán.




En definitiva, podemos decir que este nuevo trabajo de Troncoso y sus chicas de la Estampida ha colmado con creces todas las expectativas creadas, que eran muchas. Él se consolida como uno de los creadores más innovadores y personales de nuestro país, mientras ellas vuelven a dar una auténtica lección de interpretación, con personajes que se nos quedan dentro. Estamos sin duda ante una de las obras de la temporada, tanto por las críticas como por la acogida que ha tenido entre el público. No dejen que se la cuenten, nunca llegarían a explicar con exactitud todo lo que pasa en esta obra. Corran a comprar las entradas que, como era de esperar, están volando.
-------------------------------------------------------------------------------

Lo nunca visto
Teatro: Teatro Español
Dirección: Plaza de Santa Ana, Calle Príncipe 25
Fechas: De Martes a Domingo a las 20:30.
Entradas: Desde 13,50€ en teatroespanol. Del 20 de Septiembre al 13 de Octubre.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Critica, Blog de critica teatral, Critica teatral. Teatro. Reseñas. Cartelera. Programación, Crítica teatral, critica teatral Madrid, crítica teatro, crítica teatro Madrid, crítica, críticas, Madrid