Firmado Lejárraga en Teatro Valle-Inclán


Mujeres en la sombra, aquellas poetas, científicas, investigadoras que estuvieron silenciadas. De muchas de ellas nunca sabremos sus nombres, a otras tantas nunca se las reconocerá su labor. Hombres que se apropiaron de sus ideas, méritos que hicieron suyos sin merecerlos.  Ellas creando futuro, ellos cosechando éxitos personales y reconocimiento social. Un tándem perfecto que el sistema patriarcal mediante sus leyes y formas asentaba cada día, relegando a la mujer a un discreto segundo plano. 

Obras como esta hacen que el teatro tenga sentido, hacen que la cultura sea el mayor arma para mover conciencias, para divulgar justicia, para conocer nuestra historia, una pieza sororizante en la lucha por el respeto de las que fueron, las que somos, y las que serán.

Vanesa Montfort ha creado un texto brillante, ha puesto en el lugar que le corresponde a una de esas mujeres silenciadas que hoy puede interpelar a los investigadores que analizan si le corresponde a ella  la obra firmada por su marido, pero también mediante imágenes retrospectivas podemos ver la relación que tenía con algunos de sus mas allegados amigos como Turina, Manuel de Falla, Lorca ó Juan Ramón Jiménez. Un texto tan íntimo, que pareciera cuasi un diario de la propia Lejárraga llevado a escena.
Carmela Nogales realiza un imponente trabajo de investigación, documentos que se acercan al público junto a cartas personales a las que difícilmente hubiéramos podido tener acceso, un trabajo que va mucho mas allá del hecho teatral. Estamos ante lo que entendemos como un reto del equipo, para que no haya ningún cabo suelto y nadie pueda poner en cuestión la autoría de las obras de Lejárraga.
Se lo contamos en palabras de Vanessa Montfort:

"Imaginemos a un autor capaz de vivir cien años y de publicar noventa obras entre poesía, prosa, ensayo político, guion y teatro. Imaginemos que ha escrito Canción de cuna, uno de los textos más representados de su época, llevado al cine en más de una ocasión. Imaginemos que se enamora de la música y da a luz libretos como El amor brujo, El sombrero de tres picos, Margot o Las golondrinas. Imaginémoslo escribiendo mano a mano con Marquina, Arniches, Turina y Falla, convirtiéndose en parlamentario, alzando su voz por la igualdad, fundando una revista con Juan Ramón Jiménez. ¿No sería uno de los autores españoles más importantes del siglo XX? Ahora imaginemos que también fue capaz de mantener su nombre siempre oculto pero que sí dejó un esmerado rastro de cartas y unas memorias, quizás, para que llegaran hasta nuestros días. Esta obra ha seguido ese camino de baldosas amarillas para darle rostro, voz, sexo y nombre a María Lejárraga. En escena, una sola mujer rodeada de los célebres hombres que protagonizaron su vida, que firmaron sus obras."
Estamos seguros de que María Lejárraga estaría orgullosa y agradecida con esta fiel puesta en escena dirigida  por Miguel Ángel Lamata, ha sabido componer una pieza que contiene todos los elementos para describirla como perfecta, cada detalle medido milimétricamente, datos que nos ilustran pero no nos saturan, estímulos continuos que nos mantienen expectantes a lo largo de toda la función.  


Gerald B. Filmore, Cristina Gallego, Miguel Ángel Muñoz, Alfredo Noval y Jorge Usón. Un elenco a la altura de un texto tan literario como documental, ágiles, ávidos de conocimiento, de saber, inmersos en la investigación de tal modo, que en muchos casos quedaremos con la boca abierta, con cada descubrimiento deseando que el investigador mas reacio a la autoría de Lejárraga esté equivocado. Un público cómplice de la investigación, no tenemos los documentos, ni datos escritos, pero sabemos más que los propios investigadores, en paralelo estamos presenciando las vivencias de María, el sentir artístico y emocional de la propia autora. Un teatro que se ha convertido ya en la casa del matrimonio Martínez Sierra- Lejárraga.
Cristina Gallego en el papel de María Lejárraga, presentará a una mujer discreta, inteligente, dúctil en escena, con ideas revolucionarias y podemos juzgar que no tenía el suficiente carácter para imponerse a su marido. Seria fácil hoy, cuando nos han abierto paso mujeres como ella. Nosotros no lo haremos porque sin atisbo de cólera, Gallego mostrará perfectamente que el futuro se ha construido a pequeños y discretos pasos. Bellísimos diálogos con Alfredo Noval en el papel de Juan Ramón Jiménez que se desdobla en investigador favorable a la autoría de Lejárraga, un cambio de registro magistral. Al igual que Jorge Usón interpretando a un divertido, carismático y desordenado Manuel de Falla, que nos ha permitido conocer aristas que sin duda desconocíamos. Gerald B. Filmore destaca sin duda en el papel de un joven Lorca, escena que debiera extraerse y extenderse en una futura puesta en escena, un trabajo tan impecable que se quedó tan corto, que no tuve por mas que salir del teatro y leer “El Maleficio de la mariposa”, presencia escénica por parte del actor interpretando a Carlos Lara y a uno de los investigadores. 
Miguel Ángel Muñoz tiene a sus espaldas a Gregorio Martínez Sierra, ese hombre que cosechaba éxitos gracias a su mujer y le era infiel con una afamada actriz, de otro lado a un investigador reticente a la autoría de Lejárraga, y como buen actor hizo que estuviésemos recelosos ante él , ante sus actitudes y decisiones. En definitiva nos supo llevar al lugar que quería, al lado de María,  como si de un juego de psicología inversa se tratase.

La escenografía y vestuario de la mano de Isis de Coura merece mucho mas que una mención, una obra de arte que nos sitúa en el espacio mas intimo de la autora,  desnudándola emocionalmente, cajones que se abren, librerías descolocadas por los investigadores,  espacios por los que se alumbran y parecen llevar a las alcobas, o cuadros que se ven al fondo en el salón principal e intentamos mirar mas allá, como si intentásemos conocer algo mas de la casa, alguna intimidad mas. Tan en comunión con el texto y las interpretaciones que no nos podemos imaginar algo diferente. Te ayuda a continuar imaginando,  a percibir, un espacio abierto a la imaginación y la creatividad. De Coura construye los elementos logrando que puedan ser infinitos. Un trabajo cum laude, junto al trabajo de iluminación de la mano de Rodrigo Ortega que hace posible que las líneas anteriores tengan sentido.  

Seguimos impresionados días después de poder disfrutarla. Ilustrativamente recomedable.
-----------------------------------------------------------------------------------------
Firmado Lejarraga
Teatro: Teatro Valle-Inclán
Dirección: Calle Valencia 1, plaza de Lavapies.
Fechas: Del 4 al 22 de diciembre. De martes a domingo a las 20 h
Entradas: Desde 12.50€ en entradasinaem.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Critica, Blog de critica teatral, Critica teatral. Teatro. Reseñas. Cartelera. Programación, Crítica teatral, critica teatral Madrid, crítica teatro, crítica teatro Madrid, crítica, críticas, Madrid