Teatro: Nacer con culpa y sin nombre. Sala Nueve Norte.

Uno de los momentos más hermosos en la vida de una mujer es a la vez uno de los más traumáticos. Las dudas, los miedos, los complejos, todo se agolpa en su cabeza en ese periodo tan fascinante que es el embarazo. La vida cambia por completo, eres la responsable de otra persona, a la que no quieres que le ocurra todo lo malo que te pasó a ti, que no sufra y no se sienta engañada como te ocurrió a ti tantas y tantas veces. El intento de proteger a un hijo viene de la naturaleza misma como animales que somos, pero como dice la protagonista de esta obra, en el fondo sabemos que no podremos protegerlos, y que muy probablemente cometa muchos de los errores que tu cometiste antes. 



Desgarradora y emocional, divertida y ácida, mordaz y directa. La obra transita los miedos y las dudas de Esperanza, una mujer embarazada que le cuenta a su futura hija retazos de su vida, para mostrarle un sincero collage de lo que le espera. La protagonista nos muestra las relaciones con sus padres, con antiguos amores platónicos, mientras va dejándole sus ideas sobre feminismo, igualdad y otros trazos de su propia identidad. Un demoledor relato que nos muestra a una mujer que por momentos se muestra vulnerable y en otros empoderada, que se siente sola y a la vez siente la necesidad de evitarle a su futura hija todos esos momentos duros que ha vivido a lo largo de su vida.



La Impura Compañía han sido las creadoras de esta demoledora obra, cargada de ironía y denuncia. Un relato conmovedor y agridulce, en el que se entrelazan los tiernos sentimientos por la maternidad con los miedos por el futuro de la futura hija, así como de la valía de la futura madre. En palabras de la compañía "la obra empieza a crearse por la duda que se nos plantea leyendo "El cuento de la criada" de Margaret Atwood. ¿Será mejor educada una criatura con la "familia ideal" o con una solterona y decadente madre fecunda? ¿Dónde está el límite de lo moralmente social y aparentemente educacional y de la maternidad? A partir de esas preguntas empezamos a desarrollar nuestra historia". Una obra que se convierte en una auténtica  montaña rusa, en la que la protagonista se muestra insegura a la vez que poderosa, débil al tiempo que empoderada, frágil y valiente.


Texto exquisito de Ale Lacour, que se encarga también de dar vida a esta madre primeriza que transita en un mar de dudas. En estos días podemos ver otros dos textos suyos en la cartelera madrileña: "Háblame de sexo" (que también dirige) en la Escalera de Jacob, y "Veneno azul espera" (en la que participa como actriz) en El Umbral de Primavera. El texto que ahora nos ocupa está cargado de humor negro, de sarcasmo, de dolorosa crítica social sobre la figura de la mujer, de la madre soltera, de la soledad ante un mundo que la ve como un bicho raro. La historia aborda, con gran ingenio, los días previos de una embarazada antes de dar a luz. Miles de cosas recorren su cabeza. Miedos propios y preguntas sin resolver sobre lo que le espera a su hija. Todo ello metido en una centrifugadora para dar como resultado un texto bello y contundente, divertido y mordaz.

La dirección corre a cargo de Candela Solé, que ha conseguido plasmar a la perfección todas las tonalidades del texto, todos los tonos, golpeándonos y divirtiéndonos a partes iguales. Debut como directora de esta actriz gallega a la que hemos podido ver en montajes como "Trágicas", "La alegría de vivir", "Incondicionales" o "Háblame de sexo" (en el que intercambia papeles con Ale Lacour). Solé ha encontrado el tono perfecto para un montaje que quiere divertir y concienciar, sin caer en la risa fácil ni ponerse excesivamente "intensa". Una pieza llena de frescura, con el justo punto de acidez y mucha mala uva, lo que hace que cada escena vaya potenciando el resultado final.



La historia nos sitúa en las últimas horas del embarazo de una madre soltera y primeriza, lo que la tiene atenazada y con un vértigo atroz por lo que se le viene encima. En estos momentos de extrema vulnerabilidad decide hablarle a su futura hija sobre el mundo que le espera, sobre sus experiencias como mujer, sobre la relación con sus padres, para hacerle una radiografía del mundo que le espera y de paso hacer balance de lo que ha sido su propia vida. La futura madre se sincera, llegando a plantear si quizás sería mejor que la niña tuviese otra familia. Con ella habla de sexo, de su propia experiencia, de los palos que se ha llevado en la vida, de la ansiedad que le provoca la vida, de las injusticias del mundo, pero sobre todo le habla del amor que siente hacia ella, y de los miedos a que cometa sus mismos errores.



Ale Lacour nos regala una interpretación poderosa, una creación llena de matices, de aristas que teme mostrarnos y que poco a poco siente la necesidad de sacar fuera para soltar toda la angustia que la absorbe. Lacour nos muestra a una Esperanza frustrada por una vida que no es como ella había imaginado, pero con la ilusión de un embarazo que espera le devuelva la alegría de vivir. Un personaje que transita entre sus miedos y sus dudas, entre sus esperanzas y sus deseos. La actriz se nos muestra vulnerable, siente que todo a su alrededor es inestable, nota el paso del tiempo como una losa, la responsabilidad de lo que está por venir le atenaza. Todo esto nos lo muestra Lacour en una interpretación cargada de personalidad, sarcasmo y muchos matices que hacen de Estrella una mujer poliédrica que nos engancha de principio a fin.



La historia se desarrolla en una ingeniosa escenografía diseñada por Paco Llonch Andreu (encargado de la estructura que delimita el espacio) y Alicia Pedraza (creadora de los muebles). Sencilla y efectista, el espacio queda perfectamente acotado y definido sin ningún tipo de alarde, pero consiguiendo el todo momento el efecto requerido. La cuidada iluminación, que dota a toda la obra de un carácter intimista, ha sido diseñada también por Alicia Pedraza, mientras el vestuario corre a cargo de Aniceta Vives.



En definitiva sólo nos queda recomendar que acudan a ver esta interesante pieza, cargada de verdad y de muchos temas que se nos quedarán impregnados al salir de la sala. Una obra necesaria por lo que cuenta y por la forma en la que habla de temas muy espinosos. Comedia con tintes de drama y tragicomedia con grandes dosis de dolorosa verdad. Un acierto de principio a fin. VOLVAMOS A LOS TEATROS. LA CULTURA ES SEGURA.

-----------------------------------------------------------------------------------

Teatro: Sala Nueve Norte
Dirección: Calle del Norte 9.
Fechas: Del 4 de Febrero al 28 de Marzo. En Marzo Domingos a las 19:00.
Entradas: Desde 12€ en nuevenorte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Critica, Blog de critica teatral, Critica teatral. Teatro. Reseñas. Cartelera. Programación, Crítica teatral, critica teatral Madrid, crítica teatro, crítica teatro Madrid, crítica, críticas, Madrid