Teatro: Antropoceno. Teatro de la Abadía.

Y si nos hemos estado engañando estos años al usar la expresión cambio climático, al fin y al cabo los cambios no tienen por que ser malos necesariamente. ¿ Por qué no lo llamamos emergencia climática ? ¿ Quizás sea para eludir la gran responsabilidad que como seres humanos nos corresponde?. Pero la pregunta fundamental es, ¿hay futuro?.

 


Antropoceno, del griego “anthropos” humano y "kainos" nuevo o reciente, es el título de la obra que se presenta en el Teatro de la Abadía. "Antropoceno significa época de los hombres. De acuerdo con algunos científicos, es la época en la que estamos y la que ocurre desde que el ser humano con sus acciones determina lo que ocurre en el planeta, en lugar de estar sujeto a los cambios en su ambiente. Ahora, este los genera".

Con la historia central de Ana una escritora que acaba de escribir un libro titulado “Nuestra muerte en el Antropoceno”. Es una joven que no tiene esperanza en nuestro futuro y en nuestra especie, para ella no hay futuro. Pero todo cambia cuando descubre que está embarazada gracias a Silvi, su aplicación domótica que le recuerda el retraso en su menstruación. La noticia hace que se replantee todavía más la situación del planeta y el momento crucial que estamos viviendo. El mundo está cambiando más rápido que nunca antes en la historia de la humanidad, tanto la intensidad como la velocidad a la que se está produciendo dicho cambio da vértigo. También está Gerardo un taxista y locutor radiofónico y una cazadora recolectora que sobrevive como puede.

 


A lo largo de la obra van apareciendo los protagonistas de “grandes cambios” para la sociedad como Oppenheimer y su participación en la creación de la bomba atómica, el capitalismo, el consumismo salvaje, las nuevas tecnologías.

Antropoceno no tiene una dramaturgia ni un hilo conductor en sentido estricto, pero no le hace falta. La denuncia de la destrucción de los polos, el aumento de la temperatura, la contaminación de los mares y océanos, la extinción de especies no necesita de más explicaciones.

 


Se nos presenta una performance donde la palabra cede casi todo el protagonismo a la imagen, a la danza, a la poesía. Una obra muy visual que se va clavando en nuestras conciencias, los grandes contenedores de basura, el uso desmedido del plástico, la comida basura y sus desastrosas consecuencias para el medio ambiente.

 


Pero al igual que le ocurre a Ana cuando sabe que va a ser madre, se nos abre una pequeña ventana para la esperanza, para la ilusión. Los árboles, una planta al sol, la joven con chubasquero amarillo en clara referencia a Greta Thunberg

Es llamativo el personaje del locutor de radio fundamentalmente por los temas musicales tan cuidada y oportunamente seleccionados por Fernando Martinez-Careaga Gómez, como Fly me to the moon interpretada por Frank Sinatra, Burning down the house de Talking Heads o Cachito mío de Nat King Cole.


Destaca especialmente la escenografía de Mambo Decorados y Elecpolo Lihting , una especie de iglú que bien puede representar la Tierra, que va girando a lo largo de la obra cumpliendo diversas funcionalidades y que centra nuestra atención tanto desde su aspecto interior como exterior. En su cubierta se proyectan imágenes de Emilio Valenzuela con las notables aportaciones en la iluminación de Paloma Parra.

 


La dirección de la obra corre a cargo de Thaddeus Phillips, que es un hombre de teatro, director, diseñador y actor norteamericano, afincado entre Colombia y Colorado. Ha presentado varios espectáculos en España como El conquistador,  17 Fronteras o Ankomsten.

Fue José Luis Gómez, el anterior director de La Abadía, el que le encargó este proyecto hace dos años tras el estreno de Emigrantes. “Sólo pretendo mostrar en el escenario mi compromiso y mi preocupación por el cambio climático y el mundo que vamos a dejar no ya a nuestros hijos también a nuestros nietos”.

Además del desastre climático y ecológico Philips critica determinadas conductas e instrumentos como la telefonía móvil, la industria alimentaria a gran escala, la comida basura, los controles de seguridad en los aeropuertos, la inteligencia artificial…

 


En cuanto al momento crítico en que nos encontramos el director comenta : “Podemos usar nuestro poder como gestores de nuestra propia realidad y asegurar la supervivencia de la especie humana y del planeta que habitamos, o podemos autodestruirnos. Se hace necesario un nuevo salto en la evolución humana. Esta vez generada por nosotros mismos y ya no por nuestro medio ambiente. Ya no deslumbrados por la adquisición de nuestra nueva y poderosa herramienta, la razón —ese fuego robado de los dioses por Prometeo—, sino responsabilizándonos por ella y usándola con sabiduría.”

 


Destaca la sencillez y precisión con que consigue desarrollar la obra, atrapándonos sin usar apenas la palabra, valiéndose de la danza y la imagen para conseguir crear conciencia y reflexión tanto personal como política.

El elenco lo forman Silvia Acosta, Julio Cortázar, Kateryna Humenyuk y Almudena Ramos. Destaca principalmente la bailarina de origen ucraniano Kateryna descubierta por el director en un espectáculo de la Fura del Baus. La propia bailarina ha creado la coreografía que complementa a la perfección la obra no sólo con la danza sino también con los movimientos que muestran un completo control de todo su cuerpo. Especialmente destacable la escena desarrollada en el interior del hogar mezcla de contorsionismo y danza, sin duda uno de los momentos más mágicos.

 


El espectáculo es mágico y como indicaba evidentemente visual, la imágenes seleccionadas se van grabando en nuestra mente para consolidar la concienciación necesaria para pasar de las palabras a la acción. Dejando un mensaje de optimismo de que nuestro destino es el futuro.

VOLVAMOS A LOS TEATROS. LA CULTURA ES SEGURA.

--------------------------------------------------------------------------

Teatro: Teatro Abadía
Dirección: Calle Fernández de los Ríos, 42.
Fechas: Del 25 de marzo al 11 de abril de 2021. Martes a sábado a las 20:30. Domingo a las 19:30
Entradas: Desde 6€ en TeatroAbadia.

REPARTO

Silvia Acosta
Julio Cortázar
Kateryna Humenyuk
Almudena Ramos

FICHA ARTÍSTICA

Espacio escénico: Emilio Valenzuela y Thaddeus Phillips.
Proyecciones: Emilio Valenzuela.
Iluminación: Paloma Parra.
Vestuario: Eleni Chaidemenaki.
Música original: Fernando Martinez-Careaga Gómez.
Textos: Creación colectiva.
Colaboración dramatúrgica: Tatiana Mallarino.
Coreografía: Kateryna Humenyuk.
Ayudante de dirección: Javier Patiño | Andrea Delicado.

Escenografía: Mambo Decorados / Elecpolo Lighting.
Sastrería: Elda Noriega.
Utilería: Helena Arguello.
Fotos escena: Ángela Bonadies.
Video promocional: David González.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Critica, Blog de critica teatral, Critica teatral. Teatro. Reseñas. Cartelera. Programación, Crítica teatral, critica teatral Madrid, crítica teatro, crítica teatro Madrid, crítica, críticas, Madrid