Teatro: MANOLITA CHEN. UN CUENTO CHINO. Teatro Circo Price.

Huele el Price a nostalgia, a pasado, a caminos, a cómicos, a un episodio monográfico de Cuéntame en un San Genaro ambulante. Huele el Price a un cuento chino. Huele a Manolita Chen. Manuela Fernández Pérez, más conocida como Manolita Chen, una artista de circo, directora, guionista, coreógrafa, super vedette y empresaria española, que junto a su esposo, el también empresario y artista circense Chen Tse-Ping, crearon el Teatro Chino de Manolita Chen, el más famoso de los teatros portátiles de España. 



A comienzos de los años cuarenta fue contratada por el desaparecido Circo Price localizado en la Plaza del Rey, como un gran amigo me suele recordar, como bailarina para que formara parte del ballet de chicas denominado Las Charivaris. Fue allí donde conoció a Chen Tse-Ping, más conocido como Chepín, que se convirtió en su esposo. En 1947 crearon el Teatro-Circo Chino, el mismo que, desde 1950 hasta 1986, pasó a ser el emblemático Teatro Chino de Manolita Chen, ampliamente reconocido por combinar circo, revista musical y espectáculo de variedades, una mezcla entre el burlesque y el music hall. 


Este momento marcó el cambio de rumbo de la carrera de Manuela Fernández que pasó a ser la vedette estrella, conocida por su nombre artístico Manolita Chen. Como dato curioso, fue la primera artista en operarse los pechos en España y, a inicios de los setenta, impulsó y financió las operaciones estéticas de pecho de sus artistas para hacerlas más vistosas. El eslogan del Teatro Chino de Manolita Chen fue: ¡Piernas, mujeres y cómicos para todos ustedes, simpático público! Y así, tras conocer un poco más a Manolita, la función del Price, de su añorado y querido Price, comienza entre bambalinas, y aparece Manolita. 



Una Manolita que nos relata su historia, sin pelos en la lengua, a pelo, caiga quien caiga, con una ternura especial que hace de este personaje una persona entrañable, honesta, trabajadora donde las haya. “YO SOY MANOLITA. LA AUTÉNTICA. MANOLITA CHEN". Y es que también hubo litigios con su nombre, ya que durante la transición española un travesti gaditano llamado Manuel Saborido, se apropió de su nombre y trabajo haciendo algunos sketches en el Paralelo de Barcelona, generando una gran confusión en aquellos tiempos de cambio. La situación fue llevada a un juzgado de Sevilla, donde se verificó que ninguna de las dos tenía registrado legalmente el nombre Manolita Chen, por lo que el pleito se resolvería si ambas partes llegaban a un acuerdo. 



Manuela Fernández, la auténtica, murió sin dar su conformidad. A ovarios no le ganaba nadie. “Lo mío es un cuento chino, pero de verdad” nos dice Manolita, que nos va narrando a través de sus sueños, de su teatro ambulante, de su vida, las vicisitudes que corrían durante ese periodo tan convulso en la vida de los españoles (dictadura, muerte de Franco y transición ), todo ello a través de una mirada cándida, dura y humilde. “En esa época las mujeres no éramos nada”. 

"Yo soy Manolita Chen y me admiro de ver lo que he sido... el público, cómo me quería y cómo les quería... Lo mío ha sido un cuento chino, pero de verdad... el teatro chino ha sido Manolita Chen, ahora ya no, ahora solo soy, una más... Estoy con mucha pena, no tengo palabras para explicarme... recordar todo esto es muy triste... Teatro chino de Manolita Chen, ¿no lo han visto? Por el amor de Dios, no faltábamos a ninguna feria...".



A Manolita también se le ha llamado la creadora del Cabaret de los pobres, por acercar el arte a todos los públicos, y dar la oportunidad a jóvenes artistas de la época de empezar en este mundo del espectáculo tan singular; muchos de ellos se convertirían con el tiempo en auténticas referencias del panorama artístico español de aquellos años y de los siguientes. Y poco a poco, entre números, canciones, bodas, censuras, despedidas, maletas, sueños y confesiones, Manolita nos va contando su vida y milagros, con un aire de humildad y añoranza auténtico. 



Sin olvidar lo material, por supuesto: el parné “Detrás del espectáculo está el negocio”. Pan y circo. Con un reinventarse de aquí y allá y unas notas de humor en cada escena de su vida, Manolita ya nos ha contagiado desde el minuto uno. Ya nos ha ganado para su causa. Que empiece la función. Y es aquí , en este año marcado por la `pandemia, donde gracias a la idea original de la actriz Pepa Zaragoza, y bajo la dirección y dramaturgia de José Troncosola compañía de los Baltasara nos presenta este delicioso montaje. 

Pepa Zaragoza como Manolita está sublime, llena el escenario con su presencia , con sus registros, con sus silencios también, con su humor, su dinamismo, su magia. Nos hace ver a una Manolita humana, transparente, auténtica. La Generala, como era conocida entre bambalinas, nos embauca y nos lleva a ese recorrido por su pasado , con sus miserias y grandezas, con su lucha y orgullo. Y con mucha dignidad. Gracias Pepa por esta pasión que nos llega a cada una de las butacas del Price. 



Pero Pepa no está sola en escena. Le acompaña un gran elenco de profesionalesNacho Vera, su marido en el papel de Chepín, un hombre famélico, sencillo que Nacho interpreta con mucho cariño. Cariño que también nos llega, estableciendo el complemento perfecto al empuje de Pepa. La pausa, la calma, la escucha. Y la pareja está acompañada por Isa Belugi y Nacho BelugiespectacularesChema Noci como maestro de ceremonias del teatro y María Jaimezla inseparable Ana Mari, amiga del alma de Manolita, donde en un viaje a ninguna parte, también buscará su propio camino más allá . Una compañera espontánea, fresca, sencilla, humanaLa inocencia del pueblo reflejada en Ana Mari


Y como no, la iluminación fantástica de Ion Anibal, creando distintos ambientes, cálidos todos, que acompañan la intención de cada escena. La escenografía y vestuario de Vanessa Actif, que nos traslada a esa feria de esa España caduca que luchaba por resurgir, por reinventarse, como Manolita. Un montaje espectacular cargado de ternura y de recuerdo a una de las grandes artistas de nuestro país, desde el escenario que la hizo famosa (aunque no desde su lugar original).

 

Y todo de la mano de la dirección y dramaturgia de José Troncoso, con un texto brillante, claro, irónico, tierno, reivindicativo, que nos conduce a empatizar desde la aparición de Manolita con los cómicos, con la lucha, con el pueblo. El cuento chino del Price no es tan chino, es muy de verdad. Muy Manolita. Muy Chen. Y colorín, colorado, Manolita nos lo ha contado. No se lo pierdan en cualquier feria de este nuestro querido país de charanga y pandereta. Vengan al teatro. Vivan la cultura. Seguro y segura.

----------------------------------------------------------------------------------

Teatro: Teatro Circo Price
Dirección: Ronda de Atocha 35.
Fechas: Del 23 al 25 de Abril. Viernes y Sábado a las 20:00. Domingo a las 19:00.
Entradas: Desde 15€ en teatrocircoprice

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Critica, Blog de critica teatral, Critica teatral. Teatro. Reseñas. Cartelera. Programación, Crítica teatral, critica teatral Madrid, crítica teatro, crítica teatro Madrid, crítica, críticas, Madrid