Teatro: La casa de los espíritus. Teatro Español.

Llega al Teatro Español una sobresaliente adaptación de la primera y más célebre novela de Isabel Allende, La casa de los espíritus. La historia de una saga familiar que se enmarca dentro del realismo mágico y que se desarrolla a lo largo de casi un siglo en Chile en unos momentos con unos cambios sociales, políticos y económicos devastadores.

 



Isabel Allende escribió en 1982 La casa de los espíritus en Venezuela, donde la autora chilena se había trasladado a vivir tras el golpe militar en Chile de Pinochet. En el libro se cuenta la historia de la familia Trueba a lo largo de cuatro generaciones que abarcan casi un siglo.

Aunque el nombre la familia es por el “hombre de la casa”, lo cierto es que las mujeres son las verdaderas protagonistas. Todas ellas con nombres muy luminosos, Clara, Blanca, Alba….


 

Precisamente Alba es la encargada de contarnos toda la historia que comienza cuando un joven llamado Esteban Trueba quiere casarse con Rosa del Valle, como no cuenta con una dote suficiente decide irse y explotar una mina para conseguir dinero. Por desgracia durante su ausencia Rosa muere envenenada por accidente por los enemigos políticos de su padre.

Entonces decide marchar a la antigua hacienda que tenía su familia y devolverle el esplendor de antaño. Con el tiempo consigue hacer que todo prospere y se convierta en la mejor plantación de la zona, aunque el trato que dispensa a sus trabajadores y a sus familias sea bastante déspota y cruel.

 

 

Con el tiempo se casa con Clara la hermana pequeña de Rosa. Que enseguida se gana tanto a su marido como a su cuñada Férula quien desarrolla una profunda obsesión con Clara de la que termina enamorándose. Cuando Esteban se da cuenta de lo que ocurre decide echar a su hermana de la casa que se despide de él lanzándole una maldición. Desde ese día Clara jamás volverá a hablar con su marido.


La obra tiene una duración de tres horas y media y van contando la vida de las cuatro generaciones del clan Trueba. Una familia cuyo destino se ve condicionado por la política, el amor, la violencia y la muerte. Un gran acierto que la última del clan Alba, vaya desde el inicio guiándonos por la historia ya que en algunas ocasiones determinados acontecimientos de distinta época se solapan y su acertada presencia nos hace más fácil la transición por cada uno de los momentos.

 

Anna Maria Ricart ha adaptado de una manera sobresaliente la novela. Afrontar el reto de decidir que partes contar y cuales suprimir es una labor enormemente delicada que puede dar uno u otro sentido a la obra. El resultado ha sido enorme porque, aunque la obra dure 3 horas y media ha conseguido condensar la esencia de la historia, incidiendo en las partes fundamentales y no dejando ninguna de las tramas ocultas. Mostrando a la perfección las distintas etapas en la vida de los protagonistas y la complejidad de los personajes femeninos, el auténtico eje sobre el que gira la historia y que suponen el puente para pasar de una época a otra.

Señala Anna que “Como lo exige el realismo mágico, en la casa de los espíritus habrá espíritus. La magia es la que conforma ese mundo tan especial y que debe tener su lugar preeminente. Yo he intentado mantener esa forma diferente de mirar que tiene la autora y con la que edifica un universo".


La dramaturgia es corresponsabilidad de la propia Anna y de Carme Portaceli que también se encarga de la dirección. Notable el trabajo de Carme que le da a la obra el ritmo adecuado en cada momento, sin caer en las prisas o en aligerar, algo en que debido a la extensión del texto se hubiera podido caer. Como indica la propia directora “Todo pasa a la vez, todo tiene relación entre sí. Es una obra que habla de la reconciliación, de la posibilidad de cambiar y de comprender que la mezcla de los mundos puede enriquecer. Es una lección de tolerancia”.

A la hora de afrontar un montaje como éste, me planteaba que sin duda era harto complicado ya que recrear tantos y tan variados lugares sería una labor compleja, Paco Azorín el encargado de la misma ha optado probablemente por la mejor solución, una puesta en escena sencilla y minimalista. Varias sillas colocadas en un principio en un semicírculo y que a lo largo de la representación van teniendo distintos usos. Dichas sillas y tres pantallas en las que se van proyectando imágenes convierten el escenario en la hacienda, la ciudad, la cárcel…..En definitiva son más que suficiente, puesto que el protagonismo fundamental de la historia la tienen sus personajes.

 

Miquel Àngel Raió se encarga del diseño de video, suyas son las imágenes que a lo largo de la obra se van sucediendo en las pantallas. Destaca la selección musical escogida con un enorme gusto y cuidado por Jordi Collet. Una música muy bien complementada con la impecable iluminación de David Picazo. Increíble la atmósfera creada con la ligera niebla que recorre el escenario y que con el juego de luces crea una atmósfera ideal para cada uno de los momentos.

Por último, destacar el espectacular trabajo de Carlota Ferrer con el vestuario, con una acertada selección de colores para cada una de las situaciones desde el primoroso blanco en el elegante vestido de Carmen Conesa hasta el negro muy presente en los momentos más dramáticos del montaje.

En cuanto al elenco, si siempre es difícil su selección, más en una obra con tanto y tan variado personaje. El primer personaje que ya nos espera en el escenario mientras nos estamos acomodando en nuestras butacas es Alba, interpretada por Miranda Gas. Con ella se inicia el relato, está presente a lo largo de toda la narración, antes incluso que sus abuelos se conocieran. Perfecta la pausa que le aporta al personaje y la tranquilidad que nos transmite con su voz. Perfil que se ve alterado con los momentos más tensos y duros de los interrogatorios y las torturas que padece.

Inma Cuevas es Blanca Trueba la hija de Clara personaje puente entre su madre y su hija que debido a las limitaciones propias de la extensión de la obra se quede un poco corta su actuación. Muy interesante la historia que se vislumbra de su historia de amor con Pedro Tercero interpretado por Borja Luna y a cuyo personaje le sucede lo mismo.



Jordi Collet que interpreta a varios personajes, nos muestra su gran versatilidad para pasar con enorme facilidad de un personaje tan intenso como Esteban García (el hijo bastardo de Esteban) al refinado Jean de Satigny.

Lo mismo cabría indicar respecto al trabajo de David Fernández encarnando entre otros a Nicolás el hermano de Alba. El otro mellizo es Guillermo Serrano que se mete a la perfección en la piel de un hombre idealista y pasional. Pilar Matas interpreta con gran solvencia y naturalidad a Nada y Petra Garcia.



Gabriela Flores da muestra del enorme potencial que tiene con la interpretación que realiza de dos personajes que sin ser centrales son fundamentales en la historia por un lado la prostituta Tránsito amante y sobre todo amiga fiel a lo largo de toda su vida de Esteban y por otro Férula la hermana del propio Esteban, Férula cautivada y enamorada de su cuñada Clara.

Sobresaliente Francesc Garrido en el papel de Esteban Trueba, con una gran variedad de registros desde el joven fogoso y asalvajado del inicio de la obra, al despiadado patrón de la hacienda acabando en el abuelo encorvado y ayudado de su bastón. Un personaje que pasa del convencimiento de sus principios conservadores al desencanto de la crueldad de la dictadura militar que en determinado momento había defendido.

Y qué decir de Carmen Conesa, elegante, espectacular, radiante. Nadie mejor que ella para interpretar a Clara un personaje lleno de magia. Con gran destreza y agilidad recorre todos y cada uno de los espacios del escenario con su vestido de cola inacabable y que no ha debido ser nada fácil de manejar. La calma y la serenidad que derrocha su personaje nos atrapa a lo largo de toda la obra.

 


En resumen probablemente la obra de la temporada, una delicia de montaje y cuya duración no ha de echarnos para atrás ya que en ningún momento se hace larga y nos quedamos con ganas de más. Un montaje prodigioso que consigue transmitir toda la belleza y poesía de la obra original. Un trabajo metódico y preciso que convierte el montaje en un disfrute absoluto. VOLVAMOS A LOS TEATROS. LA CULTURA ES SEGURA.

 ----------------------------------------------------------------------------

Teatro: Teatro Español
Dirección: Calle del Príncipe 25. Plaza de Santa Ana.
Fechas: Del 24 de Abril al 16 de Mayo. De Martes a Domingo 19:00.
Entradas: Desde 4,50€ en teatroespanolPrograma de mano.


FICHA ARTÍSTICA Y TÉCNICA

Dirección: Carme Portaceli . 

Texto: Isabel Allende.
Adaptación: Anna Maria Ricart.
Dramaturgia: Anna Maria Ricart y Carme Portaceli .
 

Reparto: Jordi Collet, Carmen Conesa, Inma Cuevas, David Fernández “Fabu”, Gabriela Flores, Francesc Garrido, Miranda Gas, Borja Luna, Pilar Matas y Guillermo Serrano.

Diseño de espacio escénico: Paco Azorín.
Diseño de iluminación: David Picazo.
Diseño de vestuario: Carlota Ferrer.
 

Ayudante de vestuario: Sonia Capilla.
Coreografía y movimiento: Ferran Carvajal.
Música original y espacio sonoro: Jordi Collet.
Diseño de video: Miquel Àngel Raió.
Diseño de sonido: Pablo de la Huerga.

Ayudante de escenografía: Fer Muratori.
Ayudante de dirección: Montse Tixé.

Una coproducción de Teatro Español, Grec 2020 Festival de Barcelona y Teatre Romea .

  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Critica, Blog de critica teatral, Critica teatral. Teatro. Reseñas. Cartelera. Programación, Crítica teatral, critica teatral Madrid, crítica teatro, crítica teatro Madrid, crítica, críticas, Madrid