Teatro: Sade en una velada incómoda. El umbral de Primavera

Sostuve mis extravíos con razonamientos. No me puse a dudar. Vencí, arranqué de raíz, supe destruir en mi corazón todo lo que podía estorbar mis placeres. Sade. Nos traslada a lo prohibido, al tabú , al exceso. Pero, ¿Quién era este singular marqués? Nos adentramos en El Umbral de Primavera para conocer un poco mejor a este gran personaje, tan polémico como embriagador.
 



Distintas leyendas surgen de su figura. Pero, ¿son reales? Francia, siglo XVIII, Donatien Alphonse François de Sade, más conocido como Marqués de Sade fue un escritor, ensayista y filósofo , autor de numerosas obras de diversos géneros que lo convirtieron en uno de los mayores y más crudos literatos de la literatura erótica. Sodoma, Gomorra. Masoquismo


En su obra predominan las violaciones y las disertaciones que justifican esas barbaries, mediante sofismas (argumentos falsos o capciosos que pretenden hacerse pasar por verdaderos). Violencia, parafilias, vicios, son los temas de sus obras. Fue encarcelado varias veces en fortalezas y “manicomios” pasando 27 años de su vida privado de libertad. “Los entreactos de mi vida han sido demasiado largos”. 

Sus obras estuvieron incluidas en el índice de los libros prohibidos de la iglesia católica. Vade retro. Rimbaud o Apollinaire, poetas malditos, llegaron a decir de él que fue «el espíritu más libre que jamás ha existido». André Breton y los surrealistas lo proclamaron «Divino Marqués» en referencia al «Divino Aretino», primer autor erótico de los tiempos modernos (siglo XVI). Aún hoy su obra despierta los mayores elogios y las mayores repulsas. Su nombre ha pasado a la historia convertido en sustantivo.



Desde 1834, la palabra «sadismo» aparece en el diccionario para describir la propia excitación producida al cometer actos de crueldad sobre otra persona. También tuvo sus detractores. A modo de anécdota Napoleón arrojó a las llamas su novela “Justine” de la que tildó del “libro más abominable jamás engendrado por la imaginación más depravada”. Los últimos años de su vida los vive en el asilo para locos de Charenton gracias a la asistencia de su familia, que se encarga de pagar su estancia y su manutención, y los pasará en compañía de Constance, que pasó por ser la hija ilegítima del marqués, siendo en realidad su compañera en los últimos días. En su agonía fue atendido por el joven Ramón. Deja heredera universal de sus escasos bienes a su compañera Constance. Y cada sábado de mayo y junio, al caer la noche, el Umbral de la primavera nos ofrece este incómodo Sade


Una velada especial, con invitados, pero algo sale mal. La confusión nos atrapa. Traición, miedo. Ya nada es lo que parece. Y todo visto desde dentro, desde sus tripas, desde su peculiar mente. Seremos testigos privilegiados de esa velada, donde nos adentraremos en la mente de este prolífico escritor, censurado y juzgado por ir contra corriente. Por ser distinto. Por tener otra moral. Otra ética. ¿Culpable? ¿Libre? Sade. Y tras este encuentro con el marqués, el patio del Umbral nos ofrece al otro marqués. Incómodo, locuaz, incisivo, directo. El marqués de Sade y su interior, para intentar comprender esa mente distinta, ese cerebro tocado de la mano del placer, del egoísmo, del goce, de sufrimiento y voracidad. 


Nicolás Pérez Costa, autor y protagonista del montaje nos ofrece a un Sade bipolar, desconcertante, agitado, mordaz. Nos ofrece un personaje trabajado, consciente, temperamental. Marioneta, titiritero, niño, crítico, estudioso, filósofo, insolente, un asocial social en soledad. Ateo. “La idea de Dios es el único mal que no puedo perdonar al hombre”. Nicolás nos deslumbra con una ocupación magistral del espacio, que lo domina a la perfección. Se mueve entre luces y sombras con sutileza, firmeza, voracidad. Con violencia, mucha violencia. Y nos lo traslada, y nos lo lleva al estómago. Dentro. Muy dentro. “Sade ha sido un escritor, un gran “imaginador”, un filósofo, un denunciante de lo que hacía en términos sexuales toda la aristocracia y la nobleza de la época. Esta obra es un momento en su soledad, que es la soledad de quienes tienen voces en su cabeza que les hablan de libertad”.  


Nos seduce desde el primer momento, en una sinergia envolvente entre espectador y actor, entre dentro y fuera. Si bien es verdad que el ritmo trepidante y la intensidad es continua, esto nos hace a veces evadirnos del lugar, de los dominios del marqués, para ir a los nuestros, más tranquilos. ¿Dónde estás Constanza? Su voz poderosa no nos deja indiferentes. Su cuerpo nos transmite también esos excesos, esos desvaríos mentales, esa libertad incomprendida, ese egoísmo integral basado en el hedonismo individual. Ancha es Castilla. Le acompaña en escena Juan Ignacio Gé, joven que le atiende en su agonía, tosco. Fiel escudero de su amo y señor. Desconcertado en su quehacer, en su tarea. Violento y cuidador. Rudo y sutil. Un joven Sancho en tierras galas. Fuerza y energía en escena a partes iguales. 



 Este texto de Nicolás Pérez Costa y Matías Puricelli, director del montaje, pone todo en duda, lo pone todo patas arriba. Nos pone dentro de la cabeza del marqués, quieras o no, intentas entenderlo, le odias, le comprendes, le temes, le sufres, le envidias. Con una escenografía maravillosa de Isabel Agüero, una espectacular iluminación, y un vestuario de época de la mano de Gustavo Alderete, el marqués nos abre las puertas interiores, nos abre su alma en pena y torturada, con miedo, con recelos, con pasión. 

El marqués nos espera en el Umbral. Tengan claro que les removerá. No se pierdan este personaje. Disfruten lo que puedan, lo máximo posible… hasta donde les permita la imaginación y sus propios límites. Sean libres para ello. Vengan al teatro. Vivan la cultura. Seguro y segura.

--------------------------------------------------------------------------------

Sade en una velada incómoda
Teatro: El Umbral de Primavera
Dirección: Calle Primavera 11.
Fechas: Del 01 de Mayo al 26 de Junio. Sábados a las 21:00.
Entradas: Desde 14€ en ElUmbraldePrimavera


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Critica, Blog de critica teatral, Critica teatral. Teatro. Reseñas. Cartelera. Programación, Crítica teatral, critica teatral Madrid, crítica teatro, crítica teatro Madrid, crítica, críticas, Madrid