ILUSIONES. Nueve Norte


Las raíces. Las raíces. La identificación que sentí anoche al ver Ilusiones fue catártica. Esos barrios humildes, obreros, “conflictivos” donde hemos crecido, donde tenemos ese sentimiento de amor odio, de pertenencia en ocasiones, de huida en otras. De cambio, de permanencia. De las raíces. De lo que somos y fuimos. De lo que hemos cambiado y de la esencia, del día a día. Del barrio. De Ilusiones. Y esos bancos, esos míticos bancos, de tardes de litros y de pipas. De coqueteo y de charlas. Sin móviles de por medio. De amistad



Todo eso me transportó Ilusiones. Ilusiones de dos amigas del barrio, de toda la vida. La Rebe y la Susi, ya talluditas y enredadas en una vida no soñada, que se cuentan sus cotidianidades en las pistas, sin mucho que hacer. Y como por casualidad, a la Rebe le hacen una entrevista en la tele. A Rebe la chunga, la macarra, la emocional. Ese punto de partida televisivo nos lleva a un carrusel de acontecimientos en este barrio del sur de Madrid, barrio desapercibido, barrio escondido, pero barrio al fin y al cabo. 


Ilusiones nos lleva allí, a nuestro pasado. A revivir esas mismas conversaciones trascendentales para esos momentos, donde lo básico era la próxima tarde, y el objetivo vital era una chupa nueva, o el beso furtivo de tu vecina. Dinero y amor. La salud en esa época no preocupaba. Y amistad, mucha amistad. Los amigos como el centro de todo, los colegas. Lo más grande. Historias anónimas en calles anónimas, marginadas, alejadas de la pomposidad de barrios pudientes, de edificios bonitos, que nos empujaban a hacer piña, a hacer barrio, a existir. Un territorio con límites del que era difícil salir, amado y odiado.


Como se olvida la gente de sus raíces…”, pero volvamos al escenario, al banco, a la Nueve Norte. A las actrices que dan vida a este montaje, que nos transmiten como no, sus ilusiones. Rebe, Laura Mayo, la más guapa y la chula del barrio. “Mi barrio es el mejor”, faltaría más. Y eso lo transmite Rebeca, con una apariencia macarra, dura, chula, pero que en el fondo es un bollito de pan con mucho envoltorio. Un Danny ZuKo de Grease. Un Travolta carabanchelero. Un estandarte de la raíz, de su origen, con pocas expectativas, con poco mundo, pero con mucha calle. Sin pelos en la lengua. Salir en la tele de lo más grande que le ha pasado en la vida. Con toques a Alicia Rubio. 



Laura imprime carácter a su personaje, corazón, ternura, pasión. Sentimientos a flor de piel que nos invade el espíritu, el pasado. El presente también. “La única diferencia entre el pasado y el futuro es que del futuro no te acuerdas…” Y la Susi, su amiga del alma, Laura Marvo, con una vida difícil también, atrapada en una historia de amor que no evoluciona, con dos criaturas, limpiando portales. Una choni de barrio. De botellones en aparcamientos. Sincera, limpia, transparente. El barrio le ahoga y le atrapa. Sin mucho tiempo para pensar. “Necesito salir de aquí”. Laura Marvo nos transmite esa emoción desde la verdad, desde la dulzura, desde la incomprensión, de cómo haber acabado así. Vacía, dando su vida a los demás. Y aparece su ilusión. El graduado. 




Y aparece también su pasado, que le removerá, que le provocará otro futuro. El que nos trae la tercera pata del banco, Lara Palma, Rocío, hermana de Susi, y varios personajes más. Con una versatilidad maravillosa. Personajes cómicos que nos refrescan la escena, que nos sacan esas sonrisas necesarias en esa atmósfera cargada de realidad. Como Rocío nos muestra la otra cara, la que ha salido del barrio. La triunfadora, la que exige cuentas pendientes. “Yo necesito sentir que el barrio me pague lo que me debe”. 




Este delicioso y melancólico texto de Esteban Ciudad, también a la dirección, nos transmite optimismo en una realidad dura, muy de nuestros tiempos. Nos evoca nuestra adolescencia, nuestra niñez, nuestras raíces. Ha logrado una complicidad, naturalidad y dinamismo en escena de una manera muy natural y agradable, a la par que nos hace pensar y recordar todas nuestras ilusiones, donde algunas se quedaron por el camino. Gracias. Y en estas se van pasando esas tardes de barrio, esas historias con diversos finales, con diversos recuerdos que nos han forjado, nos han hecho ser como somos. Cuando volvemos al barrio nos los volvemos a encontrar, y se esboza una sonrisa en los labios, como la vivida anoche en la deliciosa Nueve Norte. Vengan a revivir su barrio, su pueblo, su aldea o su ciudad. Saldrán con una sonrisa evocadora. Porque se van a reír, y mucho. Vengan al teatro. Vivan la cultura. Segura y segura

-----------------------------------------------------------------------------------

Teatro: Sala Nueve Norte
Dirección: Calle Norte 9.
Fechas: Del 4 de Marzo al 29 de Enero. Sábado a las 19:00. 
Entradas: Desde 14€ en NueveNorte.

FICHA ARTÍSTICA

Intérpretes: Laura Mayo, Laura Marvo, Lara Palma

Autor: Esteban Ciudad

Dirección: Esteban Ciudad



 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Critica, Blog de critica teatral, Critica teatral. Teatro. Reseñas. Cartelera. Programación, Crítica teatral, critica teatral Madrid, crítica teatro, crítica teatro Madrid, crítica, críticas, Madrid