Teatro: Hombres que escriben en habitaciones pequeñas. Teatro María Guerrero


Muchas veces nos sentimos encorsetados por la sociedad. No somos capaces de saber hasta donde podrían llegar nuestras acciones, por pequeñas que fueran, para propiciar un cambio en el mundo que nos rodea. La revolución debe partir de cada uno, dentro de las posibilidades que tengamos. Escribir un artículo, un libro, manifestarnos o cambiar nuestros hábitos alimenticios o de transporte, pueden ser pequeñas cosas que consigan un gran fin.


Se encienden los focos y aparece una joven leyendo un expediente. Podría tratarse del inicio de la jornada laboral de cualquiera de nosotros, pero en este caso la persona que está leyendo no es una joven cualquiera, es una becaria del Centro Nacional de Inteligencia y el expediente que está revisando tampoco es un expediente cualquiera, es el expediente de un atentado, concretamente el atentado que el día 20 de Diciembre de 1973 acabó con la vida del Almirante Carrero Blanco.

Mientras está leyendo, aparece su compañera de mesa y mantienen la típica conversación que se tienen en un centro de trabajo a primera hora de la mañana, intercalando la lectura del expediente con los rumores del día a día en los trabajos, con los problemas cotidianos y con los temores de cada uno.

  

En seguida llega la jefa de ambas con una vitalidad desmesurada, mezcla de nerviosismo y miedo, que busca la mejor manera de explicarles su plan, que no es otro que secuestrar a un desconocido escritor que para poder salir adelante compagina la literatura con su trabajo en una hamburguesería. Este "precario" escritor, debido al escaso éxito de sus novelas, se ve obligado a venderlas por Internet. Ha sido secuestrado y con la cabeza tapada es conducido a la fuerza a un lugar desconocido, rodeado de expedientes e informes (algunos secretos, otros censurados) donde le pedirán, ante su asombro (y el del público), ayuda para un plan aparentemente disparatado.
 

Así de disparatado es el comienzo de "Hombres que escriben en habitaciones pequeñas", una coproducción del Centro Dramático Nacional, Entrecajas Producciones Teatrales, Avance Producciones Teatrales y García-Pérez Producciones. Estamos ante una comedia que nos habla de conspiraciones, de espías, de asesinatos, de viajes en el tiempo, de escritores, de los temores y de los sueños que todos tenemos... en definitiva, de gente corriente con problemas corrientes. Este cóctel de lo más explosivo nos plantea situaciones de lo más peculiares, con personajes que se ven superados por la situación.

¿Quién de nosotros no ha pensado alguna vez "que habría sido de mi vida si..."? ¿Cómo serían las cosas en mi país hoy si hubiese pasado...? La obra nos abre ese imaginario y nos acerca más a la posibilidad de pensar hasta donde seríamos capaces de llegar para conseguir algo. Se nos deja ver lo importantes que en realidad somos todos, como gente corriente con la que nos podemos cruzar cada día por la calle, con una acción, puede cambiar su vida, la nuestra, y por añadidura la de todos.



El autor de este interesante texto no es otro que Antonio Rojano, que en estos días hace doblete, con su versión de "Ricardo III" en el Pavón Teatro Kamikaze. Rojano consigue tratar con brillantez un tema como la violencia y su justificación con grandes dosis de humor, exageración y surrealismo. Autor mordaz e ingenioso, logra divertirnos mientras nos hace reflexionar sobre nuestro papel e importancia en el mundo.

Para Rojano "la intención de este texto es que, a través del teatro y del humor, nos enfrentemos al miedo. Es una historia sobre gente corriente, gente como nosotros, con demasiados sueños por cumplir y no menos terrores. Éste parece ser el momento ideal en el que debemos afrontar la cobardía de vernos implicados en un movimiento social mayor que nosotros. Porque debemos recordar que somos parte del cambio...". Porque hay momentos en los que hay que implicarse, porque por pequeña que sea nuestra aportación ( o eso pensemos) puede ser una pieza fundamental para un movimiento revolucionario mucho mayor.


La obra nace en el año 2014, dentro del Laboratorio de Escritura Teatral de la Fundación SGAE, y nos sitúa en un futuro cercano con problemas que ya se empiezan a ver en nuestros días. Víctor Conde, autor de textos tan interesantes como "Venus", "Pegados", "Muerte en el Nilo" o "El cabaret de los hombres perdidos", nos muestra a "tres mujeres que viven aisladas de la realidad, pero dueñas de su propio destino y muy valientes a la hora de afrontar decisiones subversivas". Conde nos muestra una historia de "espionaje y terrores modernos, de viajes en el tiempo y literatura. Pero sobre todo, de gente corriente ahogada en la paranoica desesperación del tiempo que nos ha tocado vivir", y así nos plantea una "pequeña muñeca rusa que esconde muchas trampas internas y plantea temas sobre la moralidad del ser humano". La dirección de Conde consigue ensamblar perfectamente la historia y los personajes procedentes de mundos tan dispares, con el ritmo que la obra necesita en cada momento.


Volviendo a la trama, es fundamental el personaje del escritor, un desconocido que con su máquina de escribir inventa historias con la tibia esperanza de que alguien los lea y los cuente. Esperanza que llega a su punto culminante cuando la cabecilla de la operación le enseña unos de sus ejemplares. Momento este en el que todo parece dar un giro inesperado, tanto en la vida del escritor como en los planes de las tres mujeres. Un callejón sin salida en el que deberán saber moverse con sutileza, porque cualquier paso en falso puede ser definitivo.




Para dar vida a este maquiavélico grupo se ha contado con nombres de gran recorrido. El elenco lo encabezan Secun de la Rosa ("El disco de cristal", "El jardín de los cerezos", "Smoking room") y Esperanza Elipe ("Se vende", "El florido pensil niñas", "El clan de las divorciadas"), actores muy conocidos por sus papeles en televisión, cine y teatro, a los que acompañan Cristina Alarcón ("Ivan-Off") y Angy Fernández ("La comedia de las mentiras", "Te elegiría otra vez").

Angy Fernández da vida a la "espía becaria", traductora de chino, mal pagada, con un trabajo monótono y un futuro más que incierto. Angy es recordada por sus papeles televisivos en "Física y Química" o "Amar en tiempos revueltos", y por su participación en la película de "La llamada", donde también participó en su versión teatral. Junto a ella, Cristina Alarcón da vida a la espía más experimentada, despreocupada, conocedora del plan desde sus inicios y que es el complemento perfecto a la candidez e inocencia de su compañera. A Alarcón la hemos podido ver en series como "Aída", "Vergüenza" o "Arde Madrid".




Cierra el triángulo femenino Esperanza Elipe, la jefa del trío, funcionaria experimentada, a un paso de la jubilación y cabecilla de todo el plan sobre el que gira la obra. A Elipe la recordamos por su participación en series como "Cámera café", "Hospital Central" o "El comisario". Junto a ellas tenemos al escritor secuestrado, interpretado por Secun de la Rosa, espectacular en todos los registros que necesita el personaje, desde el temor inicial por el secuestro, pasando por la narración de su novela (sin duda uno de los mejores momentos de la obra), hasta su determinación final. A Secun se le recordará siempre por su papel en "Aída", aunque ha participado series tan interesantes como "Paquita Salas" o "El continental".



  

Hay que destacar la originalidad de la escenografía diseñada por Bengoa Vázquez, usando toda la escena como pizarras, una donde van escribiendo los títulos de cada una de las escenas y otra donde nos ofrecen una brillante, a la par que ingeniosa, explicación física de por qué llevamos tanto tiempo pidiendo mal los melocotones en la frutería... Hay que destacar también la tenue luz con la que Lola Barroso inunda la escena, creando un ambiente angustioso y clandestino, en una oficina totalmente empapelada de noticias, expedientes, informes y recortes de periódicos. Por último reseñar el vestuario creado por Anais Zebrowski, muy bien cuidado y adecuado a cada personaje.


Por terminar hay que recalcar que estamos ante una interesante propuesta que nos hace reflexionar sobre nosotros mismos, sobre nuestros miedos, pero también sobre nuestra capacidad como individuos para poder cambiar las cosas. Las cosas más insignificantes pueden llevar consigo grandes cambios, cada uno debe aportar su granito de arena para crear la gran montaña que tumbe al sistema.
----------------------------------------------------------------------------

Hombres que escriben en habitaciones pequeñas
Teatro: Teatro María Guerrero
Dirección: Calle Tamayo y Baus 4
Fechas: De Martes a Domingos a las 18:00
Entradas: Desde 12,50€ en entradasinaem. Del 9 de Octubre al 17 de Noviembre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Critica, Blog de critica teatral, Critica teatral. Teatro. Reseñas. Cartelera. Programación, Crítica teatral, critica teatral Madrid, crítica teatro, crítica teatro Madrid, crítica, críticas, Madrid